menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Qué tan mal le puede ir a una empresa? Pregúntenle a Interjet

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Qué tan mal le puede ir a una empresa? Pregúntenle a Interjet

bulletLa aerolínea se convirtió en un ejemplo del impacto que ha tenido la pandemia global en las finanzas de las empresas, sobre todo aquellas que ya arrastraban serios problemas.

Bloomberg / Andrea Navarro
10/12/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Interjet no ha tenido un buen año. Antes de que la pandemia de COVID-19 devastara la industria de la aviación, la aerolínea ya cargaba con severos problemas financieros.

Las dificultades de la aerolínea comenzaron varios años atrás, pero fue este en el que se formó una tormenta perfecta que la deja cerrando 2020 con tan solo cuatro aviones operando, cientos de clientes reclamando reembolsos, cancelaciones frecuentes de vuelos, la Procuraduría Federal de Consumidor (Profeco) amenazando y muchas dudas sobre si el nuevo dueño, Alejandro del Valle, logrará sacar adelante a la atribulada compañía.

Antes de que la pandemia azotara al planeta, la situación en Interjet ya era causa de preocupación para varios de los arrendadores con los que trabajaba. En febrero, la aerolínea dejó de volar cuatro aviones Airbus A320, diciendo que requerían mantenimiento mayor. Pero la edad de los aviones indicaba algo más: que posiblemente Interjet estuviera tomando partes de algunas aeronaves para mantener otras volando, algo que había hecho anteriormente con los jets rusos Sukhoi.

Para marzo, la pandemia había ocasionado que aerolíneas alrededor del mundo dejaran de volar por una combinación de fronteras cerradas y una caída de la demanda. Apenas un mes después, arrendadores con los que Interjet tenía contratos retomaron posesión de la mayoría de los aviones Airbus SE que la aerolínea volaba. Así, Interjet se quedó solamente con los aviones rusos Sukhoi Superjet que anteriormente había dicho iba a retirar por problemas de mantenimiento, acentuados por el hecho de que el fabricante ruso no tiene plantas de reparación y cuidado, ni refacciones en el continente.

La movida de los arrendadores podría indicar que buscaban sacar sus aviones antes de que la aerolínea cayera en default, dijo entonces el analista de Bloomberg Intelligence George Ferguson, agregando que Interjet probablemente no iba a ser un sobreviviente a largo plazo.

Aunque la pandemia afectó a todas las aerolíneas del mundo, muchas han tenido ayuda financiera de sus gobiernos para mantenerse en el aire o, al menos, poder retomar operaciones poco a poco conforme se reactivan algunas de las actividades. En Estados Unidos, las compañías han tenido acceso desde abril a miles de millones de dólares en ayuda federal. American Airlines recibió 5.8 mil millones de dólares, mientras que Delta Air Lines recibió 5.4 mil millones.

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho en varias ocasiones que su gobierno no rescatará ninguna empresa, dejando a las aerolíneas y otras compañías atribuladas a enfrentar las consecuencias del virus con sus propios recursos. Grupo Aeromexico, por ejemplo, se encuentra en medio de un procedimiento de bancarrota conocido como ‘Chapter 11’ en Nueva York.

Es difícil saber exactamente dónde está parada Interjet en este momento. La aerolínea publicaba reportes trimestrales que permitían visibilizar la gravedad de su deuda hasta el primer trimestre de 2019, cuando dijo que lo dejaría de hacer. Hasta ese momento, la relación de deuda neta a Ebitdar se mostraba en 11.5 veces, muy por encima de sus competidores mexicanos y de otras aerolíneas del mundo.

Hasta el mes pasado, Interjet tenía adeudos por 6.2 mil millones de pesos, según un reporte de Bloomberg. De esa cantidad, 2.9 mil millones son de Impuesto al Valor Agregado (IVA) de boletos vendidos y de sueldos de empleados que no fueron remitidos en su momento al Servicio de Administración Tributaria (SAT). La empresa también presenta adeudos por turbosina y otros trámites gubernamentales.

Esa deuda ahora pasará a manos de Alejandro del Valle, quien desde julio había dicho que invertiría 150 millones de dólares en Interjet. La inversión fue suficiente para nombrarlo presidente del Consejo de Administración. Mientras tanto, la familia de fundadores de la aerolínea, que está conformada por Miguel Alemán Magnani y Miguel Alemán Velasco, tendrá solamente títulos honorarios, dejando la empresa en manos de Del Valle.

Será en 2021 cuando veamos si la aerolínea logra pagar adeudos, mejorar sus finanzas y convencer a arrendadores de ayudarlos a adquirir nuevos aviones. Todo mientras la pandemia sigue amenazando a una industria que, según la IATA, habrá perdido 3.3 billones de dólares para marzo del próximo año.

Este texto es parte del especial de la revista Bloomberg Businessweek México de 'Lo que viene en 2021.' Consulta aquí la edición fast de este número