Piensa en quién eres antes de cambiar de trabajo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Piensa en quién eres antes de cambiar de trabajo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Piensa en quién eres antes de cambiar de trabajo

bulletSe pierden al año 150 mil millones de dólares a nivel global en productividad por personas que eligieron mal su profesión.

Bloomberg / Arianne Cohen
11/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Comenzar una nueva profesión implica lanzar una moneda al aire. ¿Puedes saber realmente si disfrutarás más de 60 horas a la semana como dueño de un negocio, consultor o gerente? La incompatibilidad es común. “Tengo muchos clientes que terminaron un posgrado y descubrieron que no querían hacer nada asociado con el título que acababan de obtener”, dice Ariel Schur, directora ejecutiva de ABS Staffing Solutions, una reclutadora en Nueva York. Este descubrimiento tiene repercusiones, un estudio de 2014 realizado por LinkedIn y PwC estimó que ocasiona una pérdida anual global de productividad de 150 mil millones de dólares.

En Australia, un grupo de investigadores ha encontrado una forma de eliminar algunas dudas involucradas en el cambio de profesión. En diciembre, publicaron su estudio en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, que agrupó a más de 3 mil 500 trabajos en función de la personalidad de las personas en los puestos que desempeñan, el primer esfuerzo a gran escala para rastrear estas conexiones y ayudar a que los trabajadores determinen las carreras más adecuadas para ellos. Los comerciantes de arte, por ejemplo, comparten rasgos de personalidad con los directores de salud pública y los directores de educación; los planificadores financieros certificados guardan similitudes con los especialistas en marketing en línea y los gerentes de comercio electrónico.

La hipótesis de fondo es que los rasgos de la personalidad y los valores pueden ayudar a que las personas encuentren su trabajo ideal.

Los coautores comenzaron estudiando tuits de 236 programadores informáticos de élite. Analizaron su escritura y los calificaron según los valores, las necesidades y los cinco grandes rasgos de personalidad: amabilidad, conciencia, extroversión, neuroticismo y apertura a nuevas experiencias. Los investigadores repitieron el proceso y obtuvieron resultados similares con los 344 mejores tenistas del mundo y luego con los mejores científicos, arquitectos y médicos. Luego examinaron a unos 128 mil usuarios de Twitter que tenían un puesto laboral en su biografía reconocido por la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos. Los hallazgos publicados incluyeron todos los trabajos para los cuales tenían al menos 50 usuarios de Twitter para analizar.

La información podría ser valiosa para los trabajadores de las llamadas industrias “en declive”, señala Robin Ryan, consejera de carreras profesionales en Seattle y autora de 60 Seconds & You’re Hired!.

Schur, de ABS Staffing, sugiere que una vez que se identifica un nuevo oficio potencial, se debe buscar un empleo temporal en ese campo. Ella, por ejemplo, pasó de la psicoterapia a la consultoría en carreras tras visitar una agencia de reclutamiento. “El propietario me llamó y dijo: ‘creo que deberías trabajar aquí’. Ni siquiera había pasado por mi mente”.