Bloomberg Businessweek

¿No entiendes bitcoin? Piensa en él como un acto de fe

La criptomoneda más popular en el planeta fue creada por una figura mítica cuyos escritos son considerados sagrados. El resto sigue una misma narrativa.

Bitcoin ha existido durante más de una década y el valor total de todas las monedas en circulación recientemente superó los 700 mil millones de dólares por primera vez. Sin embargo, todavía no hay consenso sobre qué es exactamente, una de las razones por las que también puede hundirse tan espectacularmente, como lo ha hecho hoy (su precio está actualmente por debajo de los 34 mil 300 dólares, un nivel inferior al pico por encima de 41 mil 600 a principios de este mes). Se llama criptomoneda, pero no se comporta precisamente como una moneda en sí. En estos días está de moda llamarlo 'oro digital', pero no es una mercancía o una materia prima exactamente. Algunos lo ven más como una startup, o una compañía como Facebook Inc. o PayPal Holdings Inc. Otros simplemente lo llaman un esquema de Ponzi, un proyecto fraudulento, y piensan que es cuestión de tiempo antes de que alcance lo que ellos consideran su verdadero valor: absolutamente nada, cero dólares.

Dejando de lado las metáforas financieras, quizás la mejor manera de pensar en bitcoin es como una especie de movimiento religioso. No estoy sugiriendo que eso sea algo malo en sí mismo, son otros los que deben decidir si las creencias de los fanáticos de las criptomonedas están correctamente justificadas. Sin embargo, sucede que muchas características de una religión, desde las celebraciones hasta los profetas, se encuentran presentes en esta criptomoneda.

Bitcoin fue desarrollado por una figura mística, sin presencia corporal conocida, llamada Satoshi Nakamoto. Se desconoce su verdadero nombre. En algún momento, Nakamoto dejó de publicar en línea por completo, dejando el plano terrenal, por decirlo de alguna manera. Tampoco ha vendido una moneda ni una sola vez, por lo que ha creado esta cosa de gran valor financiero para miles de personas, sin una indicación clara de haber cobrado por ella. Una figura desinteresada, pues.


Los escritos de Nakamoto son sagrados. Está el libro blanco de bitcoin y sus primeras publicaciones en el tablero de mensajes en Bitcointalk.com, donde mantuvo correspondencia con otros 'cypherpunks' interesados ​​en crear dinero digital. Esos primeros apóstoles son los santos de bitcoin. Uno es Hal Finney, el primer destinatario conocido de una transacción de esa criptomoneda.

Finney falleció en 2014, pero algún día podría volver a la vida, por decirlo de algún modo. Fue congelado criogénicamente en una instalación en Scottsdale, Arizona, con la esperanza de algún día despertar con un cuerpo rejuvenecido… es en serio. Todas las religiones tienen metafísica y promesas implícitas de vida eterna. Como Finn Brunton expone en su libro 'Dinero digital: la historia desconocida de los anarquistas, utopistas y tecnólogos que crearon la criptomoneda', la prehistoria de bitcoin tuvo una gran superposición con el movimiento extropiano, que creía en la vida eterna a través de la tecnología.

La cosmovisión de bitcoin tiene algunas otras características religiosas. Hay demonios (como podrían ser los banqueros tradicionales y banqueros centrales), promesas implícitas de riquezas para los verdaderos creyentes que HODL (mantener sin vender) y condenación para los que no aceptan monedas que rechazan el camino ("Diviértete siendo pobre" es un canon popular de bitcoin).

Hay incluso una dieta bitcoin (carnívora). Hay días festivos, como el Día de la Pizza de bitcoin, y el Halving, que se produce cada cuatro años, cuando el ritmo de emisión de nuevos bitcoin se reduce a la mitad. Y hay sectas y cismas. En 2017, un grupo que tenía una visión diferente para escalar la criptomoneda se bifurcó en Bitcoin Cash. Luego, dentro de esa comunidad, otro grupo se escindió y creó Bitcoin SV (las iniciales de Visión de Satoshi en inglés).

Por supuesto, no todos los que están interesados ​​en bitcoin se preocupan por estas cosas. La mayoría lo hace por el dinero y saldrá bajo fianza la próxima vez que sufra una gran caída. Pero hasta ahora, los grandes ganadores han sido los seguidores que nunca han vacilado en su compromiso con HODL y el resto de los 'cultos' que han surgido alrededor de la criptomoneda. Entonces, si alguien que conoces compró bitcoin y no deja de hablar de ello y hacer proselitismo, ahora sabes por qué: es un converso.

Te recomendamos: