Maduro quiere dólares para sus ‘cuates’
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Maduro quiere dólares para sus ‘cuates’

COMPARTIR

···
menu-trigger

Maduro quiere dólares para sus ‘cuates’

bulletEl presidente de Venezuela se ha esforzado por complacer a los burócratas, los operadores políticos, los oficiales militares y una variedad de delincuentes favorecidos.

Bloomberg / Marc Margolis
25/02/2020
Actualización 25/02/2020 - 4:54
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo POLÍTICA
Bloomberg Businessweek

Bajo el mal gobierno de Nicolás Maduro, Venezuela ha tenido una moneda falsa (el petro), controles de precios de fantasía y un presidente pirata de la asamblea legislativa. Ahora viene el capitalismo falso.

Con la economía derrumbándose y millones huyendo del país, el heredero y guardián de lo que Hugo Chávez nombró el socialismo del siglo XXI ha permitido que los dólares inunden el mercado. Las compañías privadas, enemigas de la revolución de ayer, venden lujos, desde ron de autor hasta autos importados. Los clubes nocturnos de Caracas están que arden. Maduro incluso coquetea con la privatización de la compañía petrolera estatal PDVSA, la joya de la corona bolivariana.

¿Se trata de una conversión de lecho de muerte al mercado libre o de un cambio desesperado al capitalismo autoritario para salvar el socialismo? Ninguno. El motivo más probable para que Venezuela corra hacia el libre mercado es la anomia de mano de la conveniencia, con un guiño al delito.

“Se necesita una burocracia funcional y remunerada para hacer cumplir los controles de precios, recaudar impuestos y muchos de estos tipos ya han abandonado el país”, dijo el economista venezolano Juan Nagel, quien enseña en la Universidad de los Andes en Chile. “El gobierno simplemente ya no está mirando”.

Tanto mejor para los adinerados de Venezuela. El desorden ha devuelto el dinero a algunas empresas. Los dólares están llegando. La clase media alta, que ya no es rehén del tedio de la escasez, está viviendo de nuevo.

Si bien los menos afortunados de Venezuela tienen poco que celebrar, el reciente freno en la aplicación de los controles de precios ha aliviado la escasez crónica que vació los estantes de las tiendas y convirtió las compras de comestibles en búsquedas de tesoro.

Maduro se ha esforzado por complacer a una cohorte poderosa: los burócratas, los operadores políticos, los oficiales militares y una variedad de delincuentes favorecidos a quienes ha deleitado con trabajos de mecenazgo, un corte de concesiones públicas e incluso autoridad sobre las funciones burocráticas básicas, como Moisés Naim y Francisco Toro escribieron recientemente. Olvídate del socialismo del siglo XXI: esta es una buena y vieja baronía de bandidos.

Para mantenerse en pie, Maduro se esfuerza por preservar la óptica del socialismo revolucionario, incluso cuando se sale de control. Para el caso, también lo hacen algunos de los enemigos internacionales más estridentes del gobierno, que están comprometidos con la idea de que Venezuela es el último bastión socialista en América del Sur.

El líder de la oposición venezolana y presidente en la sombra, Juan Guaidó, lo sabe bien, pero quedó atrapado cuando llevó su caso a favor de la diplomacia democrática a la política venenosa de Washington. Trump festejó a Guaidó como rebelde por la libertad democrática, solo para cancelar abruptamente una conferencia conjunta después de que el senador republicano Mitt Romney votara por su destitución en el Senado.

La oposición de Venezuela también está inquieta por la repentina afinidad de Maduro por los espíritus animales del capitalismo. Guaidó y sus patrocinadores han pedido durante mucho tiempo mercados más libres y reglas más relajadas para la inversión extranjera, especialmente en la exploración petrolera. Lo que quieren evitar es que Maduro haga un llamado a la reforma y mucho menos que capture los beneficios.

No todos los especuladores no venezolanos del país se sienten cómodos con su solución alternativa. El colapso de PDVSA ya ha obligado al gobierno a ignorar las restricciones sobre el capital extranjero y las operaciones con socios internacionales, como el petrolero estatal ruso Rosneft. Ahora, esos mismos socios quieren convertir la regla de facto en una escrita, una paradoja que ha convertido a Moscú en una voz líder para los mercados libres y el Estado de Derecho.

Es posible que el régimen sordo de tono en Caracas no atienda su llamado más de lo que hizo con el 82 por ciento de los venezolanos que el año pasado dijeron que querían que Maduro se fuera para 2020. Las maniobras de mercado del mandatario muestran a un líder que quiere tener su revolución y acortarla también. Para un país que ha perdido el 65 por ciento de su riqueza nacional desde 2013 y ha visto un aumento en la pobreza extrema del 10 por ciento de la población en 2014 al 85 por ciento en 2019, el alivio sigue siendo una ilusión. El liberalismo falso no cambiará eso.

Suscríbete a El Financiero y Businessweek México