Los unicornios tecnológicos están listos para 'invadir' el mercado
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los unicornios tecnológicos están listos para 'invadir' el mercado

COMPARTIR

···

Los unicornios tecnológicos están listos para 'invadir' el mercado

Los inversionistas están a la espera de la salida a bolsa de empresas altamente valuadas.

Bloomberg / Michael P. Regan
07/05/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

“El mercado sabe algo que tú no”. Esa es la vibra en Wall Street en estos días, al menos entre aquellos propensos a episodios ocasionales de lo que podría llamarse generosamente precaución, o no tan generosamente, paranoia.

“Los formuladores de políticas de la Reserva Federal de Estados Unidos ven algo que el resto de nosotros no”. El pensamiento es así y es por eso que casi han cancelado las alzas en las tasas de interés planeadas para 2019.

Los operadores de bonos saben que faltan inversores, por lo que han invertido la curva de ganancias al empujar los rendimientos de bonos del Tesoro a 10 años por debajo de las tasas de los bonos a 3 meses, un presagio de recesión.

Claramente, los banqueros que asesoran a las promesas empresariales del mundo de la tecnología les han susurrado al oído, alertándolas de que el terreno está fértil en los mercados públicos y ahora es el momento de actuar, porque se acerca una sequía.

¿Viene entonces una invasión de unicornios tecnológicos? Es un tema complicado. El apodo se refiere a las nuevas empresas, en su mayoría criaturas de Silicon Valley, respaldadas por capital de riesgo que logran valoraciones privadas que superan los mil millones de dólares, ya sea que hayan obtenido ganancias o no.

Originalmente fueron llamados unicornios porque su existencia parecía imposible, pero ya no.

El unicornio alfa es, obviamente, Uber, la aplicación de transporte más popular del mundo que ha sido valuada en casi 120 mil millones de dólares. Pero la lista de las salidas ansiadas a bolsa sigue y sigue y sigue: Airbnb, Postmates, Slack Technologies y Tradeweb Markets (incluso un innovador de hace muchas décadas con sede en San Francisco, Levi Strauss & Co., hizo su regreso triunfal a los mercados públicos en marzo).

En caso de que estas empresas y otras lleguen a la bolsa de valores, 2019 podría ser uno de los años más grandes registrados por la cantidad de dinero recaudado en las ofertas públicas iniciales (OPI) que figuran en EU.

El total alcanzará los 80 mil millones de dólares este año, el doble del promedio anual desde 1999, según pronosticó Goldman Sachs Group en noviembre, una estimación que podría ser baja. No se puede argumentar que los picos en las OPI hayan ocurrido cerca de las principales marcas en el mercado de valores y cerca del inicio de las recesiones.

Tanto 1999 como 2007 fueron años inusualmente fuertes para las OPI que fueron seguidas rápidamente por mercados bajistas desagradables para las acciones y en la desaceleración de la economía.

“Entiendo el punto: en lo más alto del mercado, la confianza es alta y todos compran con poca preocupación por el precio”, dice Jim Paulsen, estratega en jefe de inversiones de Leuthold Group, en Minneapolis. “Desde el punto de vista de una empresa privada, parece un buen momento para llevar a cabo una OPI”. Pero los contrarios deben tener cuidado. Paulsen señala que la exuberancia irracional no describe exactamente el estado de ánimo de los inversores en estos días. Si bien el S&P 500 ha subido alrededor de un 12 por ciento en 2019, de cara a su mejor trimestre en siete años, aún tiene que recuperarse por completo de una caída del 2018. “Yo diría que, aunque el mercado ha subido este año, parece que la cautela y el pesimismo sobre la recesión y un mercado bajista también han subido”, detalla.

Independientemente de la señal sobre el sentimiento que está enviando esta estampida de unicornios, hay una cuestión más práctica que considerar: la oferta y la demanda. ¿Puede el mercado absorber esta cantidad nueva de acciones sin deshacerse de las de compañías establecidas para recaudar fondos?

Kathleen Smith, directora de Renaissance Capital LLC, que proporciona investigación institucional y fondos cotizados en bolsa, dice que la emisión de las OPI de este año podría ser más de lo que el mercado pueda asimilar sin problemas. “Si nos fijamos en lo que fue necesario para tener un sólido mercado de OPI de más de 100 mil millones de dólares, ahora no tenemos mucha de esa dinámica”, explicó Smith.

La sobreabundancia de las OPI, sugiere, podría llevar volatilidad al mercado o simplemente afectar el desempeño de las nuevas acciones.

Ningún indicador tiene un historial perfecto. La breve inversión de la curva de rendimiento en 1998 envió una señal falsa, al igual que un episodio más largo en la década de 1960.

Si la señal de que está parpadeando esta vez es correcta, el precedente histórico no determina fácilmente en cuántos meses llegará la recesión. Probablemente habría muchos centavos para recoger frente a la apisonadora, ya que el S&P 500 tiende a subir en el periodo entre la inversión y la cima del mercado alcista. Y cuando se trata de todos esos unicornios, es improbable que incluso un año récord de emisión en términos de dólares puros sea una cantidad récord en relación con el tamaño total del mercado. Tampoco hará mucho para detener la reducción de la oferta en el total de acciones en circulación, causada por recompras corporativas. El último gran susto de una sobredosis de OPI fue en el debut en bolsa de Alibaba Group Holding Ltd., de 25 mil millones de dólares en 2014.

Quizás el verdadero unicornio sea una señal infalible de que un mercado alcista ha terminado. Una señal así simplemente no existe.