¿En qué andan los Mouriño? (En la política, no)
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿En qué andan los Mouriño? (En la política, no)

COMPARTIR

···

¿En qué andan los Mouriño? (En la política, no)

Carlos Mouriño, directivo de Grupo GES, una de las empresas más importantes del sector energético del país, indica cómo ve los proyectos del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y los beneficios que estos traerían para su estado.

Bloomberg Por Jonathan Ruiz Torre
14/02/2019
Carlos Mouriño, directivo de Grupo GES, indica que su compañía no fue directamente afectada por el 'huachicoleo'.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

No hace calor esta tarde en la costa de la capital de Campeche. Un viento corre desde la playa hacia el lobby del Country Club pegándole al rostro curtido por el sol de Carlos Mouriño Terrazo quien, inquieto durante la charla, se sienta al filo de un sillón en un enorme balcón, desde donde observa lo nublado que está el cielo.

Su apellido saltó a la fama nacional al ser el más vinculado con la administración del presidente Felipe Calderón, por cuenta de Juan Camilo, su hermano, el secretario de Gobernación que perdió la vida en un accidente aéreo hace 10 años, cuando era un posible contendiente panista a la Presidencia.

Pero Carlos no quiere ser político. Le dicen “El Quitavotos”, confiesa, y hoy es el líder del Corporativo de Grupo Energético del Sureste, Grupo GES, la empresa fundada por su padre, Carlos Mouriño Atanes, un inmigrante español quien estos días atiende asuntos de su equipo de futbol, el Celta de Vigo de la primera división española.

Durante la pasada década, la empresa que representa el vigor de la economía del sureste, tan en el foco de la atención nacional, siguió creciendo... en número de gasolineras, en diversificación.

Ahora ven oportunidades en los planes del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero también fallas. El director de GES puso el ojo en el Tren Maya y la nueva refinería, dos proyectos que impactarán a Campeche, en donde su familia es conocida por todos.

Su hogar es un estado petrolero que llegó a tener por sí solo una economía del tamaño de la de un país como Uruguay y que cayó en una debacle que acabó con la mitad su producción, aunque esa caída parece haber tocado fondo.

Campeche no está en su mejor momento económico, los datos del INEGI nos dan una perspectiva, lo que nos dicen estos datos es que la economía campechana es apenas la mitad del tamaño que tuvo hasta hace diez años. Tú tienes un vínculo muy estrecho con el estado y nos puedes explicar la razón.

Sí es de los únicos dos estados de toda la República Mexicana que ha decrecido económicamente.

El motivo, pues es muy sencillo, la economía principal de todo el estado era el petróleo, entonces cuando se descubrió todo el petróleo en la zona de Cantarell, había una bonanza importantísima, sobre todo en Ciudad del Carmen.

Esto desde hace diez años ha ido disminuyendo por el agotamiento de la reserva de Cantarell y después por el problema que hubo con los precios del petróleo, hasta llegar al punto más álgido hace tres años en donde prácticamente tuvieron que cerrar el 50 por ciento de todas las empresas que trabajaban en Campeche, teniendo una crisis importantísima en toda la economía del estado, llegamos a tener un decrecimiento en un año de casi 40 por ciento, ahora que se tiene que reinventar, tenemos que estar buscando nuevos rubros para poder suplir toda la perdida que hubo en el petróleo, pero bueno independientemente de estos rubros, también ya en la parte económica petrolera se está viendo un repunte.

Tenemos noticias de cómo va a terminar con el cambio de gobierno, pero había sido un gran logro en el último año que habían incluido a Campeche como una Zona Económica Especial (ZEE), tanto Ciudad del Carmen como Ceiba Playa habían sido incluídas en donde íbamos a tener unos beneficios fiscales y una aportación importantísima al propio Ceiba Playa que estaba subutilizado.

Sí, aunque hoy prácticamente somos el estado con menos manufactura de todos, entonces la manufactura sería algo nuevo. Prácticamente no se fabrica nada en Campeche, no le damos valor agregado a nada.

Desde el punto de vista turístico, económico y social le va a beneficiar muchísimo, pero muchísimo. Creo que Campeche es el más beneficiado dentro de todo el Tren Maya, inclusive por encima de nuestros estados vecinos, primero porque es el estado que más kilómetros va a llevar en el Tren Maya, casi 700 kilómetros. Segundo, porque es el que más paradas va a tener, creo que son 6 de las 15; y tercero, porque van a impulsar muchísimo todo el transporte de carga que no tenemos.

Campeche es el más beneficiado dentro de todo el Tren Maya, inclusive por encima de nuestros estados vecinos"
Carlos Mouriño

Si te vas exprofesamente y específicamente a Calakmul, está en la cabeza del nuevo presidente, estuvo en la del anterior y en la del anterior. Es maravillosa, y la persona que no conozca Calakmul se está perdiendo de las mejores ruinas mayas que hay en toda la República, es una maravilla y ya.

Realmente tenemos ahí un valor histórico y cultural enorme combinado con la biósfera de Calakmul que después del Amazonas es la segunda más grande de América, es realmente el pulmón de todo Centroamérica. Entonces sí, Calakmul es la joya del Tren Maya turísticamente hablando, pero Campeche económicamente hablando se va a beneficiar más que solamente ahí.

Es una pregunta complicada, yo creo que sí es un muy buen proyecto para la península, creo que nos va a ayudar muchísimo, pero que no es económicamente viable. O sea, una vez hecho creo que va a ser una maravilla para todos los que vivimos acá y nos vamos a beneficiar muchísimo como sociedad económicamente hablando, como facilidades al transporte, como empresarialmente a nosotros que podemos tener una plataforma logística para poder llegar o para poder mandarnos nuestros bienes.

Sin embargo, si te vas a los números reales, sí tengo mis dudas de que pueda ser un proyecto que por sí solo, a un mediano plazo, salga. Por eso creo que sí va a tener que haber un subsidio grande por parte del gobierno federal, así como una recuperación muy lenta para el gobierno. En términos económicos creo que puede ser una mala inversión. En términos sociales y turísticos puede ser una maravilla para todos los estados donde pase.

Tenemos que estudiar muy bien qué serían estos proyectos y en qué condiciones pero, por ejemplo, a mí se me ocurre todo esto que hoy está en todas las noticias, que es el huachicoleo, los ductos y la gasolina.

Los que nos dedicamos al sector energético en toda la línea de producción, desde el almacenamiento en Progreso hasta la distribución por medio de ruedas, por supuesto la venta de retail por medio de las estaciones de servicio, creo que nos ayudaría muchísimo el tren si pudiéramos tener la transportación de tanques por vía férrea. Esto es, saliendo de Progreso, recibiendo el combustible en ese puerto, en una distribuidora o en una planta de almacenamiento y pudiéndolo llevar hacia Campeche y Tabasco y, sobre todo, de Progreso a Cancún. Hoy por hoy, Cancún es el segundo aeropuerto más importante de México o el primero en vuelos internacionales y todo ese combustible y ese gasavión que necesitan es llevado de forma muy ineficiente por ruedas, muy caro, y podríamos suplirlo, por ejemplo, con el tren.

La refinería, primero creo que va a tardar muchísimo tiempo, pero está prometida para tres años. No lo quiero poner en duda porque no tengo el proyecto de la refinería y posiblemente ellos, los que lo están anunciando, tienen mucho mejor los datos, pero yo desde el sector sí creo que va a ser muy difícil que en tres años esté funcionando la refinería con todo lo que implica. Yo creo que el proyecto de Dos Bocas va a meter muchísimo combustible para surtir todo lo que es el Valle de México y todo el centro del país, que es prácticamente el 50 por ciento del consumo de todo el territorio y que se centra en el Estado de México, el Distrito Federal (sic) y el Bajío y van a surtir ahí bastante bien.

Yo creo que (en Grupo GES) vamos a poder ser competitivos para poder importar por la Península, por la cercanía que tenemos hacía Luisiana y hacía Texas, independientemente de que con una sola refinería se ha dicho que no vamos a poder tener el abasto que requiere para todo el país.

No, para nada. De hecho, si dividimos el mapa del país en zonas en las que hay mucho huachicoleo, otras en las que hay poco y unas más en donde de plano no hay nada, pues estamos en los estados en los que no hay nada.

Indirectamente por supuesto que sí, porque todos esos litros robados que se están vendiendo en algún sitio, pues son menos ventas que se tienen por la vía formal.

México tiene 12 mil estaciones de servicio hoy en día y todo el mundo cree que son muy pocas para el tamaño de país.Sin embargo, si te vas a los promedios de venta que están en 400-410 mil litros mensuales por estación, pues verás que sí que está a nivel o inclusive un poco más bajo que países más desarrollados.

¿La estrategia seguida por el presidente López Obrador te da indicios de que pueda acabar con el “huachicoleo”?

No sé si con esta estrategia se pueda acabar con el huachicoleo, no sé exactamente qué tan profundo puede ser el problema, pero sí lo aplaudo, sí me sumo a que se tenía que hacer algo"
Carlos Mouriño

Ya era demasiado a la vista y que no había ley o gobierno que lo pudiera parar, entonces, creo que es una medicina muy amarga por el desabasto que se está viviendo pero sí aplaudo la intención de hacerlo.

Totalmente.

No, a largo plazo creo que es insostenible, los costos están claros, es 14 veces más caro transportar por ruedas que transportar por ductos, por lo tanto no es sostenible a largo plazo, en un corto plazo creo que es una medicina que puede aguantar, porque si te vas a los números de lo que se está ahorrando, de lo que no se roban, pues sí es factible transportarlo por ruedas, pero espero que sea por un periodo muy corto.

No estoy de acuerdo, así como sí lo estoy respecto a que se tenía que hacer algo, no estoy de acuerdo con que se compren 500 pipas, porque así estás hablando de que ya va a ser una cosa permanente, de estarlo manejando por ruedas, pero creo que va a tener que haber una gran inversión.

Ahí es donde hay que sopesar lo que se quiere hacer y lo que se puede hacer.Puedes estar en contra de la Reforma Energética y de la inversión extranjera y de la apertura a otras empresas, pero por otro lado sí necesitamos una gran inversión para cambiar los ductos.

Lo ideal sería cambiar los ductos porque los que tenemos ya son viejos, son muy vulnerables y se deben buscar tecnologías donde automáticamente cada vez que haya un pinchazo, los ductos se cierren o haya alarmas, pero eso es muy caro, muy costoso. Dudo que nada más con lo que se dicen que se roban y con lo que ya se va a dejar de robar, o con lo que se tiene de presupuesto, pueda el gobierno implementar esa infraestructura.

Fotografía: Victoria González Chablé

Cien por ciento, creo que México era de los pocos países que quedaban en el mundo donde había un monopolio, había una sola marca y eso es un desgaste para la misma marca. No importa qué tan bueno o malo fuese Pemex, para la gente no había una diferencia, era Pemex, fuese quien fuese.

Esto hace que no tengas una libre competencia, que no haya libre mercado en el sector, que no haya una diferenciación en precios, que no haya una diferenciación de servicio y que se fuera deteriorando mucho la marca.

Las diferentes marcas, tanto las nacionales como las extranjeras, nos dan esa diferenciación, ahora ya si la gente no tiene confianza en La Gas, pues es totalmente culpa mía y de mis socios, que en este caso son Lodemo y Corpogas.Pero nosotros somos los que tenemos que crear esa percepción y tenemos que cumplirle a los clientes, no Pemex de una forma generalizada, la gente que está viniendo de afuera, Repsol, BP, esas empresas traen esa ética de tratar de ganarse a los clientes con esa diferenciación de servicios, de tener siempre gasolina, de poder tener diferentes formas de pago, implementar nuevas apps, de dar los litros completos y la gente es la que va a decidir.

Creo totalmente en la libre empresa, en el libre mercado y creo que es lo mejor que le ha pasado al sector.

Para nosotros directamente no, nosotros ya construimos la primera planta de almacenamiento de la península (de Yucatán) y creo que es la segunda en México, también hay una en Dos Bocas, Tabasco, que todavía no está operando al 100 por ciento.

Para mí eso sí es una equivocación del gobierno totalmente, creo que vamos muy tarde en la refinería, que el mundo va a migrar rápidamente. Hemos visto cómo ha ido migrando en todas las tecnologías y en muchas industrias, la de los energéticos no va a ser la excepción, las energías renovables, cada vez vemos más coches híbridos, cada vez vemos más coches eléctricos.

El petróleo está disminuyendo, cada vez hay menos, sabemos que hay cada vez más contaminantes, estamos yendo completamente en el sentido contrario al resto, creo que podríamos eficientar muchísimo más los ductos, cuidar el traspaso del combustible, eficientar las refinerías que ya tenemos para cubrir muy bien un porcentaje importante de una red sumamente robusta con la que cuenta Pemex, dejando el resto para que la libre competencia pudiera importarlo a los precios que rige el mercado y tener otra alternativa.

Es una tendencia mundial. Sí me gustaría que se vendiera más, insisto que dentro de esta tendencia global todavía estamos un poquito más atrasados que muchos países que llevan vanguardia y otras tendencias, pero si a la larga vamos a tener que reinventarnos, transformarnos como la industria de la fotografía, la industria de las computadoras, de los mismos teléfonos móviles... ¿qué va a pasar? Que posiblemente seamos un servicio que surtamos etanol o cualquier otro combustible que sea de recursos renovables o gas natural.

Por eso también somos una industria o una empresa que hemos diversificado nuestros servicios y productos, que no solo nos dedicamos a la parte energética, aunque es nuestro negocio principal, pero estamos en entretenimiento, en bienes raíces, estamos en franquicias y otros rubros.

En aeronáutica tenemos dos empresas en España que hacen piezas de fuselaje para las compañías más grandes del mundo.

Por ahora no.

Tenemos vendido aproximadamente 400 lotes con más o menos 300 acciones, 300 accionistas, gente que compró lotes y con esto prácticamente cubrimos esa primera inversión de toda esa primera etapa. El Country Club es un proyecto integral bastante grande que al final son 2 mil 500 lotes, apenas estamos en un 15 por ciento del total del proyecto, si te pones a ver.

No… me interesa qué pasa en el país y qué están haciendo los políticos, pero en lo personal, como chiste familiar, siempre me han dicho “El Quitavotos”. Si con ese antecedente me metiera, ni ellos votarían por mi.

Porque soy muy directo, muy franco, las cosas las digo como son, soy muy poco político, no me gustan las simulaciones, no me gusta el tener que hacer cosas que no creo que sean mejores por una rentabilidad electorera más que por algo que tiene sentido económico.

Yo creo que estoy de paso, el legado creo que va a ser del fundador, que es mi padre”
Carlos Mouriño

No, para nada, lo del futbol y lo del equipo del Celta de Vigo en la primera división española fue totalmente circunstancial, fue algo que mi padre siempre tuvo desde niño y lo cuenta como una anécdota de cuando en la escuela le preguntaban qué iba a ser de grande y mientras todos decimos lo típico de que si queremos ser policías, astronautas o futbolistas, él quería ser presidente del Celta de Vigo. Se le metió siempre en la cabeza y nunca pensó que iba a llegar a serlo.

El Grupo GES tiene arriba de 2 mil 500 empleados y arriba de 120 empresas; ya nos hace estar por lo menos en la sección de grandes contribuyentes del Servicio de Administración Tributaria (SAT), entonces, sí es una satisfacción lo que ha crecido el grupo durante todas estas décadas.

(Estamos) orgullosos de donde venimos y por eso seguimos radicando y pensamos seguir radicando en Campeche y tener nuestro centro en Campeche, aunque prácticamente ya tenemos inversiones y negocios en 18 estados de la República y en más de de la mitad de México.

Yo creo que estoy de paso, el legado creo que va a ser del fundador, que es mi padre. Él fue el que creó, que ahí es donde todos lo vamos a seguir. A mí me toca seguirlo porque soy de esta generación, más atrás, otros, otros y otros y lo único que a mi me gustaría dejar es el movimiento, que no se haya parado, el que sigamos creciendo, el que sigamos evolucionando y que los de atrás lo hagan mucho mejor que yo y mucho más de lo que pude haber hecho.