Las ciudades deben limitar los autos y mucho más
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las ciudades deben limitar los autos y mucho más

COMPARTIR

···

Las ciudades deben limitar los autos y mucho más

Llegar a un futuro de cero emisiones será duro, pero hacer que las ciudades más concurridas sean mucho más habitables tiene que convertirse en un objetivo urgente global.

Bloomberg I View
14/06/2019
Las ciudades concurridas deben implementar alternativas de transporte.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Limitar el uso de vehículos de gasolina y diésel es solo uno de los pasos para reducir la contaminación y mejorar la calidad de vida.

.La mayoría de las ciudades modernas tienen medidas para reducir la contaminación. Pero si su objetivo es mejorar dramáticamente la calidad del aire, entonces los peajes y parquímetros no son suficientes.

Ámsterdam explora una prohibición total de los vehículos a gasolina y diésel para 2030. Suena extremo, o al menos como el tipo de cosa que solo debería intentar una ciudad pequeña con puentes pintorescos y muchos entusiastas del ciclismo. Pero la capital holandesa no está sola; con ellos están Chengdu, Hamburgo, Madrid, Oslo.

La pregunta, como siempre, es cómo equilibrar esa prohibición con los costos que requerirá un replanteamiento tan radical de las urbes.

Es un debate que las ciudades de todo el mundo deberán tener más temprano que tarde: para 2050, se estima que dos tercios de la población mundial vivirá y trabajará en centros urbanos cada vez más congestionados. Las ciudades deben estar listas para facilitar la transición.

Eso significa, primero, convencer a la gente de que los beneficios superan los inconvenientes. La congestión desperdicia enormes cantidades de combustible, tiempo y dinero. Impide la productividad y frena el crecimiento económico

Aun así, lograr que las personas abandonen los vehículos a gasolina será difícil.

Las ciudades deberían ofrecer incentivos por adelantado para comprar autos de cero emisiones, así como beneficios no financieros como vales de estacionamiento. Los impuestos más altos sobre autos de gasolina y diésel alentarán a los conductores a cambiar y compensar algunos de los costos de la transición.

Llegar a cero emisiones significará una gran inversión. Las ciudades deben mejorar el transporte público, invertir en estaciones de carga, electrificar taxis y autobuses, hacer adaptaciones para personas mayores y discapacitadas, diseñar espacios públicos para peatones y más.

Los conductores deben cargar algunos de estos costos. Pero la tecnología también puede hacer su parte para facilitar la transición. Las ciudades deben estar abiertas a nuevas formas de moverse: alquilar motos y compartir bicicletas, coches sin conductor.

Llegar a un futuro de cero emisiones será duro. Pero hacer que las ciudades cada vez más concurridas sean mucho más habitables tiene que convertirse en un objetivo urgente de la política pública a nivel global. Es mucho mejor establecer un objetivo demasiado ambicioso que quedarse en el polvo.