Bloomberg Businessweek

La investigación del 'Breaking Bad a la mexicana', estancada desde el caso Cienfuegos

La investigación del Gobierno de México sobre la venta de anhídrido acético por la empresa Avantor quedó estancada tras la crisis política entre EU y México que se desató con la detención de Cienfuegos.

Una disputa política entre Estados Unidos y México amenaza con obstaculizar una investigación sobre el desvío de productos químicos por parte de cárteles de la droga. Una serie de expertos cuestionan si la venta de esos productos químicos en México por parte de una empresa estadounidense contaba con un propósito legítimo significativo.

Una investigación de Bloomberg Businessweek reveló el año pasado cómo Avantor desarrolló una notable línea de productos en medio de la epidemia de heroína en Estados Unidos: la venta del único químico esencial para la producción de heroína en todo México en botes lo suficientemente grandes como para producir cantidades lucrativas de droga, pero lo suficientemente pequeños como para cargarlos en el maletero de un automóvil.

Cada uno de los botes de 18 litros de la compañía, que vendió a distribuidores y minoristas en todo el país, podría producir 20 libras de heroína pura "china blanca", o cerca de 90 mil dosis. Periodistas de Bloomberg encontraron fotos incriminatorias, en las que se ven productos químicos de Avantor en laboratorios de narcóticos en las principales regiones mexicanas productoras de heroína durante la última década.


El compuesto, el anhídrido acético, es uno de los productos químicos para la fabricación de droga más estrictamente regulados por las leyes internacionales de narcóticos. No obstante, Bloomberg descubrió que Avantor, con una valoración de más de 17 mil millones de dólares actualmente, vendió miles de botes en México y, tan solo en 2019, las ventas alcanzaron al menos las 21 toneladas métricas. El anhídrido acético es insustituible en la fabricación de heroína, y también ha sido utilizado por los carteles para producir metanfetamina durante la última década.

Distribuidores y minoristas dijeron en ese entonces que el producto de Avantor, comercializado por su pureza, era un favorito de los narcos y que su fácil disponibilidad en México era un secreto abierto. Expertos de México y de todo el mundo ahora cuestionan el alcance del uso legítimo de los botes.

"Por ninguna razón pediríamos un contenedor de 20 o 200 litros de dicho químico, por absolutamente ninguna razón", dijo Enrique Ángeles, fundador y director del Laboratorio de Química Farmacéutica de la Universidad Nacional Autónoma de México, que cuenta con el programa de química mejor clasificado de México (aunque los botes de Avantor tienen una capacidad de 20 litros, se llenan con solo 18 litros del químico, porque es más pesado que el agua).

Al responder a preguntas para este artículo, Avantor repitió declaraciones anteriores de que siguió todas las regulaciones aplicables en México, que vendió solo a distribuidores y minoristas autorizados, y que esos revendedores eran responsables de verificar la legitimidad de los clientes. Comenzó a retirar el producto del país y a destruir su inventario existente el día en que Bloomberg Businessweek publicó por primera vez sus hallazgos.

"Por precaución, ante el potencial uso indebido del anhídrido acético fuera de la oferta regulada, Avantor suspendió todas las ventas de anhídrido acético en México y en toda América Latina", dijo Avantor.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó una investigación sobre el acceso de los cárteles a productos químicos para la fabricación de droga tras la publicación de la investigación de Businessweek. Pero un mes después, las relaciones entre México y EU se deterioraron con el arresto sorpresa del general Salvador Cienfuegos en Los Ángeles por cargos relacionados con lavado de dinero y drogas. EU retiró todos los cargos después de que López Obrador amenazara con la posible expulsión de agentes estadounidenses en México.

No obstante, el mandatario nacional firmó una nueva ley que pone en peligro la cooperación de seguridad, especialmente en las investigaciones transfronterizas de narcóticos. Los carteles mexicanos prácticamente monopolizan el suministro de heroína y metanfetamina que se vende en EU, donde las sobredosis por ambas drogas se han disparado en los últimos años. Por su parte, los fiscales federales de EU prácticamente monopolizan la presentación de casos importantes contra líderes de cárteles, a menudo con la cooperación mexicana.

Antes de la crisis, López Obrador sugirió que los productos químicos estadounidenses para la producción de droga era un tema sensible a nivel político y dijo que no se darían detalles hasta después de las elecciones en EU. Pero 11 semanas después del cierre de las urnas, la Fiscalía General de la República (FGR) declinó hacer comentarios, limitándose a decir que su investigación estaba en curso. La crisis política se intensificó el 14 de enero, cuando México confirmó que desestimaría las acusaciones contra Cienfuegos.

Aunque lo que sucede tras bambalinas en cualquier caso específico no es claro, Vanda Felbab-Brown, experta en seguridad de Brookings Institution en Washington, dijo que cualquier investigación sobre narcotráfico con sensibilidad política se ha visto envuelta en el conflicto.

"Las cosas están realmente congeladas, casi todo", dijo Felbab-Brown, quien consultó con altos funcionarios estadounidenses sobre el tema cuando México aprobó la nueva ley, que restringe significativamente la capacidad de la Administración de Control de Drogas de EU (DEA) para trabajar en México. "Es una gran crisis en la relación. Y en este momento no es solo una crisis, es un gran revés".

Antes de que cesara las ventas en México, Avantor declinó decir quiénes eran los mayores usuarios legítimos de sus botes, pero identificó dos industrias específicas como clientes: la minería y las ciencias de la vida. Vendió los botes a través de su línea de productos químicos de laboratorio, que es el corazón del negocio global de la compañía.

Profesionales de la minería y expertos de México, Canadá, Sudáfrica y Europa contactados por Bloomberg dijeron que no tenían conocimiento de ningún uso de anhídrido acético en su industria. Las compañías mineras utilizan cantidades modestas de otros productos químicos en sus laboratorios para probar el contenido de metales preciosos en las rocas. También los usan en cantidades industriales, que se venden en camiones cisterna o contenedores de tamaño industrial en lugar de botes, para separar el metal valioso del mineral sin valor.

Fresnillo Plc, empresa mexicana, el mayor productor mundial de plata primaria y la segunda mayor minera de México en general, extrae plata, oro, plomo y zinc en el país. Le dijo a Bloomberg que no empleó anhídrido acético en sus procesos o instalaciones. "No usamos anhídrido acético en ninguna de nuestras operaciones", dijo Gabriela Mayor, directora de relaciones con inversionistas de la compañía que cotiza en Londres, con sede en Ciudad de México.

Te recomendamos:

'Breaking Bad a la mexicana': Avantor suspende venta en México de químico usado para fabricar heroína

Industria minera

Stephen Foley, profesor asociado de química en la Universidad de Saskatchewan, dirigió un equipo de investigación que intenta desarrollar productos químicos alternativos para la recuperación y extracción de metales preciosos. Dijo que no tenía conocimiento de ningún uso de anhídrido acético en la industria, que incluso su uso potencial sería económicamente insostenible y que no encontró ninguna literatura científica publicada que indicara que el químico se hubiera utilizado en la minería de metales preciosos.

Otros expertos en química minera e ingeniería metalúrgica de Europa y Sudáfrica también dijeron que nunca habían oído hablar de su uso en su campo.

Prácticamente todos los laboratorios de química orgánica del mundo compran y usan anhídrido acético, que es un reactivo, lo que significa que se utiliza para provocar reacciones. Pero los principales directores de laboratorio y profesores de los dos principales programas universitarios de química de México, junto con sus homólogos de universidades de EU y Europa, dijeron que el químico se adquiere y se usa en envases significativamente más pequeños que 18 litros, tanto por cuestiones prácticas como por seguridad.

Profesores con décadas de experiencia dijeron que nunca habían visto un bote de anhídrido acético de 18 litros en un laboratorio y que creían que era muy poco probable que alguna vez se usara uno.

Ángeles, jefe del Laboratorio de Química Farmacéutica, dijo que estimaba que la probabilidad de encontrar incluso un solo bote de anhídrido acético de 18 litros en un laboratorio de investigación o un aula era de 1 por ciento.

Al responder a preguntas para este artículo, Avantor dijo que los puntos de vista de los químicos de laboratorio estaban mal informados, pero se negó a nombrar a usuarios finales de la industria de las ciencias de la vida en México o a abordar cualquiera de los problemas específicos que plantearon los científicos. También se negó a citar aplicaciones específicas o compradores en la industria minera mexicana para sus recipientes. La compañía dijo que algunos de sus competidores venden contenedores individuales de anhídrido acético bajo el mismo rango de tamaño, pero no los nombró.

Avantor también vendió botellas de vidrio de medio litro o un litro de la sustancia química para uso en laboratorio en México. Ángeles, al igual que otros profesores y profesionales de todo el mundo, dijo que esos tamaños de contenedores eran el estándar en los laboratorios de ciencias. Las botellas pequeñas de vidrio contienen suficiente producto químico para durar hasta dos años, dijeron Ángeles y otros.

Preocupaciones de seguridad

Además de que se necesitan pequeñas cantidades, preocupaciones de seguridad hacen que sea poco probable que alguien use un bote de 18 litros en un laboratorio de investigación o enseñanza, dijeron directores de laboratorio y profesores. Debido a la inflamabilidad del químico, tan solo uno de los botes de plástico de Avantor crearía un riesgo inaceptable en un entorno donde la seguridad es sacrosanta, dijeron los químicos.

Filiberto Vázquez, ingeniero bioquímico del Instituto Politécnico Nacional (IPN), es miembro del Consejo asesor de ciencia del Gobierno mexicano y es uno de los científicos más reconocidos de su país. Cuando se le preguntó si alguna vez se podía encontrar un bote de anhídrido acético en un laboratorio, Vázquez respondió: "No, no, es demasiado para administrar. Se debe tener cuidado con la seguridad. Lo más grande que se encontrará es un litro".

Marya Lieberman, profesora del departamento de química y bioquímica de la Universidad de Notre Dame en Indiana, estuvo de acuerdo en que las preocupaciones de seguridad probablemente serían un factor decisivo. "La cantidad de líquidos tóxicos e inflamables debe minimizarse en cada laboratorio. No es probable que un laboratorio de investigación académica use ni un solo bote de 18 litros", dijo Lieberman. "Revisé nuestro sistema de inventario y no vi ningún contenedor de 18 litros en uso en ninguno de los grupos orgánicos en mi universidad".

Otros parecían tener pocas dudas sobre por qué un químico de laboratorio usualmente utilizado en cantidades tan pequeñas se compraría en un recipiente relativamente grande y en cantidades tan significativas. "Parece que esto es para la industria de las drogas ilegales", dijo Andrea Sella, profesora de química en University College de Londres. "He consultado con un colega de química sintética, y él también dijo de inmediato: 'Están fabricando droga'. Con seguridad, en el Reino Unido investigarían si uno ordenara cantidades de 18 litros" de anhídrido acético.

Avantor declinó comentar sobre la sugerencia de que debería haber cuestionado la base de sus ventas de anhídrido acético en México.

Suspenden ventas

Altos ex fiscales federales de narcóticos en EU, que ahora trabajan en consultorios privados y asesoran a clientes corporativos y de cuello blanco, dijeron a Bloomberg que Avantor podría enfrentar responsabilidades legales por sus ventas del químico en México. Dijeron que la decisión de reunir y eliminar de inmediato toda la oferta de la sustancia química en México, e interrumpir las ventas, era una medida extraña.

Los exfiscales del Departamento de Justicia hablaron bajo condición de anonimato porque las políticas de sus bufetes de abogados les prohíben hacer comentarios públicos sobre tales asuntos. Dijeron que la compañía podría enfrentar cuestionamientos de reguladores, agencias policiales y sus propios auditores. Los exfiscales también dijeron que la pregunta que Avantor se negó a abordar para este artículo, si debería haber cuestionado sus ventas mexicanas, podría ser importante.

Avantor declinó comentar sobre las comunicaciones con las autoridades en México o EU., y dijo que opera "en una industria altamente regulada y que con frecuencia se comunica con las agencias relevantes". También comentó que ayudaría con las consultas oficiales sobre sus prácticas comerciales.