La cocina, el dormitorio o el sofá... ¿cuál puede ser tu mejor 'oficina' en el hogar durante la cuarentena?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La cocina, el dormitorio o el sofá... ¿cuál puede ser tu mejor 'oficina' en el hogar durante la cuarentena?

COMPARTIR

···
menu-trigger

La cocina, el dormitorio o el sofá... ¿cuál puede ser tu mejor 'oficina' en el hogar durante la cuarentena?

bulletUna profesora emérita de Berkeley College of Environmental Design da una serie de tips para cuidar tu cuerpo y mantener las mejores posturas durante tus jornadas laborales en casa.

Bloomberg / Arianne Cohen
04/05/2020
Actualización 25/04/2020 - 4:50
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

"Si es posible, nunca deberías estar sentado por más de 10 minutos", dice Galen Cranz. La profesora emérita de la Universidad de California, en Berkeley College of Environmental Design, afirma que tu columna vertebral está diseñada para sostenerte en forma de "S". Sin embargo, las sillas estándar lo obligan a adoptar una "C" encorvada que conduce a la debilidad de los músculos abdominales y de la espalda y provoca dolor de cuello.

Cranz, autora de The Chair: Rethinking Culture, Body and Design, ha pasado 30 años predicando los beneficios de cambiar de posición a lo largo de la jornada laboral. Quiere que abandones la idea de trabajar en un solo lugar y, en cambio, cambies entre siete. Aquí está su consejo sobre cómo aprovechar al máximo cada uno de ellos.

Cocina: una isla de cocina alta es posiblemente el mejor lugar para trabajar en casa. Siéntate al borde de un taburete de bar para que la pelvis se incline hacia adelante, permitiendo que se fortalezcan los músculos abdominales y de la espalda.

Esto permite que tus piernas permanezcan activas, lo que, según la investigación, ayuda a evitar las altas tasas de ataques cardíacos y cáncer que experimentan los trabajadores sedentarios.

Fuente: Oscar Bolton Green

Si no tiene taburetes de bar, puedes probar con un modelo HAG Capisco, una silla con taburete que hace que te sientas como si estuvieras en una silla de caballo.

Y si no tienes una isla alta, consigue la altura como si tuvieras una colocando una caja en la mesa de la cocina y tu computadora encima. La pantalla debe estar directamente frente a sus ojos y su teclado a la altura del codo.

Puedes mantenerte ahí hasta por una hora.

Comedor: Puedes recurrir a una silla de dos partes estilo Salli Saddle, que coloca la pelvis y la columna vertebral en la posición correcta y deja libre el área genital. "No sé científicamente cuánto daño se hace al sentarnos en nuestros genitales, pero creo que probablemente estamos pagando un precio fisiológico", dice Cranz.

Oficina: ¿Quién necesita un escritorio en la era de las oficinas sin papel? Cranz prefiere sillones que mantengan la forma de "S" de la columna vertebral, con las rodillas dobladas para aliviar la presión de la espalda.

Puedes recurrir a sillas o sofás mecedora (por ejemplo Duo Balans, Gravity Balans y Lafuma Futura). "Mi silla está conectada a una computadora en un brazo de la misma, por lo que puedo balancearla frente a mí", dice Cranz.

Si debes tener un escritorio, Cranz te recomienda las opciones que te brindan libertad para sentarte y pararte.

Sala de estar: según una encuesta de 2019 realizada por la firma de software de capacitación TalentLMS, casi un tercio de los trabajadores a distancia eligen esta opción. Cranz te recomienda un sillón tipo chaise lounge.

Los bancos altos sirven como excelentes mesas auxiliares para computadoras portátiles, papeles o café. Un atril con un clip revolucionará tu lectura porque no necesitarás sostener el libro.

Dormitorio: la encuesta de TalentLMS encontró que el dormitorio es la oficina de 1 de cada 6 trabajadores remotos. Adapta esa misma posición del sillón con una almohada de cuña de espuma resistente detrás de ti y una almohada debajo de las rodillas.

Habitación de niños / habitación de invitados: deja tu computadora un poco. Ponte de pie y avanza cuando necesites una lluvia de ideas o concentrarte en una llamada.

El piso: Periódicamente siéntate con las piernas cruzadas, en cuclillas o al estilo 'zazen' (arrodillado, con la parte trasera sobre un cojín zafu). Acuéstate en el piso para una llamada telefónica; te sentirás sorprendentemente bien.