¿Estás harto del encierro? Sigue los consejos de un astronauta
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Estás harto del encierro? Sigue los consejos de un astronauta

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Estás harto del encierro? Sigue los consejos de un astronauta

bulletEl médico especialista, Michael Barratt, sugiere escuchar buena música y ser curioso.

Bloomberg / Arianne Cohen
30/06/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En 2009, el Dr. Michael Barratt pasó seis meses y medio a bordo de la Estación Espacial Internacional, recluido y atareado a tal grado que nuestro confinamiento acá en la Tierra puede parecer una visita a un spa de lujo. El especialista en medicina espacial vivió y trabajó delante de cámaras que transmitían en vivo cada uno de sus movimientos mientras realizaba cientos de proyectos de investigación y demostraciones de equipos.

Aparte de su entrenamiento diario de dos horas y media en una cinta de correr, bicicleta o máquina de resistencia para mantener la fuerza muscular y la densidad ósea, llevaba a cabo complejos planes diseñados por la NASA. “Sin presión”, dice irónicamente, “es un experimento que tal vez vi una vez en campo hace dos años, y costó decenas de millones de dólares y los resultados podrían ser de vanguardia o yo podría meter la pata”, dice. “Los astronautas tienen mucho más miedo a cometer errores que a explotar”.

Esa será tu lista de tareas diarias, junto con las cosas no relacionadas con el trabajo, como el ejercicio, que debes hacer para realizar esas tareas. “Simplemente descubre algo que puedas hacer todos los días, para siempre”, dice Barratt. El objetivo no es salir del espacio (o del confinamiento) en el estado físico óptimo; es estar lo suficientemente en forma e intelectualmente despierto.

La NASA utiliza el término “overhead” o sobrecarga para todas las actividades relacionadas con una tarea de trabajo, como comunicarse con colegas, reunir recursos y documentar el trabajo. ¿Suena familiar? Es un riesgo importante en el espacio, donde las seis horas y media diarias de tareas asignadas de Barratt podrían extenderse mucho más allá de eso. “El desafío más grande era la sobrecarga, cuando desde Tierra nos presionaban un poco y no se daban cuenta de toda la sobrecarga que había”, cuenta. Es lo mismo en casa: nuestros jefes no pueden ver todo lo que hay detrás de una asignación, la sobrecarga, así que hazles saber cuánto requiere una tarea.

Este es un excelente momento para solicitar tareas interesantes. “En realidad no había monotonía porque estábamos viendo y aprendiendo cosas nuevas todos los días, por lo que no era un trabajo soporífero como la gente piensa”.

Los astronautas no se quedan despiertos toda la noche trabajando; en ambientes extremos, lo mejor es la tranquilidad y la constancia. “Todos trabajaron muy duro, pero fue absolutamente fabuloso”.

Barratt almorzaba con la tripulación rusa y cenaba con los estadounidenses. “Era realmente importante para nosotros reunirnos. Había bromas, quejas, y luego todos volvíamos al trabajo”. La música fue clave. “Lo que nos ayudó más que nada fue estar juntos y poner música a todo volumen”. A los rusos les gustaba la música country y la western; al ingeniero de vuelo le gustaba el metal; a Barratt le gustaba el rock celta. Si estás cansado de hacer Zoom con el mismo grupo de personas porque no tienes nada nuevo que decir, intenta compartir listas de canciones.

“Nos arriesgamos a ir al espacio porque los beneficios lo valen. Todo ese trabajo desde casa lo hacemos por la misma razón, porque los beneficios valen la pena. Lo estamos haciendo para ayudar a la mayor cantidad posible de personas”.

Consulta más contenidos de la nueva edición de la revista Bloomberg Businessweek México en la versión Fast, la cual puedes desplegar dando clic aquí