Hace un año, las empresas enfocadas en la mariguana estaban 'en la cima'... ¿y ahora?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hace un año, las empresas enfocadas en la mariguana estaban 'en la cima'... ¿y ahora?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Hace un año, las empresas enfocadas en la mariguana estaban 'en la cima'... ¿y ahora?

bulletDurante el año pasado, varios inversionistas estaban interesados en la cannabis, debido al avance de su legalización. Ahora, el panorama es muy diferente.

Bloomberg /Kristine Owram y Olivia Rockeman
18/12/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Fue hace solo un año que la exuberancia envolvió la industria de la mariguana. La legalización se estaba extendiendo y el potencial de crecimiento parecía ilimitado.

Sin embargo, esa burbuja ha estallado a medida que se hunde en la realidad de un complicado panorama regulatorio. Desde marzo, las existencias han bajado cerca de dos tercios. Los mercados de capitales se han congelado en gran medida para todas las compañías, excepto las más fuertes. Y ahora una crisis de efectivo tiene a algunos al borde de la quiebra.

Debido al carácter ilegal de la cannabis según las leyes federales de Estados Unidos, las empresas de este tipo no pueden acogerse a la protección del tribunal de quiebra.

Los problemas de la industria se han vuelto tan graves que un alto ejecutivo de una gran compañía de este producto predice que hasta una docena de empresas más pequeñas podrían caer en bancarrota el segundo trimestre de 2020.

El ejecutivo, que solicitó no ser identificado y declinó nombrar firmas específicas, dijo que en los últimos tres meses las firmas han intentado con mayor frecuencia ser adquiridas.

Algunas de esas compañías, que son públicas y privadas, llevan entre dos y cuatro semanas sin pagar sueldos y ninguna de ellas es un objetivo atractivo de adquisición, indicó el ejecutivo.

Para las empresas estadounidenses, esto plantea un problema irresoluble: La bancarrota se rige por la ley federal que considera la mariguana una sustancia ilegal. Esto implica que no pueden conseguir protección del Capítulo 11 de los acreedores o un proceso de venta centralizado. Sin eso, el resultado podría ser una lucha estado por estado para los acreedores por los activos.

El síndico de quiebra de Estados Unidos, que sirve como órgano de control del proceso judicial, "ha tomado una posición de línea dura al respecto", declaró Sean Gordon, socio de Thompson Hine. "Es increíblemente difícil para una empresa relacionada con la hierba presentarse y no desestimar su caso".

Si bien los actores más pequeños se encuentran en mayor riesgo, las compañías más conocidas también se están quedando sin efectivo. Con sede en Los Ángeles, MedMen Enterprises informó la semana pasada que redujo el personal corporativo en más del 40 por ciento. También emitió 27 millones de dólares en acciones a 43 centavos cada una, 14 por ciento por debajo del precio de cierre de las acciones el 10 de diciembre.

En tanto, las compañías dedicadas a la hierba con operaciones en varios estados tendrían que seguir procedimientos de liquidación por separado en cada entidad en el que posean activos.

Podría existir una alternativa para las compañías de cannabis de EU que cotizan en las bolsas de valores canadienses.

"Estamos explorando activamente el uso de Canadá como jurisdicción para los operadores estadounidenses que tienen negocios en Canadá", indicó Michael Smith, socio establecido en Nueva York del bufete de abogados Greenspoon Marder.

Se está reuniendo con abogados y firmas contables canadienses para analizar la posibilidad de que las empresas estadounidenses se declaren en bancarrota en los tribunales canadienses.

En última instancia, la angustia podría ser buena para la industria, explicó Vivien Azer, analista en Cowen & Company.

"Con el tiempo, tener cierta agitación y observar la quiebra de algunas empresas será muy útil para la industria", detalló Azer. "Necesitamos ver cómo se limpia el mercado".

Suscríbete a El Financiero y Businessweek México