menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Fernando Frías de la Parra: el arte de retratar lo que algunos quisieran ocultar

COMPARTIR

···
menu-trigger

Fernando Frías de la Parra: el arte de retratar lo que algunos quisieran ocultar

bulletEste director mexicano retrató en 'Ya no estoy aquí', cinta candidata a competir por una nominación de los Premios Oscar del próximo año, una realidad del país que causa 'escozor', pero que resulta necesario exhibir.

Eduardo Bautista
01/12/2020
Actualización 03/12/2020 - 0:58
Fernando Frías de la Parra
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Todo comenzó con una serie de talleres de cine que impartió hace algunos años en la frontera entre México y Estados Unidos, no muy lejos de Monterrey. A Fernando Frías le gusta contar historias desde la realidad; no existe otro camino para este reportero que devino en director de cine.

Una tarde, después de dar clase en esas regiones marginadas del norte del país, Fernando fue abordado por uno de sus alumnos.

—¿Cuántos años tienes? —le preguntó.

—33 —respondió él.

—Uy, no, yo para esa edad ya voy a estar muerto.

—¿Por qué? —preguntó sorprendido.

—Yo prefiero un año en la opulencia que una vida en la jodidencia —contestó el joven.

Al regresar a su casa, Fernando se quedó pensando en aquella frase de que la vida no vale nada. En México, las balas acortan las vidas de miles de jóvenes que no tienen mayor movilidad social que integrarse a una pandilla para juntar algo de dinero, pagar las deudas familiares, comprarse ropa de marca, quizás una camioneta, y luego, sin mayor sobresalto, acabar siendo dibujados en tiza.

Esa realidad, de la que Fernando siempre fue ajeno mas no indiferente, fue el detonante de ‘Ya no estoy aquí’ (2019), la película que hoy lo tiene en el centro de los reflectores como uno de los cineastas mexicanos más reconocidos a nivel internacional. Hace unos días, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas eligió su cinta como candidata a competir por una nominación de los Premios Oscar del próximo año.

En México, sin embargo, el éxito de algunos produce escozor en otros. Y no ha faltado quien asegura que la película no representa a Monterrey. Alegan que la cultura regia va más allá de una pandilla de cholos con peinados exóticos que bailan cumbia rebajada. Al parecer, la carnita asada sigue siendo un estereotipo más aceptado.

Muchos regiomontanos, al enterarse de que esta cinta podría representar a México en Hollywood, han expresado en redes sociales que sería “una vergüenza” que se proyecte una imagen maniquea sobre el estilo de vida de Monterrey, una ciudad que, desde hace al menos una década, crece económicamente por arriba de la media nacional, según datos del Inegi.

En su defensa, Frías ha sido contundente: “Nadie dijo que la película era Monterrey”.

Distribuida por Netflix y aclamada por buena parte de la crítica internacional, la película cuenta la historia de Ulises, un adolescente de 17 años que pertenece a ‘La Kolombiana’, un movimiento contracultural muy popular en las zonas marginales de la capital de Nuevo León, que está conformado por cholos que escuchan y bailan ‘cumbias rebajadas’, que no son otra cosa que cumbias tradicionales o vallenatos, llevados a un ritmo mucho más lento con un toque sonidero.

Los ‘cholombianos’ —como también son conocidos los que forman esta tribu urbana— han sido estigmatizados entre la sociedad regia al menos desde el 2000. Al vivir en la periferia, muchos de ellos son alcanzados por el narcotráfico. Una vorágine de la que es muy difícil salir. Muchos son perseguidos por la policía e incluso se han documentado arrestos injustificados.

Sobre esta lucha habla Fernando Frías, quien tiene muy claro que los dos principales problemas de las nuevas generaciones en México son la falta de movilidad social y la falta de oportunidades. Ante esta situación, la pandilla ofrece una identidad que los jóvenes no encuentran en casa, donde los lazos sentimentales están rotos porque la prioridad es llevar un plato de sopa a casa.

Que Netflix llegue nuevamente a Hollywood con una película mexicana bajo el brazo, habla sobre lo importante que es la realidad latinoamericana para la generación de historias en esta plataforma. Tan solo este año, la plataforma de streaming más grande del mundo ha invertido 200 millones de dólares únicamente en México.

Quizás muchos crean que se trata de una película más sobre la violencia, pero Frías tiene muy claro que lo que sucede en México no es normal. A él, que como reportero ha vivido la guerra de Irak y un sinfín de situaciones extremas, la realidad regia le pareció desoladora: “Debemos entender que, para ciertas personas, es imposible salir de la pobreza”. 

Claves:

Es maestro en guionismo y dirección por la Universidad de Columbia.

Sus películas ‘Rezeta’ y ‘Calentamiento local’ fueron reconocidas por la crítica.

Te puede interesar:

¿El costo de la pandemia? Los sueños de toda una generación de mexicanos

¿Qué tan difícil será recuperar el orden económico mundial?

Consulta más contenidos de la nueva edición de la revista Bloomberg Businessweek México en la versión Fast, la cual puedes desplegar dando clic aquí