Gobierno de Venezuela amenaza a EU con 'cortarle' la luz y el gas en embajada
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Gobierno de Venezuela amenaza a EU con 'cortarle' la luz y el gas en embajada

COMPARTIR

···
menu-trigger

Gobierno de Venezuela amenaza a EU con 'cortarle' la luz y el gas en embajada

bulletDiosdado Cabello, líder opositor a Guaidó, dijo que podrían frenar los servicios en la zona donde se encuentra la representación estadounidense, esto después de que EU desconociera el régimen de Nicolás Maduro.

Bloomberg /Daniel Cancel y Fabiola Zerpa
24/01/2019
Actualización 24/01/2019 - 14:14
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Se está desarrollando un enfrentamiento en la embajada de Estados Unidos en Caracas, la capital de Venezuela, después de que un importante funcionario del Partido Socialista amenazó con restringir la electricidad del complejo en medio de una creciente disputa de poder en la nación rica en petróleo.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, rompió rápidamente las relaciones diplomáticas con Estados Unidos después de que Donald Trump apoyara públicamente al líder de la oposición, Juan Guaidó, como el legítimo líder de Venezuela y le diera 72 horas a los diplomáticos para que abandonaran el país.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, respondió a Maduro diciendo que Estados Unidos no reconoce su autoridad y, por lo tanto, no retirará su personal, lo que provocó que Diosdado Cabello, un aliado cercano de Maduro, realizara comentarios calificados como 'amenazadores'.

"Dicen que no reconocen a Nicolás", dijo Cabello el miércoles por la noche en la televisión estatal. "De acuerdo. Tal vez la electricidad se irá en ese sector o el gas no llegará. Si no hay relaciones diplomáticas, no hay problemas ".

La fecha límite que Maduro le dio a Estados Unidos para retirar a su personal expiraría en la tarde del sábado 26 de enero.

Una negativa a evacuar probaría la reacción de Maduro y si estaría dispuesto a usar la fuerza para tratar de expulsarlos del país que, a su vez, podría desencadenar una fuerte reacción de los estadounidenses, incluidas sanciones más estrictas.

Estados Unidos ha estado preparando posibles sanciones petroleras, y Trump dijo el miércoles que no descarta las opciones militares.

La fricción sobre el complejo de la embajada marcó una semana dramática en lo que alguna vez fue la nación más rica de Sudamérica. Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional impotente y dominada por la oposición, dijo que la constitución de la nación lo convirtió en presidente en ausencia de un jefe ejecutivo legítimo.

Estados Unidos respaldaron públicamente su reclamo y los partidarios de la oposición llenaron las calles en las manifestaciones más grandes desde 2017.

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, uno de los intermediarios clave para resolver la lucha por el poder , respaldó públicamente a Maduro este jueves y dio la bienvenida al diálogo con otros gobiernos para encontrar soluciones.

Durante una conferencia de prensa, calificó los últimos desarrollos como "muy peligrosos" y denunció un intento de golpe de Estado por parte de la facción dirigida por Guaidó.

Pompeo se dirigió directamente a las fuerzas armadas venezolanas en su mensaje el miércoles.

"Hacemos un llamado a las fuerzas militares y de seguridad venezolanas para que sigan protegiendo el bienestar y bienestar de todos los ciudadanos venezolanos, así como de los ciudadanos estadounidenses y extranjeros en Venezuela", comentó.

"Estados Unidos tomarán las medidas apropiadas para responsabilizar a cualquiera que ponga en peligro la seguridad de nuestra misión y su personal".

La embajada se asienta sobre una exuberante colina verde en el privilegiado este de la ciudad, en el barrio de Valle Arriba. Es visible desde muchas partes de Caracas, al igual que la enorme bandera estadounidense que vuela en el viento en frente. Más allá de las cercas y la seguridad, el complejo tiene varios pisos subterráneos y podría actuar como un búnker si fuera necesario.

Si bien la embajada en Venezuela es una fortaleza virtual en comparación, EU tiene un historial político sensible en la protección de las instalaciones diplomáticas más vulnerables.

Más de 50 estadounidenses fueron tomados como rehenes dentro de la embajada de Estados Unidos en Teherán después del derrocamiento del Sha de Irán respaldado por Estados Unidos en 1979.

En 2012, cuatro estadounidenses fueron asesinados por terroristas en puestos diplomáticos mal custodiados en Benghazi, Libia. Como legislador republicano, Pompeo desempeñó un papel importante en los esfuerzos para culpar a la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, por no proporcionar más seguridad.

Venezuela y EU no han intercambiado embajadores desde 2010. El año pasado, Maduro expulsó a diplomáticos después de que Estados Unidos y docenas de otros países criticaran su victoria en las elecciones presidenciales como un fraude. El encargado de negocios de Estados Unidos en ese sitio es James Story. Los esfuerzos para llegar a él no tuvieron éxito.

Este jueves por la mañana, el tráfico alrededor de la embajada era normal, y los ciudadanos corrían y paseaban a sus perros cerca. Dos empleados caminaron por la acera hacia la entrada, con café en las manos. Los coches hacían cola en la puerta del complejo y cinco esperaban en fila antes de ser registrados por el personal de la Embajada.

Los diplomáticos estadounidenses enviaron una alerta el miércoles por la noche a los ciudadanos que viven en Venezuela para decir que los servicios a los ciudadanos estarían disponibles el jueves, pero que todas las citas de visas de Estados Unidos habían sido canceladas.

La declaración no dio más detalles, pero señaló que el personal debe permanecer cerca del vecindario de Valle Arriba y evitar las protestas.

Más tarde, el presidente Nicolás Maduro ordenó en un discurso el cierre de la representación diplomática estadounidense, así como de los consulados.