Ella optó por una nueva app de transporte, casi muere y le ofrecieron... el reembolso de su viaje
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ella optó por una nueva app de transporte, casi muere y le ofrecieron... el reembolso de su viaje

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ella optó por una nueva app de transporte, casi muere y le ofrecieron... el reembolso de su viaje

bulletYoolim Lee decidió probar una app que nació en uno de los lugares más caros del mundo para tener un vehículo: Singapur, pero le ocurrió una tragedia y la firma le respondieron con una oración religiosa.

Bloomberg | Yoolim Lee
21/01/2019
Actualización 22/01/2019 - 21:58
La app que compite con Uber en Singapur fue negligente con una usuaria.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En marzo de 2018, las noticias en Singapur hablaban de Grab. La nueva empresa local que acaba de anunciar que estaba adquiriendo las operaciones de su mayor competidor en el sudeste asiático, Uber. A cambio, Uber obtendría una participación del 27.5 por ciento en la nueva app de transporte.

Parecía una clara victoria para la compañía local. Fundada en una sala de almacenamiento de Kuala Lumpur como una aplicación de reserva de taxis, Grab había trasladado su sede a Singapur y sobrevivió a las implacables guerras de precios de Uber en la región.

A medida que expandía sus operaciones a ocho países, su valoración había aumentado a 6 mil millones de dólares. "La adquisición de hoy marca el comienzo de una nueva era", dijo el presidente ejecutivo Anthony Tan en un comunicado sobre el acuerdo.

Escribí la historia para Bloomberg News, donde mi ritmo son las startups. Pero Grab se había convertido en una parte tan importante de la vida en Singapur. Apenas se registró y yo ya estaba usando su app a la mañana siguiente, cuando pedí que me llevaran a la graduación de kinder de mi hija Anika. El costo, alrededor de 17.50 dólares por un viaje de 12 minutos, parecía un poco alto, pero tenía un código de promoción para obtener un descuento. Gracias a las guerras de precios, siempre hubo un código de promoción.

Las tarifas con descuento son solo una parte del atractivo de Grab. Si hay algún lugar en la Tierra que haya sido creado para una aplicación de transporte, es Singapur, pues es uno de los lugares más caros del mundo para poseer un vehículo debido a los altos impuestos, las tarifas de impuestos para liberar a la ciudad del tráfico y las reglas que requieren que los propietarios desechen sus automóviles después de 10 años, ya sea desechándolos o vendiéndolos en el extranjero.

Antes de que aparecieran las apps de viaje, era difícil encontrar un taxi durante la hora pico.

Con Grab y Uber luchando por la participación en el mercado, los viajes a través de las apps resultaban más baratos y más accesibles que los taxis, pero los conductores no siempre tenían la misma experiencia.

Mientras que los taxis avanzaban con confianza por la estrecha carretera de un solo carril en las calles de donde vivo, muchos conductores de Grab iban a paso de tortuga y luego hacían varios intentos de retroceder antes de derribar los botes de basura y escapar. Otros sólo terminaban el viaje.

Mi conductor de Grab esa mañana fue uno de estos últimos. Un chino mayor que llevaba una gorra, estaba parado junto a un Mazda blanco cuando me acerqué. Fue un día especialmente nublado, incluso para Singapur. El cielo sobre nuestro barrio estaba lleno de nubes. Sentí una leve llovizna.

"¡Buenos días", Lo saludé y entré al vehículo.

Cuando nos pusimos en marcha, me di cuenta de que estaba tomando una ruta inusual. En lugar de dirigirse a la autopista, giró en la dirección opuesta y tomó las carreteras locales, siguiendo las indicaciones de GPS que se muestran en la app de Grab en el smartphone montado junto a su volante. Iba a decirle que había una mejor manera, pero decidí no hacerlo. Pensé que la app debía saber algo que yo no.

Lo primero que recuerdo del accidente fue el sonido del trueno. Lo segundo, que el sonido no era un trueno, pero mi cabeza golpeaba contra la ventana. Habíamos acelerado a través de un cruce donde se suponía que mi conductor debía detenerse y había chocado con un Mercedes-Benz negro.

Un momento después se escuchó otro ruido fuerte, el sonido de un segundo auto, un Honda, chocando contra mi puerta. El contenido de mi bolso azul se regó por todos lados.

Cuando terminó, no pude mover la parte superior de mi cuerpo. Tenía mucho dolor, mi lado izquierdo se sentía adormecido y era difícil respirar. Pude ver a mi conductor tratando frenéticamente de abrir su puerta atascada. Mientras lo observaba, se arrastró hasta el asiento del pasajero y salió. Él no se dio la vuelta. Intenté gritar, pero no salió ningún sonido.

Finalmente, una mujer vino a verme y se ofreció a llamar a mi esposo, Sagar. Yo no podía recordar su número, ella agarró mi teléfono y lo llamó. También llamó a una ambulancia.

En el hospital, me tomaron radiografías, me extrajeron sangre, me insertaron un catéter y me realizaron una "angiografía por tomografía computarizada" para examinar mis vasos sanguíneos. Al final, los médicos me dijeron que tenía una fractura de vértebras cervicales y una disección de la arteria vertebral. En otras palabras, el accidente me había roto el cuello y desgarrado uno de los vasos sanguíneos más importantes de mi cuerpo. Estaba en riesgo de coágulos de sangre, lo que podría conducir a un derrame cerebral.

Al día siguiente, un gerente de protección y seguridad de Grab se presentó en mi habitación y dijo que quería ver cómo me encontraba. Sagar le dijo amablemente que no estaba en un estado físico o mental para ver a nadie y que no lo estaría por algún tiempo. Pero volvió a aparecer al día siguiente, cuando estaba sola en la habitación, lo que me hizo comenzar a llorar de manera incontrolable.

Unos días después del accidente, Tan, el CEO de Grab, me envió un mensaje de texto y preguntó si podía venir a visitarme al hospital. Él nunca antes me había enviado un mensaje de texto. Le dije que apreciaba sus pensamientos, pero que no era necesario, ya que pronto me darían de alta.

Dos semanas después, me visitó en una tarde lluviosa de domingo y trajo flores y 'bebidas de nido de pájaro', un regalo popular para el bienestar en el sudeste asiático hecho de los nidos que construyen con su saliva.

Estaba usando un collarín y no podía moverme mucho, lo que me hizo sentir como un C-3PO de Star Wars. Tan tomó mi mano y me senté tranquilamente mientras él oraba en voz alta. Sabía que tenía buenas intenciones, pero no soy religiosa, y no estaba seguro de cómo la oración abordaría el dolor o la sensación que sentía de que Grab me hubiera decepcionado de alguna manera.

Cuando terminó, Tan le preguntó si había algo más que pudiera hacer. Le pregunté acerca de mi conductor: ¿Quien era él? ¿Cuánto tiempo había estado con Grab? ¿Tenía un registro limpio? Tan dijo que tenía una nota sobre el accidente. Hojeó su bandeja de entrada por un tiempo, pero dijo que no podía encontrarlo.

En los meses que siguieron, mi curiosidad periodística se hizo cargo. Comencé a preguntarme no solo por mi conductor, sino también por todos aquellos que se han volcado en autos que se desplazan por las calles de Singapur y de todo el mundo.

¿Están estas empresas haciendo lo suficiente para proteger a los pasajeros de conductores negligentes? Tal vez el crecimiento de Grab y su percepción de triunfo sobre Uber el día anterior a mi accidente tuvo un costo. ¿Era posible que, a pesar de todos los servicios de transporte de gran comodidad ofrecidos, estuvieran haciendo las ciudades menos seguras?

Escribí en mi cuaderno solo algo de lo que el accidente les había costado a todos.

Yo: arteria vertebral izquierda.

Conductor: 3 mil 700 dólares en multas y gastos.

Grab: 20 dólares, el reembolso que me dieron después del accidente.

Conocí a Tan y al cofundador, Tan Hooi Ling, a principios de 2016 en un evento de Grab que estaba cubriendo. Fue en una antigua capilla convertida en restaurante donde Tan había celebrado su boda siete meses antes.

Su estado de ánimo era alegre. Grab acababa de alcanzar una valoración de más de mil millones de dólares, todavía pequeña en comparación con Uber, que en ese momento valía 63 mil millones de dólares, pero enorme para los estándares de las empresas locales. Anthony Tan, de 33 años, dijo que "construiría la mayor compañía de tecnología en el sudeste asiático".

Joven y en forma, con el pelo oscuro y espeso. Tan extrovertido, siempre me saludó con un abrazo y muy decidido.

Al igual que muchos directores ejecutivos, Tan a veces hablaba de "liderazgo de servicio", pero a diferencia de los que había conocido, definió el concepto en términos teológicos: "Si Jesús puede lavar los pies de sus discípulos, ¿quién soy yo?", Me preguntó una vez. Una de sus frases favoritas, "Estamos tan bendecidos".

Si bien los ejecutivos de Uber parecían disfrutar del rol de disruptor, Grab se presentó a sí mismo como una empresa sobria y respetuosa de la ley, dispuesta a cooperar con las compañías de taxis y los reguladores.

Eso dio sus frutos, especialmente cuando Uber se enfrentó a una serie de escándalos en 2017, incluidos informes de que un ejecutivo había obtenido y distribuido los registros médicos de una mujer que fue violada por su conductor en India.

Después de la fusión con Uber, Grab había recaudado más dinero, esta vez valuando a la compañía en 14 mil millones de dólares, según una persona familiarizada con las finanzas. Ahora tiene operaciones en 235 ciudades en Camboya, Indonesia, Malasia, Myanmar, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam.