El resultado de las protestas en Hong Kong son un riesgo para 2047
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El resultado de las protestas en Hong Kong son un riesgo para 2047

COMPARTIR

···

El resultado de las protestas en Hong Kong son un riesgo para 2047

El temor es que China termine con 'un país, dos sistemas', que ha prevalecido desde la época de la entrega británica.

Bloomberg / Matthew Campbell
12/09/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Cuando la primera ministra de Reino Unido, Margaret Thatcher, acordó en 1984 devolver Hong Kong a China, no estaba claro quién terminaría cambiando a quién. La República Popular todavía estaba en los primeros días de la transformación económica más dramática de la historia moderna, abriéndose por primera vez en décadas al dinero, las personas y las ideas del extranjero. Hong Kong, libre y próspera, se jactaba de todo lo que los reformadores chinos parecían querer: riqueza, por supuesto, pero también orden y estabilidad, garantizados por un gobierno colonial que ofrecía cortes limpias y algunos derechos individuales sin coquetear con la democracia electoral real.

"Un país, dos sistemas", la abreviatura de la promesa de Beijing de mantener el carácter político de la ciudad durante 50 años después de la entrega británica de 1997, contenía la posibilidad de que para 2047, los sistemas habrían convergido, tal vez, en dirección de Hong Kong.

Después de más de dos meses de confrontación violenta, eso es decididamente improbable. El 12 de agosto, los manifestantes prodemocráticos hicieron su movimiento más dramático hasta la fecha: ocuparon el reluciente aeropuerto de Hong Kong y lo obligaron a cerrar por completo. Al día siguiente, interrumpieron el servicio nuevamente. Fue un episodio más de lo que se ha convertido en un verano de furia en la capital financiera de Asia, con millones de personas que salieron a las calles para oponerse a lo que dicen son intentos de aplastar las libertades de la ciudad. Beijing ha respondido con furia no disfrazada, sugiriendo que algunos manifestantes han cometido "terrorismo" e insinuando la posibilidad de una acción militar.

Para los pesimistas, la ruptura es la confirmación de que el Partido Comunista y una ciudad libre nunca podrán coexistir pacíficamente. Y, sin embargo, deben hacerlo. A pesar de los deseos de algunos de los activistas más apasionados de Hong Kong, el gobierno chino no irá a ninguna parte. Pero tampoco la furia de muchos en Hong Kong. "En la trayectoria actual, otra confrontación es inevitable, a menos que la generación más joven en Hong Kong pueda ver que se están abordando sus preocupaciones", señala Steve Tsang, director del Instituto de China SOAS de la Universidad de Londres. "Simplemente no lo entiendo, su defecto es usar la represión, que solo generará más protestas”.

AP

Se trata de la peor crisis de Hong Kong desde la entrega, con manifestaciones de un tamaño sin precedentes contra la legislación respaldada por la presidenta ejecutiva pro-Beijing, Carrie Lam, que permitiría la extradición a China continental. Lam, una antigua funcionaria elegida por un comité cuidadosamente seleccionado de notables locales, había juzgado mal el estado de ánimo público. En vísperas de otra gran protesta, aceptó archivar la ley propuesta y luego la declaró "muerta". Para los activistas envalentonados, eso no fue suficiente. Ahora han salido a las calles en grandes cantidades durante 10 semanas consecutivas, chocando con la policía a la que se le dio luz verde para usar tácticas agresivas. Casi nunca se habían empleado hasta antes de este año las balas de goma y el gas lacrimógeno contra los manifestantes.

Los activistas tienen cinco demandas oficiales: la retirada formal del proyecto de ley de extradición, la liberación de los manifestantes arrestados, una investigación independiente sobre las tácticas policiales, la retracción de la descripción del gobierno de una manifestación de junio como un "disturbio" y la implementación de la democracia plena. Pero las protestas también se han convertido en algo incipiente, desenfocado e impredecible. Concentrados al principio en el Almirantazgo, el distrito gubernamental no oficial, ahora ocurren en una amplia gama de barrios, pasando de marchas planificadas a la desobediencia civil organizada en redes sociales. En las concurridas estaciones de metro, extraños comparten memes e información prodemocráticos sobre las próximas marchas a través de AirDrop, la herramienta de Apple para compartir archivos de dispositivo a dispositivo.

La voluntad de China para tolerar tal disidencia se está agotando. El 6 de agosto, el día después de que una huelga paralizara gran parte de la ciudad, el portavoz del gobierno Yang Guang se negó a descartar acciones militares y dijo que Beijing "nunca permitirá" disturbios que amenacen la seguridad nacional. "Los que juegan con fuego", dijo, "perecerán con él". Una semana después, advirtió que "los primeros signos de terrorismo están comenzando a aparecer".

El hecho de que la intervención militar se haya demorado más de dos décadas en convertirse en un riesgo real en Hong Kong podría verse como evidencia de que "un país, dos sistemas" fue al menos un éxito temporal. Muchos en la ciudad estaban realmente nerviosos antes de la entrega de 1997, temiendo un final abrupto de las libertades civiles, el Estado de derecho y su capacidad para ganar dinero. Las familias con dinero compraron propiedades en el extranjero, enviaron a sus hijos escuelas fuera y, en algunos casos, obtuvieron pasaportes extranjeros.

En los años previos a la entrega, más de 60 mil inmigrantes de Hong Kong llegaron solo a Vancouver. La crisis, sin embargo, no llegó pronto. De hecho, un auge inmobiliario sin precedentes empujó el horizonte y los precios de la vivienda cada vez más.

Expatriados volvieron cuando las acciones se dispararon y los bancos expandieron sus huellas, viendo en Hong Kong una base estable de habla inglesa desde la cual aprovechar el crecimiento de China. En su mayor parte, Beijing se contentaba con dejar en paz a la ciudad y no asustar a los inversores.

Las defensas de Hong Kong han sido probadas, pero habían demostrado ser robustas. En 2003, los activistas organizaron grandes manifestaciones para oponerse a la legislación respaldada por Beijing para establecer sanciones por "sedición" contra el continente. La ley finalmente se archivó, al igual que una propuesta de 2012 para exigir que los estudiantes reciban "educación patriótica", que también generó oposición.

Hasta ahora, los momentos más tensos se produjeron durante las protestas de 2014, que exigieron el reemplazo de su sistema electoral parcialmente democrático y se apoderaron de parte del núcleo urbano de Hong Kong durante más de dos meses. La respuesta oficial fue, en retrospectiva, moderada: la policía utilizó volúmenes comparativamente modestos de gases lacrimógenos y en su mayoría dieron espacio a los manifestantes.

Pero en los siguientes años, la tolerancia de China a la oposición disminuyó. En el continente, el presidente Xi Jinping participó en una de las medidas más enérgicas contra la disidencia en décadas, deteniendo a miles y restringiendo drásticamente las opiniones no autorizadas.

En ese contexto, era inevitable que aumentara la presión en Hong Kong, donde el gobierno local encarceló a activistas prodemocráticos y estableció límites estrictos sobre quién podría postularse para un cargo público. También prohibió a los partidos abogar por la independencia.

Para el Partido Comunista, que llegó al poder en 1949 decidido a unificar una nación que periódicamente había sido dividida por extranjeros, la sugerencia de un futuro para Hong Kong fuera de China se encuentra entre las últimas líneas rojas. Y a pesar de la creciente sofisticación de los negocios en el continente, la ciudad todavía tiene un lugar crucial en la economía china. “Con sus mercados financieros abiertos y conexiones internacionales, Hong Kong juega un papel central en la formación de capital", dice Albert Ho, un destacado abogado y exmiembro del Consejo Legislativo del territorio. "Hong Kong es importante para China, sobre todo cuando China se enfrenta a la presión de Estados Unidos debido al conflicto comercial".

Lo que nadie en Hong Kong puede predecir es hacia dónde va la relación con el continente y la naturaleza de la gobernanza de la ciudad. Hay tres escenarios: el primero es una amplia adhesión a los objetivos de los manifestantes, incluido un retroceso de la vigilancia policial agresiva y tal vez hacia una mayor democracia. También es el menos probable. China ha rechazado las demandas más simples de este verano: una investigación independiente sobre los disturbios. Los comunistas son reacios a retroceder ante la presión popular, especialmente a la vista de los medios de comunicación globales.

El segundo escenario, una intervención violenta en Hong Kong seguido de la intensa represión de sus ciudadanos, es el más aterrador. Los elementos dentro del gobierno chino parecen dispuestos al menos a señalar la posibilidad. A fines de julio, la guarnición de Hong Kong del Ejército Popular de Liberación lanzó un video que incluía una escena ficticia de soldados marchando hacia una multitud de manifestantes. Recientemente, los medios estatales publicaron un video de vehículos blindados rodando por Shenzhen, que es el límite directamente con Hong Kong.

Las posibles consecuencias de la acción militar son demasiado numerosas. Pero el mejor argumento en contra de tal movimiento es práctico: probablemente no funcionaría. Beijing ha tratado de retratar a los manifestantes como un pequeño grupo de agitadores de tiempo completo apoyados por patrocinadores extranjeros en la sombra, pero una de las cosas más llamativas de las protestas es su amplia participación. La gran multitud incluye maestros y estudiantes, contadores y comerciantes, y trabajadores de cuello blanco y obreros de todas las edades. Sin una masacre, es casi seguro que no hay forma de obligarlos a regresar a sus hogares.

En este punto, un tercer escenario es el más probable. Las escuelas vuelven a clases en este mes, presumiblemente dando a los estudiantes menos tiempo para estar en las calles. La comunidad empresarial, siempre el distrito electoral más importante de Hong Kong, eventualmente perderá la paciencia con las protestas que interrumpen el transporte y asustan a los turistas. Es posible que las manifestaciones fracasen en favor de un regreso al ajetreo diario de una de las ciudades más enérgicas del mundo.

Sin embargo, cualquier respiro será temporal y dejará atrás una ciudad donde los inversores podrían estar atentos a las salidas, ya sea para Singapur u otro centro global. E incluso, en el mejor de los casos, el estado a largo plazo de Hong Kong es incierto. Los arreglos legales que rigen su relación con China guardan silencio sobre lo que sucederá después de 2047, cuando expira "un país, dos sistemas". Salvo eventos imprevistos, esa será una decisión del Partido Comunista. El único indicio público de cómo Xi ve el tema surgió en 2017, cuando escribió en un informe al XIX Congreso del partido que decía: "debemos asegurarnos de que el principio de 'un país, dos sistemas' permanezca sin cambios". Algunos observadores interpretaron su lenguaje como una voluntad de extender el statu quo.

Incluso si eso no ocurre, hay opciones de integración que no llegarían a convertir a Hong Kong en una ciudad china más. Es concebible que pueda unirse formalmente a la República Popular con una versión mejorada de la autonomía que disfrutan algunas de las regiones más dinámicas de China, como la zona económica especial que abarca Shenzhen. Ese resultado sería visto por muchos en Hong Kong como un desastre. Los privilegios de las ZEE se relacionan, como su nombre lo indica, con las empresas y el comercio en lugar de la democracia o los derechos civiles.

Algunos críticos de los manifestantes dicen que, a menos que disminuyan los disturbios, no es seguro que la configuración existente alcanzará su 50 aniversario sin un cambio importante. "Si la situación de hoy persiste, tal vez ni siquiera lleguemos a 2047", asegura Ronny Tong, abogado y miembro del Consejo Ejecutivo que asesora al gobierno de Hong Kong. “Si las autoridades locales no pueden controlar la situación, ‘un país, dos sistemas’ realmente podrían estar en riesgo".

Si bien la confrontación se ha centrado por completo en cuestiones políticas, es importante recordar que las frustraciones de los jóvenes de Hong Kong son más amplias. Viven en uno de los lugares más desiguales de la tierra, con una proporción asombrosa de la economía controlada por unos pocos multimillonarios que dominan los bienes raíces, el comercio minorista, los servicios públicos, las telecomunicaciones y las industrias críticas. Medido por el índice de Gini, una herramienta común para resumir la desigualdad, Hong Kong se parece más al África subsahariana que a Asia oriental, con una distribución del ingreso significativamente más sesgada que la de Nigeria o Mozambique. La vivienda es más cara que en Nueva York, Londres o Singapur, sin embargo, el salario mínimo es equivalente a aproximadamente 4.75 dólares por hora.

De hecho, una de las ironías del periodo posterior a la entrega de Hong Kong es que, visto estrictamente desde la perspectiva de los negocios, sus valores capitalistas ahora pueden encontrar su expresión más clara a través de la frontera, en Shenzhen, Guangzhou y Shanghai. Los multimillonarios son una guía muy pobre para la experiencia de vida de los ciudadanos comunes, pero en este caso probablemente sean instructivos. La edad promedio de las cinco personas más ricas de China continental es de unos 55 años; en Hong Kong son casi 87.

Lo que hizo especial a Hong Kong bajo los británicos, y le dio la singularidad que sus ciudadanos temen perder, fue más que libertades al estilo occidental. Era una oportunidad y la creencia de que para aquellos dispuestos a trabajar duro, no había mejor lugar para soñar en grande. Es difícil hacer caso ahora. Los líderes de China y los manifestantes de Hong Kong nunca van a ponerse de acuerdo sobre política. Pero si Beijing quiere encontrar una manera de drenar su ira, podría comenzar allí. 

Con Blake Schmidt, Natalie Lung y Sheryl Tian Tong Lee *