Cristina Fernández y Alberto Fernández: ¿quién de los dos gobernará realmente Argentina?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cristina Fernández y Alberto Fernández: ¿quién de los dos gobernará realmente Argentina?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Cristina Fernández y Alberto Fernández: ¿quién de los dos gobernará realmente Argentina?

bulletCristina fue mandataria de la nación durante ocho años. Alberto acaba de tomar posesión como presidente. Sin embargo, la popularidad de la política puede ser una 'sombra' durante este periodo.

Bloomberg /Patrick Gillespie e Ignacio Olivera Doll
20/12/2019
Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Cuando María Luz Alonso juró hace unas semanas para asumir un puesto administrativo clave en el Senado de Argentina, no prometió lealtad a la nación, a la Constitución, a Dios, ni siquiera al presidente electo Alberto Fernández.

"Por Cristina Fernández de Kirchner, lo juro", dijo Alonso, provocando una ronda de aplausos en la Cámara.

Su juramento subrayó la creciente percepción de que la futura vicepresidenta de Argentina será quien tome las decisiones, algo que ha preocupado a los inversores desde que supieron en mayo que la exmandataria populista se uniría al boleto peronista.

Incluso en Argentina, un país conocido por la agitación política, la dinámica del poder es inusual y corre el riesgo de enfrentamientos en la parte superior.

"Cristina está demostrando que parte del poder de Alberto depende de ella", explica Camila Perochena, profesora de Ciencias Políticas en la Universidad Torcuato Di Tella de Buenos Aires.

"Lo que tenemos es algo sin precedentes en la historia de Argentina: una vicepresidenta que tendrá un papel importante en la Cámara baja, el Senado, el gabinete y el Poder Ejecutivo".

Fernández admitió que su segunda al mando influyó en la elección de sus ministros, después de haber dicho previamente que no tendría voz en absoluto.

Fernández de Kirchner también está consolidando su control sobre el Congreso, donde encabezará el Senado, además de nombrar aliados para puestos clave.

Su hijo, Máximo Kirchner, encabezará el bloque de su partido en la Cámara baja del Congreso. La líder del Senado, Claudia Ledesma Abdalá, es cercana a la vicepresidenta y ahora es la tercera en la fila para la presidencia.

Después de mantener un perfil bajo desde que terminó su mandato presidencial en diciembre de 2015, se esperaba que Fernández de Kirchner se uniera a la carrera para derrocar al impopular Mauricio Macri. Luego, en mayo, sorprendió incluso a observadores políticos experimentados al anunciar que estaba buscando la vicepresidencia.

El carisma y el reconocimiento de nombre de Fernández de Kirchner impulsaron la fortuna electoral de su compañero de fórmula, a quien se considera más moderado que la expresidenta radical. La cuestión de cómo se desarrollarán sus puntos de vista divergentes se ha vuelto más urgente ahora que han asumido el poder.

En el Senado, la coalición de Fernández ganó siete escaños en las elecciones de este año y ahora tiene 41 del total de 72. En la Cámara baja obtuvo una mayoría, agregando hasta ocho legisladores que desertaron de otros partidos para unirse al bloque peronista de 120 escaños.

La capacidad de Fernández de Kirchner para unificar el bloque gobernante en ambas cámaras del Congreso ayudará al futuro presidente a aprobar leyes clave para darle un poder más amplio para resolver la profunda crisis económica de Argentina.

Pero como han dicho varios observadores, esto abre la posibilidad de que la vicepresidenta sea la que guíe la agenda del Gobierno a través de la legislatura.

"El gobierno parece haber destinado el Poder Legislativo a Cristina y el Poder Ejecutivo a Alberto", afirma Esteban Bullrich, un senador que formará parte de la oposición en el Congreso.

También se espera que el presidente se apoye en su vicepresidenta, mientras intenta equilibrar las demandas de sus propios votantes por un lado y de los acreedores, que incluyen al Fondo Monetario Internacional, por el otro.

Argentina se dirige a su tercer año de contracción económica, con una inflación superior al 50 por ciento, un desempleo superior al 10 por ciento y más de un tercio de la población vive por debajo del umbral de pobreza. Los bonos de la nación tienen un precio predeterminado y el gobierno no tiene acceso a financiamiento externo en este momento.

Los partidarios de clase trabajadora de Fernández exigen un mayor gasto social. Al mismo tiempo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los inversores quieren verlo aplicar la austeridad de Macri y continuar con los recortes de gastos.

Como presidenta, Fernández de Kirchner dirigió una administración intervencionista que impuso controles de moneda y capital y duplicó el gasto público. Su gobierno ignoró a los inversores que buscaban mejores términos en las negociaciones sobre los bonos en incumplimiento del país y publicó datos económicos falsos, lo que llevó a sanciones del FMI en 2013. Argentina pasó por tres recesiones en sus ocho años en el cargo.

Alberto Fernández fue jefe de gabinete de Néstor Kirchner, el difunto esposo de Fernández de Kirchner, quien fue presidente desde 2003 hasta 2007. Sirvió brevemente en la misma capacidad durante su presidencia. Pero luego tuvieron una pelea.

Durante el segundo mandato de Fernández de Kirchner, su ahora jefe repetidamente criticó su liderazgo en televisión y diarios. La expresidenta ha sido nombrada en once investigaciones de corrupción cometida en su presidencia, aunque ella niega haber actuado mal. Un portavoz de Fernández de Kirchner declinó hacer comentarios y el del actual mandatario no respondió a las solicitudes de comentarios.

Desde su victoria en la votación del 27 de octubre, el presidente ha trabajado para consolidar su apoyo entre los gobernadores de las provincias de Argentina, mientras que su segunda cuenta con el apoyo de los legisladores y el respaldo del liderazgo provincial de Buenos Aires, que gobierna cerca del 40 por ciento de la población de la nación. Incluso aquellos dentro del partido ven que se desarrolla una lucha de poder.

"Este es un movimiento de ajedrez", indica Agustina Carril, asesora del Congreso del bloque peronista. "Cristina Fernández mostró su poder cuando todos los nuevos miembros del Senado tomaron posesión el 27 de noviembre".

Únete a nuestro grupo en Facebook