¿Cómo se ve el panorama para los mercados mexicanos en 2020? Muy nublado
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo se ve el panorama para los mercados mexicanos en 2020? Muy nublado

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cómo se ve el panorama para los mercados mexicanos en 2020? Muy nublado

bulletLa incertidumbre será la constante para los inversionistas en el país.

Bloomberg Por Justin Villamil
20/12/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Solo hay una cosa segura que se puede decir acerca del panorama para el mercado mexicano el próximo año: es muy incierto.

En 2019, los activos se desempeñaron muy bien, para gran sorpresa de los pronosticadores que esperaban que las políticas del presidente Andrés Manuel López Obrador pesaran mucho en los mercados. La bolsa de valores ha subido, los bonos han superado a sus pares de mercados emergentes, y el peso mexicano es la única moneda latinoamericana que no ha caído este año.

Ahora, el país enfrenta una amplia gama de riesgos el próximo año, que van desde la carga de la deuda de 100 mil millones de dólares de Pemex hasta un crecimiento económico anémico. México también es sede de uno de los dueños de divisas más grandes del mundo, un banco central agresivo y un presidente que se niega a ceder ante la fuerte posición fiscal del país.

Es una combinación de factores que hace que los analistas se rasquen la cabeza. Por un lado, el analista de Wells Fargo, Brendan McKenna, dice que el peso se debilitará un 7.7 por ciento para fines del próximo año a 21.36 por dólar. Por el otro, el analista de Standard Chartered, Ilya Gofshteyn, afirma que la moneda se hundirá brevemente antes de ganar un 4.6 por ciento a 18.75 para fin de año.

“Dos factores son importantes el próximo año para el peso mexicano: la erosión constante de la ventaja de rendimiento que el peso mexicano tiene sobre la mayoría de los pares en mercados emergentes y la política de Estados Unidos», mencionó Gofshteyn.

La atracción principal para los activos denominados en pesos, las altas tasas de interés, ya se está erosionando. El banco central ha reducido las tasas en 75 puntos base desde su máximo en agosto. Mientras tanto, a muchos les preocupa que los planes de gasto de López Obrador puedan comenzar a dañar el déficit fiscal. Si bien el presidente se ha aferrado a su superávit presupuestario primario del 1 por ciento del PIB para este año, grandes proyectos como una nueva refinería y un tren ejercerán una presión adicional sobre el gasto del gobierno en el futuro.

Agregue a eso una larga lista de presiones domésticas y la imagen se vuelve más sombría. Pemex todavía está luchando para revertir los descensos en la producción, la incertidumbre política se vuelve grande después de que López Obrador canceló un proyecto aeroportuario de 13 mil millones de dólares y el país registró una recesión técnica en la primera mitad del año. Con las altas tensiones comerciales entre EU y China, es posible que el crecimiento no despegue en el corto plazo.

“Tenemos una perspectiva pesimista sobre el comercio mundial, que probablemente pesará sobre las monedas emergentes en el transcurso de 2020”, dijo McKenna de Wells Fargo.

Pero México podría recibir un impulso a fines del siguiente año si se va una fuente de presión: el presidente Donald Trump. Entre la retórica comercial y una ofensiva contra los migrantes, que ha obligado a López Obrador a enviar una gran parte de su recién creada Guardia Nacional a la frontera, Trump ha sido una espina en el costado de los activos mexicanos.

“Todavía hay una prima de riesgo en los activos de México de una presidencia de Trump, por lo que si pierde la elección, creo que los activos mexicanos deberían beneficiarse”, dijo Gofshtyen. “Por supuesto, eso es un gran si”.