Así fue como Ghosn, exlíder de Nissan, se convirtió en uno de los fugitivos más famosos del mundo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Así fue como Ghosn, exlíder de Nissan, se convirtió en uno de los fugitivos más famosos del mundo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Así fue como Ghosn, exlíder de Nissan, se convirtió en uno de los fugitivos más famosos del mundo

bulletGhosn salió de Japón, donde estaba en libertad bajo fianza, durante la víspera de Año Nuevo. Sin embargo, esto no fue una tarea fácil: se requirió una estrategia puntual. Te contamos.

Bloomberg /Matthew Campbell, Brian Bremmer, Kae Inoue y Annia Nussbaum
06/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En la víspera de Navidad, Carlos Ghosn entró en la modesta oficina de sus abogados en el centro de Tokio para hablar con su esposa, Carole, por segunda vez desde abril.

Durante su larga odisea a través del sistema legal japonés (varios arrestos, más de cien días en confinamiento solitario, interrogatorios aparentemente interminables y, después de su libertad bajo fianza, intrusiva vigilancia las 24 horas), Ghosn se había visto obligado a aceptar muchas humillaciones.

Pero pocos desmoralizaron al líder derrocado de Nissan y Renault tanto como tener que pedir permiso judicial incluso para llamar a su cónyuge, a quien los fiscales consideraron como un posible conspirador en algunos de la amplia gama de delitos financieros con los que ha estado cargado.

Carole, que había salido de Japón a toda prisa después de que su esposo fue arrestado por un cuarto cargo a principios de abril, ha pasado gran parte del año pasado presionando incansablemente en su nombre, una campaña que estaba teniendo un costo evidente.

"Han destruido nuestras vidas, tenemos cicatrices para siempre", dijo sobre los acusadores de Ghosn en una entrevista de noviembre con Bloomberg Television. "Ha sido el año más difícil de mi vida".

Se les permitió hablar durante una hora, pero no fue suficiente: Todavía tenían mucho más que decirse el uno al otro. A medida que se acababa el tiempo, según uno de los abogados de Ghosn, quien describió la llamada en su blog, el ejecutivo caído firmó con un simple "Te amo, habibi", un término árabe de afecto.

Parecía imposible saber cuándo la pareja tendría la oportunidad de hablar, y mucho menos abrazarse.

Al día siguiente, Ghosn, de 65 años, se enteró de que el segundo de sus dos juicios podría comenzar solo en 2021, lo que aumenta la posibilidad de otro año o más en aislamiento impuesto por el tribunal.

Incluso sus hijos estaban siendo atacados por los investigadores. Los fiscales japoneses habían interrogado al hijo de Ghosn, Anthony, quien estuvo involucrado en algunas de las transacciones a las que apuntaban, así como a una de sus hijas, según una persona familiarizada con el asunto. Temiendo el arresto, Anthony no había podido visitar a su padre.

Las perspectivas de Ghosn de demostrar su inocencia en Japón eran pésimas. Los fiscales allí ganan más del 99 por ciento de los casos que intentan y disfrutan de una amplia gama de ventajas procesales. Contra el exempresario, que enfrentaba posibles condenas de más de una década en prisión, tenían un activo aún mayor que el habitual: la plena cooperación de Nissan, que había dejado en claro su determinación de verlo condenado y había proporcionado un gran cantidad de documentos, así como asistencia práctica de investigación.

Ghosn, ciudadano de Brasil, Francia y Líbano, había buscado ayuda diplomática de los tres países. Solo el último había actuado con evidente entusiasmo, pero sus esfuerzos no estaban llegando a ninguna parte.

Sin embargo, tenía otra opción: una jugada desesperada, meses en la planificación, que podría restaurar una parte de su libertad si todo salía bien, o enviarlo directamente a una celda de 7 metros cuadrados en la cárcel principal de Tokio si algo salía mal.

En Medio Oriente, una ex Boina Verde del Ejército estadounidense y un veterano de la invasión de Irak en 2003 estaban preparando un audaz plan para sacar a Ghosn de Tokio, bajo las narices de la policía japonesa. Su objetivo era traerlo de regreso a Beirut, la ciudad donde había pasado la mayor parte de su infancia, y la capital de un país donde, gracias a su éxito comercial, es considerado como un héroe nacional.

A primera vista, debe haber parecido una idea ridícula. Si bien los términos de la fianza de Ghosn no incluían el requisito de usar un brazalete en el tobillo u otro rastreador electrónico, sus movimientos fueron monitoreados de cerca. Los fiscales habían instalado una cámara en la puerta de su casa alquilada, en el concurrido barrio de Roppongi de Tokio, y mientras se movía por la capital japonesa fue seguido por equipos de agentes vestidos de civil.

Ghosn, que tiene cejas pobladas, orejas alargadas y patillas prominentes, tendría una cara memorable incluso como ciudadano normal, pero dos décadas de celebridad corporativa significaron que quizás era el extranjero más reconocible en Japón. Sus posibilidades de deslizarse sin ser detectado a través de Tokio y en un avión habrían parecido escasas, por decirlo sutilmente.

Bloomberg

Sin embargo, había una clara ventana de oportunidad. El Año Nuevo suele ser la fiesta más larga del año en Japón, una época en que las oficinas gubernamentales pueden cerrar durante más de una semana e incluso los fiscales y detectives policiales se toman un tiempo libre para estar con sus familias.

Además, Ghosn tenía buenas razones para creer que podía evadir al menos a algunos de los hombres que vigilaban sus movimientos: sus abogados habían amenazado recientemente con presentar una queja contra una empresa de seguridad privada contratada por Nissan para seguirlo, alegando que estaba infringiendo ilegalmente sus derechos. Según una persona familiarizada con la situación, los agentes de la compañía se retiraron como resultado, al menos temporalmente. (La automotriz declinó hacer comentarios). Si Ghosn iba a escapar, este era el momento de hacerlo. Pero necesitaba la ayuda adecuada.

En el oscuro mundo de los contratistas de seguridad privada, Michael Taylor era un 'espadachín' que se destacaba. Protegió a personas y compañías poderosas, ayudó secretamente al Gobierno de Estados Unidos a investigar crímenes y admitió violar la ley él mismo.

Taylor, veterano de las Fuerzas Especiales de élite del Ejército estadounidense, los famosos Boinas Verdes, fundó en 1994 la American International Security. Era un contratista en el área de Boston que brindaba seguridad para operaciones de perforación petrolera y ejecutivos corporativos, y rescató a niños secuestrados, entre otras tareas. Fue contratado por The New York Times para organizar un rescate de David Rohde, un corresponsal que había sido secuestrado en 2008 en Afganistán. (Rohde finalmente escapó por su cuenta). También trabajó como activo encubierto para la Oficina Federal de Investigaciones, la Agencia de Control de Drogas y otros organismos federales.

La carrera de Taylor parecía prosperar en 2007 cuando su empresa consiguió un contrato con el Pentágono, que finalmente pagó 54 millones de dólares, para entrenar a las tropas de las fuerzas especiales afganas. Pero en 2012, su fortuna dio un giro dramático: fue acusado en Utah de un agente del FBI por un complot para obstruir una investigación de fraude sobre si el contrato afgano se adjudicó de manera incorrecta.

Taylor finalmente se declaró culpable de dos cargos de fraude y fue sentenciado a dos años de prisión. No fue su primera declaración de culpabilidad. En 1997, admitió dos cargos de delitos menores en Massachusetts relacionados con un informe policial presentado en un caso doméstico en el que había sido contratado, dijeron sus abogados.

Gran parte del trabajo de Taylor a lo largo de los años, lo suficientemente improbable, involucró a Líbano. Nació en Staten Island y se graduó de la escuela secundaria en Massachusetts, pero a lo largo de los años desarrolló vínculos profundos con el país de origen de Ghosn.

Fue enviado a Beirut durante la guerra civil libanesa, comenzando lo que sus abogados indicaron que era "una relación de por vida con la comunidad cristiana en Líbano", la misma comunidad de la que Ghosn es un miembro destacado. En forma, de mandíbula cuadrada y cabello plateado, Taylor habla árabe, su esposa Lamia es libanesa y dos de sus tres hijos asistieron a la universidad en Líbano.

Para la operación de Ghosn, Taylor tenía un compañero, un hombre libanés llamado George-Antoine Zayek. Originalmente entrenado como gemólogo (especialista en piedras preciosas), mencionó su hermano por teléfono, Zayek también era miembro de una milicia cristiana cuando conoció a Taylor a principios de la década de 1980, según una persona familiarizada con el asunto, un momento en que Líbano se había fracturado violentamente a lo largo de líneas sectarias. Zayek parece haberse asociado con Taylor y sus compañías desde la década de 1990, según registros públicos en Estados Unidos.

Sin embargo, según su hermano, Zayek dejó Líbano al comienzo de la invasión de Irak en 2003, cuando comenzó a trabajar para una empresa privada de seguridad. Taylor no pudo ser contactado para hacer comentarios y Zayek no respondió a múltiples mensajes de voz en busca de comentarios.

En la mañana del domingo 29 de diciembre, Taylor y Zayek llegaron en un Bombardier Global Express Jet, un avión con un alcance de más de 11 mil kilómetros, en la terminal de jet privado del Aeropuerto Internacional de Kansai, un centro ocupado construido en una isla artificial cerca de Osaka. También había dos grandes cajas negras a bordo, según personas familiarizadas con el vuelo que pidieron no ser identificadas.

Más tarde, ese mismo día, de acuerdo con las imágenes de las cámaras de seguridad informadas por los medios japoneses, Ghosn salió por la puerta de su casa, con un sombrero y una máscara facial de estilo quirúrgico comúnmente utilizada en Japón para protegerse contra los gérmenes.

Luego tomó un tren bala desde la estación Shinagawa de Tokio a Osaka alrededor de las 16:30 horas locales y, después del viaje, tomó un taxi hasta un hotel cerca del aeropuerto, informó la red NTV. Esa noche el mismo avión Bombardier despegó de Kansai con destino a Estambul.

Según una persona familiarizada con la investigación del vuelo, el equipo creía que volar directamente a Beirut, una ciudad que recibe pocas llegadas, o ninguna, de Osaka, generaría demasiadas sospechas.

Bloomberg

Los pasajeros que salen en la terminal privada no están exentos del control de pasaportes, y según personas familiarizadas con las operaciones del aeropuerto, había funcionarios de aduanas e inmigración presentes antes de la partida del avión. Pero Ghosn no estaba abordando como pasajero oficial.

Aparentemente, era una carga, oculta en una gran caja negra que, según la gente, era demasiado grande para caber en las máquinas de rayos X del aeropuerto. Obviamente, nada andaba mal, a las 23:10 horas locales, el avión estaba en el aire.

Llegar al aeropuerto Ataturk de Estambul llevaría poco más de 12 horas. El equipo que transportaba a Ghosn parecía haber elegido su ruta con cuidado. Desde Osaka, el avión se dirigió hacia el noroeste, evitando a Corea del Sur, que tiene un tratado de extradición con Japón, y luego cruzó al espacio aéreo ruso, donde permaneció durante casi todo su viaje.

Esa no fue la ruta más directa, que habría tomado el avión sobre China, Mongolia y Kazajstán, Pero mantuvo a Ghosn en un país donde tiene conexiones considerables, gracias a su trabajo de rescate de AvtoVAZ, un fabricante de automóviles de la era soviética que ahora forma parte de la alianza Renault-Nissan. Si el Gobierno japonés exigiera que su avión fuera detenido, podría haber esperado compasión, o al menos estancarse, de Moscú.

De hecho, las autoridades japonesas parecían no tener idea de que Ghosn ya no estaba en el país, y la aeronave aterrizó en Estambul alrededor de las 5:30 horas locales del 30 de diciembre. Cambiar de avión en Ataturk podría exponer a Ghosn nuevamente a la detección.

Al igual que en Kansai, según un funcionario turco que pidió no ser identificado discutiendo los detalles de la investigación posterior del gobierno, Ghosn hizo el corto viaje dentro de una caja. El segundo avión, un Bombardier de corto alcance, despegó poco después para el breve vuelo a Beirut.

Con seguridad en el país de su juventud, Ghosn no tuvo que ocultar su identidad. Aunque sus abogados habían tomado sus documentos de viaje como condición de su fianza, el exempresario tenía dos pasaportes franceses, un privilegio raro, otorgado a los ciudadanos cuyo empleo podría requerir que viajen mientras también entregan un pasaporte para las solicitudes de visa.

Ghosn había podido conservar el segundo, bajo la condición de que permaneciera en una caja de plástico asegurada por una cerradura de combinación para la cual solo sus abogados tenían el código. Según una persona familiarizada con él, el recipiente no era particularmente resistente, y con un martillo o taladro y un poco de tiempo no sería difícil abrirlo. Con su pasaporte francés en la mano, Ghosn cruzó a Líbano legalmente.

Carole, que había estado contando los días desde la última vez que la pareja había estado junta (apenas nueve meses) estaba en Beirut para ver a su familia en Navidad cuando Ghosn aterrizó. Se apresuró a encontrarse con él y lo mantuvo en secreto para sí misma hasta que se reunieron con algunos amigos para una cena.

Una foto los mostró en una mesa compartiendo vino y champán. Parecían, aunque solo por un momento, como una pareja normal con preocupaciones normales.

Bloomberg

Incluso los asesores más cercanos de Ghosn quedaron sorprendidos cuando la noticia de su fuga comenzó a aparecer el 31 de diciembre. Sus abogados japoneses dijeron que no tenían idea de lo que había planeado; en una improvisada conferencia de prensa fuera de su oficina, el abogado principal Junichiro Hironaka parecía realmente desconcertado por lo que acababa de ocurrir, diciendo que estaba "atónito".

Los representantes de Ghosn en Estados Unidos en Paul Weiss, el bufete de abogados de Nueva York, se habían mantenido también en las sombras. Igual que Greg Kelly, el exejecutivo de Nissan -que había sido detenido al mismo tiempo-, tenía prohibido abandonar el país antes del juicio. (Él niega haber actuado mal).

Sin obtener detalles sobre cómo Ghosn logró escaparse de Japón, los medios de comunicación de todo el mundo comenzaron a especular sobre una serie de teorías extravagantes, la más difundida de que había salido de su casa dentro de la caja de un instrumento musical muy grande, después de albergar a una compañía de músicos libaneses para un concierto navideño.

El equipo de relaciones públicas de Ghosn, que incluye firmas de primer nivel en Nueva York y París, evitó que se corrieran la mayor parte de las especulaciones. Eso cambió drásticamente a medida que comenzaron a aparecer informes que sugerían que Carlos Ghosn u otros miembros de su familia habían ayudado a planificar su fuga, lo que, de ser exacto, podría exponerlos a cargos criminales en Japón o en otros lugares.

El 2 de enero, Ghosn dijo en un comunicado que era algo improbable dada la vigilancia constante de sus comunicaciones, "yo solo arreglé mi partida". Su familia, destacó, "no tenía ningún papel".

Si eso fuera cierto, Ghosn recibió mucha ayuda de personas que ahora pueden estar en riesgo de serias repercusiones legales. En Turquía, las autoridades detuvieron rápidamente a siete personas relacionadas con los vuelos, incluidos cuatro pilotos, y detuvieron a la mayoría de ellos. MNG Jet Havacilik, la compañía a la que alquilaron la aeronave, también presentó una denuncia penal y dijo que un empleado falsificó los registros para ocultar el hecho de que transportaban a un fugitivo.

El ministro de Justicia de Japón, mientras tanto, anunció la apertura de una investigación sobre la fuga del magnate, lo que plantea la posibilidad de cargos para cualquiera que lo haya ayudado.

La situación de Ghosn tampoco está clara. Si bien Líbano es una nación que se niega, como cuestión de política, a extraditar a sus ciudadanos para que sean juzgados en el extranjero, probablemente esté atrapado ahí indefinidamente. Japón ha solicitado que la Interpol emita un Aviso Rojo a nombre de Ghosn, haciendo saber a otras autoridades policiales que el país lo considera un prófugo. Su vida como miembro trotamundos de la élite corporativa, al menos en el futuro previsible, ha terminado.

Huir durante mucho tiempo no es fácil, pero tampoco imposible. Roman Polanski, el director de El bebé de Rosemary que huyó de Estados Unidos en 1978 para evitar ser encarcelado en un caso sexual de menores de edad, ha vivido abiertamente en Europa desde entonces, protegido por una política similar a la de Francia contra la extradición de ciudadanos, y sigue siendo un famoso y controvertido cineasta.

Pero esto no le daría a Ghosn lo que parece que más anhelar: la reivindicación legal. Sus abogados tienen la intención de proponer que sea juzgado por las acusaciones japonesas en Líbano, con los fiscales de Tokio proporcionando archivos de investigación para permitir que sus homólogos de Beirut lleven el caso, según el defensor de Ghosn, Carlos Abou Jaoude.

Tal acuerdo sería casi sin precedentes y, para el Gobierno japonés, profundamente vergonzoso: aceptarlo equivaldría a admitir que no podrá recuperarlo. Mientras tanto, los fiscales japoneses seguramente verían un juicio en Líbano sesgado a favor del acusado. Ghosn es uno de los ciudadanos más célebres de ese país, su rostro está incluso en un sello de correos, y es difícil imaginar un lugar más amigable para una audiencia.

Bloomberg

Ghosn estaba esperando juicio en Japón por cuatro cargos, dos por supuestamente subestimar su compensación en las presentaciones regulatorias, y dos acusaciones de "abuso de confianza" más, en las cuales los fiscales afirman que utilizó los recursos de Nissan para su propio beneficio.

Desde el comienzo de su 'drama legal', ha negado haber actuado mal y afirmó que las acusaciones en su contra son el resultado de una venganza política, un intento ilegítimo de saldar cuentas y evitar que integre a Nissan más estrechamente con Renault, que nunca debería haberlo puesto en un sala del tribunal, y mucho menos una celda de la cárcel.

Según fuentes familiarizadas con sus intenciones, planea usar su libertad para atacar el sistema legal japonés y hacer todo lo posible para desacreditar públicamente los cargos. Su primera salva será en una conferencia de prensa que planea celebrar en Beirut el miércoles.

A lo largo de su carrera, Ghosn se retrató a sí mismo como una figura singular, la fuerza impulsora detrás de la creación de uno de los grupos automotrices más grandes del mundo y la única persona capaz de mantenerlo unido.

En los últimos años, estaba claramente en modo heredado, preparando las bases para un acuerdo que finalmente uniría a Nissan y Renault bajo un solo paraguas corporativo. Si sus planes de incorporar a su rival Fiat-Chrysler en la alianza se hubieran concretado, podría haber creado el mayor fabricante de automóviles del mundo y esperar razonablemente ser recordado como un visionario comercial, una de las pocas personas, como Lee Iacocca, Jack Welch o Gordon Moore, cuyas carreras ayudaron a remodelar sus industrias.

En el futuro previsible, sin embargo, será conocido sobre todo como algo muy diferente: un fugitivo.

*Con la asistencia de Dana Khraiche, Zeke Faux, Greg Farrell, David Kocieniewski, David Voreacos, Tsuyoshi Inajima, Neil Weinberg y Jeremy Diamond

Únete a nuestro grupo en Facebook