Retomando el control
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Retomando el control

COMPARTIR

···
menu-trigger

Retomando el control

bulletEn finanzas, la tecnología podría ser nuestro vigilante constante, pero también puede desangrarnos, monetariamente hablando.

Opinión Bajío | Alejandra Vilches*
07/05/2019
Su celular, ¿tiene 'fugas'?
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Es tremendamente fácil perder el control en esta época. Si tomas el celular sólo para revisar un mensaje, 45 minutos después estás viendo las fotos de las vacaciones recientes de una prima segunda que no has visto en más de una década. Perdemos noción del tiempo, de las conversaciones que estamos teniendo, de las personas que necesitan más de nuestra atención. Y perdemos detalle de todo lo que estamos gastando, sin darnos cuenta de cuánto y cómo estamos comprando.

La tecnología acerca y aleja a las personas, todo al mismo tiempo. Nos acerca porque podemos estar en continuo contacto con aquellos que físicamente están lejos de nosotros, pero también nos aleja en reuniones donde todos están consultando su celular, sin estar al 100 por ciento en la conversación activa. En finanzas, la tecnología podría ser nuestro vigilante constante, pero también puede desangrarnos, monetariamente hablando.

El estudio denominado “Resultados de Estudios Cuantitativos y Cualitativos Sobre Efectivo 2018” realizado por Banco de México, establece que el 90 por ciento de las personas sigue usando efectivo para transacciones diarias. Sólo el 3 por ciento de la población hace uso de Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI).

El efectivo es caro de mover e inseguro de traer, además de que su liquidez no permite un seguimiento puntual de sus movimientos. Si hiciéramos uso de las bancas electrónicas, la eficiencia operativa de nuestras finanzas se vería potencializada. Cada vez hay más servicios amigables al usuario dentro de esas plataformas, que permiten tener correctamente identificado el movimiento del dinero, el ahorro y la inversión de tal activo.

Ahora bien, así como lo digital puede ayudar, también puede mermar el control de nuestro dinero. ¿Cuántas suscripciones tiene que se cargan automáticamente a su tarjeta? Servicios de streaming, música, compras en línea, servicios de información, juegos y más. Nos olvidamos cuánto pagamos por ellas, ya que se pagan “solitas”.

Estas fugas, gota a gota permean en nuestro manejo financiero. En los últimos meses, ¿cuántas veces ha visto a detalle el resumen de su tarjeta? ¿Cuántos servicios ha cancelado por ser innecesarios? Ya perdió el control, ¿verdad?

*Directora de Carrera en Administración Financiera del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.

lavilches@itesm.mx