¿Por qué en Querétaro hay más empleados que emprendedores? / I
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué en Querétaro hay más empleados que emprendedores? / I

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Por qué en Querétaro hay más empleados que emprendedores? / I

bulletEn casa los padres anhelaban que sus hijos fueran gerentes, decían: “lleva tu curriculum a Tremec”, o mejor a “New Holland”, empresas que han marcado historia en el desarrollo industrial de nuestra entidad

Opinión Bajío / Tyrone Orozco Vega*
28/03/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Búsqueda de empleoFuente: Pixabay

Aún recuerdo aquel año en el que estaba a punto de salir de la universidad: eran los albores del año 2000, un estudiante lleno de entusiasmo y con cierta incertidumbre por lo que el destino profesional me depararía. En aquellas épocas, apenas se vislumbraban los celulares, estaban los Nokia, ¿les suena la marca? finlandesa por cierto y pionera en la comunicación móvil. Irónicamente cualquiera hubiera pensado entonces que el futuro de Nokia sería deslumbrante y eterno, una empresa donde todos hubiéramos querido trabajar.

En el éxodo de la universidad, yo buscaba establecerme en una empresa extranjera asentada en Querétaro, de las del tipo de Nokia, con un futuro evidente, al menos eso parecía. En el entorno universitario existía un gran empuje para trabajar y estudiar, así saldrías más “preparado” decían, eran épocas post TLCAN, todo era apertura comercial e inversión extranjera directa, épocas de programas especiales para fomentar el crecimiento económico.

La idea era invertir en México pero esos anuncios eran sólo para los que tenían dinero suficiente para poner una empresa, idea un tanto loca para un estudiante de universidad e impensable para programas de estudio universitarios donde el objetivo eran egresados con un perfil altamente efectivo para insertarse en la industria, automotriz tal vez, alimentaria, metalmecánica, quién sabe, la idea era trabajar en una empresa.

En casa los padres anhelaban que sus hijos fueran gerentes, decían: “lleva tu curriculum a Tremec”, o mejor a “New Holland”, empresas que han marcado historia en el desarrollo industrial de nuestra entidad.

La mayoría de mis excompañeros y yo nos insertamos en la industria y realmente recordábamos todo lo que nos decían nuestros profesores: “en la industria hay buenas prestaciones”, “haz carrera profesional”. Recuerdo profesores trabajando en Kellog´s, en Gerber, en TRW, los cuales nos compartían sus experiencias; llegaban con sus uniformes a dar clases, y con sus laptops marca HP con una estampa de inventario de la compañía. Nos parecía fascinante a todos, y realmente eran un ejemplo a seguir. Un día un muy buen amigo me contó que iba a poner un negocio, aun estábamos en la universidad, y realmente al escucharlo me dio miedo y un gran escepticismo, nunca había escuchado que alguien quisiera “aventarse” a algo tan arriesgado. Conocía y sabía de compañeros que sus familias tenían negocios, pero eran generacionales y ellos lo habían heredado, pero una idea tan loca como poner un negocio, sin dinero y de ceros es poner en riesgo un patrimonio y evidentemente un fracaso seguro, muchos profesores decían “intenta mejor echar a perder y aprender en otro negocio”, pero no eran palabras muy alentadoras para emprender.

Con esos antecedentes de manipulación mental, costumbres y educación, muchas generaciones crecimos y fuimos educados, donde realmente el miedo era inminente a iniciar una historia con nuestros propios recursos e ideas.

En Querétaro, dotado de una ubicación geográfica magnifica y lleno de “oportunidades” en la industria con un crecimiento rampante, no cabía pensar en iniciar un negocio; además ¿para qué? si hay mucho trabajo en nuestra identidad.

*Licenciado en Comercio Internacional con maestría en Derecho Aduanero, catedrático de la Universidad Mondragón México y miembro del Comité Evaluador del Premio Estatal al Mérito Empresarial