Bajío

¿Por qué bañarse con agua fría hace personas exitosas?

Tomar un baño con agua fría causa una reacción por medio de la cual las personas son más susceptibles a superar el miedo, innovar, crecer.

Seis de la mañana, suena el despertador. Las sábanas se sienten cómodas, deseas dormir más. Te levantas motivado recordando que aceptaste el reto de bañarte con agua fría. Te diriges hacia la regadera.

Entra la duda, el encogimiento y estremecimiento del cuerpo rehusándose a tomar un baño con agua fría. Esa misma duda que se siente antes de hablar frente al público, pedir un aumento al jefe o enfrentar a un colega.

Observas desde afuera cómo caen las primeras gotas. La ansiedad se apodera del cuerpo. Empiezas a sufrir por algo que aún no ha sucedido, por algo que ni siquiera lastimará. Llegas a pensar que el reto es patético.

Sin embargo, no lo es. Es un entrenamiento.

Tomar baños con agua fría trae beneficios fisiológicos: mejora la circulación y el sistema inmunológico, el cabello y la piel dejan de caerse, estimula el estado anímico, incrementa los niveles de energía, e incluso beneficios económicos por el ahorro de gas. Sin embargo, ¿En qué ayuda a las personas a ser más exitosas?

Consiste en crear el hábito de superar la barrera de la duda, abatimiento y conmoción. Dejar de racionalizar los miedos para no retroceder ante situaciones de indecisión; en especial si el sufrimiento será fugaz.

Según Julien Smith, el mayor beneficio psicológico que trae tomar baños con agua fría es programar la mente para salir de la zona de confort. Smith enfatiza que tomar un baño con agua fría causa una reacción por medio de la cual, las personas son más susceptibles a superar el miedo, innovar, crecer, cambiar, atreverse, realizar una acción la cual era inalcanzable; todo gracias a vencer el miedo de meterse a la regadera.

No se trata de tomar un baño con agua fría o no; se trata de crear un hábito de romper la barrera del miedo y programarse a buscar la inconformidad. Ahí, en ese espacio de incomodidad, es donde está el crecimiento. Romper esa barrera hará que la siguiente barrera sea más fácil de superar.

No es acerca de tomar un baño con agua fría o no; es acerca de buscar la incomodidad en todos los sentidos de la vida.

*Profesor de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro