La plata mexicana y el derrumbe de China
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La plata mexicana y el derrumbe de China

COMPARTIR

···

La plata mexicana y el derrumbe de China

Las prósperas minas del Bajío mexicano tuvieron mucho que ver en el desarrollo de la economía mundial.

Opinión Bajío | Mario Armando Vázquez Soriano*
13/06/2019
Desde su época como colonia, México contribuyó a fortalecer la interrelación comercial en el mundo.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Ahora que las economías de México y China están en el ojo del huracán por los ataques de Donald Trump, cabe recordar al historiador John Tutino, que en su obra “Creando un nuevo mundo. Los orígenes del capitalismo en El Bajío y la Norteamérica española” nos ayuda a comprender la interrelación que la economía mundial tiene desde el siglo XVI.

En ese siglo el aumento de población, el incremento del comercio y un nuevo mandato para la recaudación de impuestos a la plata generaron en China una pujante demanda que estimuló la producción americana de este metal, inauguró el comercio transpacífico y vigorizó una floreciente economía atlántica que alimentó los intercambios mundiales y las costumbres comerciales que finalmente llevaron al capitalismo.

Para el siglo XVIII la Nueva España era la principal fuente de suministro de plata para la economía mundial. El metal proveniente de las prósperas minas del Bajío ayudó a China a comercializar los productos de sus mercaderes, artesanos y campesinos, así como a financiar al régimen Ming y sostener una población cada vez más numerosa.

La creciente producción de plata mexicana no sólo era básica para el comercio europeo con China, también era fundamental para el complejo comercio que provocó el envío de millones de esclavos africanos a trabajar en las plantaciones de la región atlántica.

Entonces los estados africanos demandaban textiles finos de algodón del sur de Asia como moneda de cambio por los esclavos que proveían a los europeos. A su vez, los mercados asiáticos insistían en que se les pagara con plata a cambio de las telas que eran fundamentales para la compra de esclavos africanos.

Cuando a principios del siglo XIX el suministro mundial de plata se desplomó súbitamente por la guerra de independencia mexicana, China comenzó a transformarse en la mina de plata de Asia pues tuvo que exportar las reservas que había acumulado a lo largo de siglos para comprar el opio que financió a la India británica y anestesió a una población que tuvo que hacer frente al colapso económico derivado de la falta de plata.

*Profesor de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.

mavazque@tec.mx