La obligación moderna de aumentar la exportación de servicios
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La obligación moderna de aumentar la exportación de servicios

COMPARTIR

···

La obligación moderna de aumentar la exportación de servicios

Las exportaciones de servicios como porcentaje de las exportaciones totales han venido incrementándose consistentemente en las últimas dos décadas.

Opinión Bajío | Arturo Jesús Herbert*
11/06/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En pasadas colaboraciones hemos establecido un problema estructural de la economía de México, derivado del comportamiento de las exportaciones e importaciones de servicios.

También hemos comentado que nuestro país no puede seguir supeditado a seguir generando divisas en el apartado de servicios, a partir de dos fuentes principalmente: el turismo y las remesas. En este sentido México se ha ido quedando muy atrás en el desarrollo del comercio internacional de servicios.

En esta ocasión comentaremos el por qué es necesario, diría impostergable, el desarrollar otros sectores exportadores de servicios. Desde hace un buen tiempo, década de los sesenta, se ha establecido el término sociedad postindustrial.

Una de las características de dicha sociedad es el rápido crecimiento del sector servicios en la economía. La configuración estructural, aproximada, de una economía moderna desarrollada e incluso para países en desarrollo es: primarios entre 2–5 por ciento, industria entre 23–30 por ciento y servicios representan 70 por ciento de la economía. El comercio exterior no es la excepción a este proceso.

En efecto, las exportaciones de servicios como porcentaje de las exportaciones totales han venido incrementándose consistentemente en las últimas dos décadas.

Así, con datos de la Organización Mundial de Comercio (OMT), mientras que el crecimiento del comercio de bienes aumentó en 85.7 por ciento para el periodo 2005–2018, el comercio de servicios lo hizo al 127 por ciento. Para ese mismo periodo el crecimiento de las exportaciones de bienes por parte de México fue de 110.4 por ciento y para los servicios fue de 77.7 por ciento.

De las cifras anteriores se ve claramente: a nivel mundial, un mayor crecimiento en el comercio de servicios y un crecimiento en las exportaciones de servicios por parte de México mucho menor al incremento observado en el total de servicios comerciados en el mundo.

Como consecuencia de lo anterior, mientras en el comercio de bienes las exportaciones mexicanas representaban el 2 por ciento en 2005, en el 2018 pasaron a ser 2.3 por ciento, eso está muy bien. La otra cara es el ya de por si enormemente bajo nivel de nuestra participación en las exportaciones de servicios en el total mundial, mismo que pasó de 0.45 por ciento en 2005, a 0.36 por ciento en 2018.

Estas cifras, aunque muy generales, sirven para mostrar varias tendencias negativas para el futuro de la economía de nuestro país. El problema estructural que nuestro país, históricamente, ha tenido en la balanza de pagos, persistirá y probablemente tenderá a acrecentarse una vez que nuestras exportaciones de bienes y remesas no puedan seguir generando suficientes divisas para cubrir un creciente déficit en la balanza de servicios.

También pone en evidencia que nuestro país se queda, una vez más, atrás del desarrollo alcanzado y por alcanzar a los demás países quienes registran exportaciones cada vez mayores de servicios.

Nuestro problema empieza a un nivel muy básico, el Banco de México e INEGI no registran el comercio exterior de servicios a detalle, de manera tal que permita empezar a discutir la problemática y a esbozar posibles políticas económicas tendientes a incrementar las exportaciones de servicios.

Para dar un ejemplo, mientras a nivel mundial las exportaciones logradas por venta de propiedad intelectual han crecido tasas anuales que superan el 10 por ciento, nuestro país no registra exportación significativa alguna por este concepto.

Habría que empezar por realizar un informe de la situación señalada y de ahí analizar, como se hizo en el ámbito de los bienes, en qué sectores se tienen mayores posibilidades de incrementar la exportación de servicios. En la siguiente colaboración abundaremos sobre esta posibilidad, misma que ya ha sido explorada y puesta en práctica en otros países.

*Catedrático en programas de maestría de la Universidad Mondragón México.

zorher2015@gmail.com