¿La neta, eres o no un empresario?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿La neta, eres o no un empresario?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿La neta, eres o no un empresario?

bulletNo hay que confundir el detonante con el fundamento: si pierdes tu trabajo tienes el detonante, pero si creas una empresa y das todo para lograrlo, entonces eres un empresario

Opinión Bajío | Jaime Robledo*
27/11/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

A lo largo de mi vida como empresario, me han pedido consejo personas que desean empezar un negocio, al platicar con ellos he encontrado un patrón, muchos de ellos tienen una idea y piensan que eso los puede llevar a ser exitosos empresarios, la realidad es que lo primero que debe tenerse es la motivación suficientemente fuerte como para lanzarse al mundo de la empresa. Si no hay motivación, se tendrá un camino muy difícil y complicado, ya que ninguna idea por si sola te llevará al éxito.

Recuerdo a un muchacho que quería poner una empresa a partir de una idea que se le ocurrió, la de tener un restaurante de comida rápida gourmet, lo cual de inmediato me hizo preguntarle si no era contradictorio, normalmente la comida rápida es sencilla y barata y lo gourmet lo contrario, entonces no estaba claro qué servicio iba a cumplir y a qué mercado se iba a dirigir, lo puso y después de seis meses de perder dinero y no avanzar, decidió cerrarlo.

Cuando inicias un negocio, encontrarás una lista inmensa de problemas que no son tan complicados de resolver en muchos de los casos, pero que pondrán a prueba tu madera, ahí se verá si puedes ser empresario o no, no todo mundo nace para serlo y una buena idea implica llevarla a cabo, que es donde empiezan las complicaciones. Una buena idea no es suficiente, hay que tener la actitud y el aguante para lograrlo.

Esto es muy fácil de comprobar, si la idea no funciona ¿Qué vas a hacer? Seguir buscando oportunidad de hacer un negocio o te vas a regresar a tu actividad actual y olvidarte de ser empresario, ahí puedes medir si realmente eres o no un empresario potencial.

Te invito a que medites cuáles son tus motivos para querer emprender, ¿Quieres demostrarle a los demás que puedes?, ¿No tienes opciones económicas?, ¿No te gusta tener jefe?, ¿Quieres tener libertad de horario?, ¿Quieres ser rico? Pues te tengo una mala noticia, si alguna de éstas es tu razón, las probabilidades de éxito no están de tu lado, puede que lo logres, pero no será la regla, debes tener motivación real de empresario.

Es muy posible que, si revisamos la historia de grandes empresarios, las circunstancias los orillaron a tomar la decisión de empezar, pero la actitud empresarial fue la que los hizo mantenerse y crecer. Si no estás viendo dónde hay oportunidades de negocio, si no tienes principios éticos y responsabilidad, entonces eres un oportunista empresarial, no un verdadero empresario, la diferencia es cuánto quieres que dure tu negocio.

No hay que confundir el detonante con el fundamento, si pierdes tu trabajo tienes el detonante, pero si creas una empresa y te ilusionas con ella y le das todo para lograrlo, entonces eres un empresario y tarde o temprano lo realizarás, tienes la esencia y motivación necesaria.

* Consejero de empresas y colaborador de programas de desarrollo emprendedor. Director general y socio de Multimundo Radio.

jrc@themaker.mx