La importancia de vincular mercado laboral y universidades en el Bajío
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La importancia de vincular mercado laboral y universidades en el Bajío

COMPARTIR

···

La importancia de vincular mercado laboral y universidades en el Bajío

Es necesario generar programas de estudio que, con un sentido ético, preparen al estudiante a sacar la mejor versión de sí mismo vinculado con las demandas del mercado

Opinión Bajío | Rafael Campos*
15/04/2019
Universitarios queretanos.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La comunicación entre universidades y empresas permite determinar los perfiles laborales que requieren las organizaciones. Sin embargo, la alineación de las necesidades de desarrollo académico, profesional y personal de los estudiantes, con los retos de los avances tecnológicos que implementa la industria, tiene tantos rostros como la innovación científica.

Por una parte, los alumnos demandan un crecimiento en programas que les permitan formarse y ser reconocidos socialmente, aspirando a ser directores de empresas de renombre. Por otra parte, las compañías señalan que los egresados requieren el desarrollo de competencias profesionales tales como: comunicación oral y escrita, trabajo en equipo, resolución de problemas complejos, ética profesional, liderazgo, manejo de las nuevas tecnologías, dominio del inglés y experiencia laboral.

Es interesante resaltar que la especialización en un área de conocimiento propio de la carrera queda en un segundo plano para los empleadores. Las corporaciones prefieren contratar a personas abiertas a la educación permanente que les permita adaptarse e integrarse al mercado laboral de una manera más eficaz y sencilla.

En este sentido, la zona Bajío tiene el reto de preparar profesionistas de alto desempeño. De acuerdo al INEGI, en su Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera de enero 2019, San Luis Potosí produce 28.6 mil millones de pesos, Querétaro 22.9 mil millones, Guanajuato 49.2 mil millones y Aguascalientes 17 mil millones. El potencial de la zona es de 118.6 mil millones; todos estos estados han mantenido un crecimiento permanente en los últimos años.

Para dar respuesta a la formación de profesionistas que respondan a esta demanda, las instituciones de educación superior deben enfocarse en forjar herramientas de autoconocimiento que permitan a los jóvenes universitarios conocer sus fortalezas individuales y con esto, optar por emplearse, emprender o ambos procesos.

Por ello debemos generar programas de estudio que, con un sentido ético, preparen al estudiante a sacar la mejor versión de sí mismo vinculado a las demandas del mercado. La movilidad social es una acción que se realiza en forma personal, impacta en la familia y cambia el entorno. Sólo con un trabajo digno se logra este proceso.

Es aquí y ahora que, con procesos de aprendizaje de calidad, impulsaremos a los estudiantes a crecer académica, profesional y personalmente. De esta forma lograremos un impacto en la democratización de la educación como base de una economía próspera que crea más oportunidades, no sólo en el Bajío sino en México. Se puede pensar otra realidad social, hacerla posible es una tarea diaria.

*Rector Institucional de Aliat Universidades.

rcampos@aliatuniversidades.com.mx