Informalidad laboral, ‘piedra en el zapato’ de la economía queretana
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Informalidad laboral, ‘piedra en el zapato’ de la economía queretana

COMPARTIR

···
menu-trigger

Informalidad laboral, ‘piedra en el zapato’ de la economía queretana

bulletEn el aumento de la informalidad se conjugan factores como la menor capacidad de compra de los salarios, una coyuntura de menor crecimiento industrial en el último año y la permisividad municipal para el ambulantaje

Lucero Almanza
16/03/2018
Actualización 16/03/2018 - 5:06
Informalidad.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
“Informalidad_bajio16"

A pesar de ser uno de los principales estados generadores de empleo en el país, Querétaro registra en los últimos años una informalidad laboral que, lejos de disminuir, se mantiene en crecimiento.

Analistas y empresarios reconocen que es un tema es difícil, debido a la presión en el mercado laboral, la menor capacidad de compra de los salarios, una coyuntura de menor crecimiento industrial en el último año, así como la permisividad municipal para el ambulantaje.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señalan que en los últimos cinco años la tasa de informalidad laboral se ha mantenido en un rango de 45 a 46 por ciento de la población ocupada en la entidad, sin embargo, en dicho tiempo se han sumado alrededor de 48 mil 670 personas a la informalidad en la entidad.

En el cuarto trimestre de 2013, Querétaro registró 717 mil 577 personas ocupadas, de las cuales 45.2 por ciento se ubicaron en la informalidad laboral, lo cual significó 324 mil 344 personas.

En igual periodo de 2017, sin embargo, con 798 mil 747 personas ocupadas en el estado, y una tasa de informalidad de 46.7 por ciento, se encontraron en esta situación 373 mil 14 individuos.

“Se ha dado un incremento de la informalidad laboral por el deterioro que existe en el mercado laboral, los salarios son sumamente bajos”, consideró César Augusto Láchira Sáenz, catedrático de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

Indicó que incluso, los datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) señalan un incremento en la pobreza, en términos generales, hacia el 2017, en función de la inflación del 6.7 por ciento que se registró en el año.

“Esta inflación en correspondencia a los salarios que se pagan, no es atractivo para trabajar dentro de la formalidad. La población, los trabajadores, buscan un mayor ingreso que les permita obtener una canasta alimentaria, que en el caso del sector urbano o rural con lo que se gana actualmente no se logra cubrir esa necesidad”, advirtió.

Mencionó que si bien, por ejemplo, en los primeros años de la actual administración federal, luego de la aprobación de la reforma fiscal, se logró aumentar el empleo formal, esto se debió a que muchos trabajadores se incorporaron a través del nuevo Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), que sustituyó al Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos).

Pero una vez concluido este proceso de inclusión, se ha incrementado la actividad informal, que hoy en día juega un papel fundamental dentro de la economía, aseveró.

“Permanentemente, la población se va hacia la informalidad porque los sueldos y salarios no les permite cubrir su canasta básica”, dijo Láchira. “El Régimen de Incorporación Fiscal es una cosa, y otra es la dinámica que tiene la clase trabajadora.”

Las disposiciones de la ley laboral, que establecen la posibilidad de que en los primeros tres años en que los trabajadores se incorporan a una empresa no tienen beneficios de carácter social, también desincentiva la participación en la actividad formal.

“Así que las personas prefieren seguir trabajando en la informalidad, evadir impuestos, tener mejores ingresos, y de otra manera cubrir las necesidades de la canasta básica”, reconoció.

El especialista de la UAQ expuso que en el mercado laboral, cada año se incorpora un mayor número de personas, tanto del propio estado como de otras entidades que llegan en busca de mejores oportunidades de trabajo, lo cual ejerce una mayor presión, en una coyuntura de menor dinamismo productivo.

Lo anterior, principalmente en la actividad industrial, donde en el último año se ha presentado un menor avance en Querétaro, debido a los efectos en las empresas por temas como la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y la reforma fiscal aprobada en Estados Unidos.

Esto, de acuerdo con el catedrático se ve reflejado en el incremento en la desocupación al cierre de 2017.

“Estamos viendo una contracción del sector industrial, prácticamente en el último trimestre tuvimos un incremento en el desempleo, por la incertidumbre de no llegar a un acuerdo del TLCAN, eso hace que se detengan las inversiones en el sector”, dijo.

“Se han mantenido las inversiones que ya estaban en el estado, pero no están llegando nuevas con la fuerza que se requiere para crear un mercado de trabajo como había estado ocurriendo anteriormente.”

También, comentó, el aumento en la tasa de interés de referencia afecta en el acceso a financiamiento para las pequeñas y medianas compañías, principalmente, lo cual incide en la generación de empleo.

Por su parte, el secretario del Trabajo de Querétaro (ST) José Luis Aguilera Rico, mencionó que un factor que incide en la informalidad laboral en el estado es la expedición de permisos por parte de los municipios para realizar actividades comerciales en la vía pública.

“Lo que hemos visto es que la actividad informal crece en aquellas actividades donde se expide una licencia de actividad en la vía pública, en la calle”, reconoció.

Comentó que se ha pedido apoyo a los presidentes municipales, sobre todo en la zona metropolitana de la capital de la entidad, para que no se otorguen licencias de funcionamiento en estas condiciones, porque eso es comercio informal.

Por parte de la dependencia local, dijo que están trabajando junto con las autoridades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la delegación estatal de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para fomentar la regulación de quienes no participan en el sector formal de la economía, y de quienes no registran a sus trabajadores ante el IMSS.

También se busca atender la situación, por medio de los programas de capacitación y apoyo al autoempleo que atiende la Secretaría a su cargo.

Por ejemplo, comentó Aguilera Rico, hay negocios que no tienen permiso, pero solicitan apoyos a la Secretaría del Trabajo, así que se les da el recurso o la capacitación, pero bajo la condición de que den de alta a sus empleados en el Seguro Social, o que expidan una licencia de funcionamiento ya como comercios formales y paguen sus impuestos, según cada caso.

“Eso es lo que estamos haciendo, atendiendo el problema a partir de los dos programas que manejamos, pero también, una de las grandes características es que los municipios tienen que ayudar a no expedir tantos permisos en la vía pública, eso es lo que nos rebota”, insistió.

A su vez, agregó, se tienen que clausurar establecimientos que no cumplen con la ley por parte de los municipios.

“Lo que se presenta mucho son licencias de funcionamiento que ya están vencidas; situaciones en que crece el número de empleados en la empresa y no los registran ante el IMSS, o los registran con bajos salarios, eso también estamos dando asesorías”, refirió.

Aseguró, en este sentido, que hay el compromiso de los alcaldes para evitar el otorgamiento de permisos para la actividad en la vía pública, por lo que habrá que esperar a ver cómo avanzan estas acciones.

Por parte de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco) de Querétaro, los empresarios buscan apoyar en el tema, por medio de un programa de fomento a la formalidad laboral.

El presidente del organismo empresarial, Carlos Habacuc Ruiz Uvalle, comentó que preparan un programa desde la Canaco local para que las personas se incorporen al sector formal de una forma accesible y sencilla.

“La informalidad es un problema que existe permanentemente, así que lo que queremos es apoyar a los comerciantes para que pasen a la formalidad; por lo que traemos un programa en la Cámara, junto con el gobierno, para ayudarles y convencerlos de que son mayores los beneficios de estar en la formalidad”, dijo.

Al menos 30 por ciento de los comercios son informales en el municipio de Querétaro y la zona metropolitana, según estimaciones de la Canaco local.

Ruiz mencionó que en la zona de los mercados públicos es en donde se ha detectado una mayor actividad informal, por lo que el objetivo es acercarse a las personas y ofrecerles un programa concreto, gratuito, que les permita realizar los trámites de formalización de una manera simple y accesible.