El arte de la oratoria ¿don o habilidad?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El arte de la oratoria ¿don o habilidad?

COMPARTIR

···
menu-trigger

El arte de la oratoria ¿don o habilidad?

bulletHablar en público, crear discursos persuasivos que lleguen al corazón de las personas, es una aptitud que se forja con la práctica y durante los años, pero que también requiere un 'ingrediente extra'

Opinión Bajío / Agustín Rosa Marín*
09/02/2018
Actualización 09/02/2018 - 11:56
El arte de la oratoria.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Muchas veces en mis cursos y talleres los directivos y empresarios me preguntaban ¿el orador nace o se hace? Desde mi humilde opinión y experiencia profesional de más de 15 años formando a líderes a nivel internacional, todos y cada uno de nosotros tenemos dentro un gran orador, para unas personas resulta innata la habilidad comunicativa, mientras que otras requieren de tiempo para desarrollarla en su plenitud.

Hablar en público, crear discursos persuasivos que lleguen al corazón de las personas o dominar la palabra oral es una aptitud que se forja con la práctica y durante los años. Para ello se requiere dominar la materia y el contenido del que se va a hablar, es lo que conocemos en comunicación como “fondo”.

Pero también se requiere de un ingrediente extra, y éste se llama actitud, la manera en que el orador realiza su intervención y exposición, la energía que tiene al usar las palabras, es decir, su puesta en escena, conocido también como “forma”. Es por ello que todo orador para dominar el arte de la palabra requiere de ambos ingredientes, fondo y forma, sin uno ni el otro, el mensaje es superfluo y sin contenido, ni genera ninguna emoción.

Mi recomendación profesional, para quien desee mejorar sus presentaciones, es: antes de hablar en público reflexionar sobre tres preguntas ¿Cuál es el objetivo de la presentación que voy a realizar? ¿Quién me va a escuchar? ¿Cuánto tiempo voy a tener para realizar mi intervención? De esta manera se podrá llegar a crear una mejor comunicación entre orador y oyente. Y una vez se está delante del auditorio, cliente o empresa, entregarse con energía y actitud de hacer una excelente presentación. Porque cuando se habla con el corazón y desde la verdad, se conecta con las personas y sus emociones.

Mi reflexión final es “aprende, disfruta y comparte tu sabiduría y alegría con el universo, porque no sabes si la persona que está a tu lado, lo está necesitando” .

*Director del Programa Académico de Licenciatura en Mercadotecnia y Comunicación del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro

arosasmar@itesm.mx

Aprende, disfruta y comparte tu sabiduría y alegría con el universo, porque no sabes si la persona que está a tu lado, lo está necesitando"