AMLO: Nueva política económica ¿cambio de paradigma o eficiencia del Estado? / I
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

AMLO: Nueva política económica ¿cambio de paradigma o eficiencia del Estado? / I

COMPARTIR

···
menu-trigger

AMLO: Nueva política económica ¿cambio de paradigma o eficiencia del Estado? / I

bulletTodo parece indicar que continuarán las medidas que alguna vez estableciera el “Consenso de Washington”. Entonces, ¿cuál es la diferencia?

Opinión Bajío | Ricardo Trejo Nava*
16/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Durante la toma de protesta el nuevo presidente Andrés Manuel López Obrador hizo una crítica al régimen económico neoliberal que imperó en los últimos 36 años, abriendo la ventana hacia la implementación de una nueva política económica. ¿En qué consiste la nueva estrategia?

Tratando de esbozar el paradigma planteado por el presidente de México, derivado de declaraciones propias y las de su equipo económico, analizamos conceptualmente lo que podría ser la estrategia económica del sexenio.

En recetas de política económica, el estandarte más representativo del neoliberalismo es el llamado “Consenso de Washington”.

Hay un acuerdo generalmente aceptado en las reglas establecidas por dicho “consenso” que el presidente preservará: disciplina presupuestaría, habrá superávit primario de 1 por ciento como proporción del PIB; liberalización comercial, respeto al T-MEC; garantía a los derechos de propiedad, es decir promoción y respecto de la inversión privada nacional y extranjera; autonomía del Banco de México, entiéndase libre flotación del tipo de cambio y política monetaria de objetivos de inflación; entre otras.

Incluso el régimen entrante implementará un ajuste en los salarios de los empleados públicos y una reducción del Estado.

Con esta medida, la nueva administración reconoce indirectamente que el gobierno falla. La escuela de la “elección pública” sostiene que el gobierno puede fallar porque los burócratas buscan maximizar el tamaño del presupuesto y de sus funciones, más allá del nivel socialmente necesario y económicamente eficiente, en la medida que esto les permite aumentar su poder político, económico y electoral.

Recordemos que en el discurso, el presidente reconoció el fin de los “moches”, reingeniería de los programas sociales para evitar duplicidad de recursos, entrega directa de apoyos y subsidios a través de tarjetas de débito, etcétera. Esto es, no más “fallas de gobierno” que propicien el incremento del poder político, económico y electoral de los burócratas. Ejemplos de esto se reconoció en documentos de investigación periodística; la “estafa maestra” la más reciente

Hasta aquí, todo parece indicar que las medidas que alguna vez estableciera el “Consenso de Washington” continuarán, incluso con reducción del Estado. ¿Entonces cuál es la diferencia?

Conceptualmente hablando, en la crítica el nuevo gobierno reconoce explícitamente las “fallas de mercado” que produjo el neoliberalismo.

Esto nos hace pensar que la administración de AMLO, teniendo en cuenta la restricción del uso de la política monetaria y el equilibrio de las finanzas públicas, utilizará como bandera de cambio la política de gasto para influir en la demanda agregada.

La determinación de la demanda agregada por parte del gobierno es la clave para entender con mayor precisión la línea económica del presidente. En dicha determinación podremos vislumbrar los posibles incentivos-distorsiones de mercado y/o hasta las posibles “fallas de gobierno”.

En la siguiente entrega, tras el análisis del presupuesto de egresos –instrumento clave- del próximo año, elucidaremos si estamos ante un paradigma económico o la eficiencia del Estado.

*Director General de Forecastim SC y editor de la revista Triángulo Industrial Bajío. rtrejo@forecastim.mx