A su salud
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

A su salud

COMPARTIR

···

A su salud

En nuestro país, y en gran parte de las sociedades contemporáneas, la medicina está diseñada para curar enfermedades, no para prevenirlas.

Opinión Bajío | Ramón Santillana*
01/04/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La salud es una de las inversiones más subvaluadas por buena parte de la sociedad. Desde hace ya mucho tiempo, la práctica tradicional radica en visitar al médico solamente cuando algún dolor, molestia o síntoma cualquiera rebasa nuestra capacidad de resistencia.

En nuestro país, y en gran parte de las sociedades contemporáneas, la medicina está diseñada para curar enfermedades, no para prevenirlas. Yo mismo soy la personificación de dicha práctica. Nunca voy al dentista para ver cómo van mis dientes; voy cuando ya no soporto el dolor.

Voy con la nutrióloga cuando más de la mitad de mis pantalones no me cierran, y no para evitar el subir de peso. La lista de ejemplos sigue, y prácticamente la mayoría de las personas que conozco responden a ese patrón.

Según la revista Forbes, en México, en promedio, gastamos tres mil 800 pesos al año en medicamentos, los cuales sirven para curar o paliar algunos males. En los sistemas públicos de salud, realizar consultas preventivas no tiene costo, y eso reduciría enormemente los gastos en compra de medicamentos. En los hospitales privados, los costos de ver a un especialista van entre los 600 y hasta los 900 pesos. Es muy oneroso.

Aun así, una consulta preventiva puede ahorrar mucho dinero en medicamentos, hospitalización e intervenciones quirúrgicas.

En el último libro publicado hasta ahora del periodista Andrés Oppenheimer, “¡Sálvese quien pueda!”, le dedica todo un capítulo a este tema.

Su predicción es que en las próximas décadas la medicina se mudará completamente hacia la prevención. A través del uso de softwares potentes como “Watson”, los médicos tendrán herramientas mucho más precisas, acceso a estudios recientes y a los análisis de nuevos medicamentos y sistemas terapéuticos hechos casi a la medida del paciente.

El tema de la salud es sin duda algo que no debemos dejar a la suerte, o al momento en el que ya no podamos aguantar más el dolor.

*Profesor del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro. @jr_santillana