Autos

Probamos la nueva Nissan Pro 4X. Bueno por conocido que...

Con una cara lavada, nuevos juguetes y el mismo buen corazón, Frontier se actualiza como uno de los pick-up referentes, ahora más seguro y completo.

Lo que parece una nueva generación de la pick-up mediana de Nissan, es más similar a una actualización profunda de la plataforma ya conocida. Está basada en la famosa NP300, que ahora se actualiza en términos de tecnología, imagen, equipamiento y calidad general. Sin embargo, Frontier separa su nombre de NP300 para presentarse como un escalón superior dentro de la marca, pero con el mismo perfil de vehículo de trabajo.

Ahora es la NP300 la enfocada en los trabajos rudos, mientras que Frontier está mucho más dirigida en clientes más exigentes que buscan mayor comodidad, equipamiento, y quizá mejores capacidades todoterreno para deportes de aventura y escapadas ocasionales fuera del asfalto.

Antes y después

Más de 80 años de historia global y 54 años de producción en México engloban a Frontier. La historia de las camionetas de Nissan y la tradición mexicana se inició con la producción de una de las camionetas más emblemáticas en México, la Datsun Bluebird (Delux 520).

En 1966 se inauguró el primer complejo de manufactura de Nissan construido fuera de Japón, la planta de CIVAC, en el estado de Morelos, mismo que se convirtió en el hogar de la pick-up de Nissan desde entonces. Tras 54 años de manufactura de este modelo en Morelos, al día de hoy han salido de esa línea de producción más de 1.6 millones de pick-ups entre todas sus generaciones y versiones.

Estamos oficialmente ante la cuarta generación de NP300, es decir, la misma plataforma D23 presentada desde 2015, sin muchas novedades técnico/mecánicas, pero sí una actualización profunda. Quisiéramos llamarlo un midchange, pero en realidad no es más que un facelift muy profundo del conocido NP300 Frontier de años recientes.

Más por Más

Claro, se ve diferente, y eso es evidente desde afuera. Nuevas fascias, parrilla, faros con iluminación LED, algunas piezas evolucionadas en la carrocería, y hasta versiones como ésta, que le dan el nombre PRO-4X proveniente de la Nissan D40, y que aún se vende en su generación anterior pero con motor V6. Dicho de otra forma, ahora pagamos más por una pick-up que se vende desde el 2014 y con un motor más pequeño.

Pero eso no es malo, si bien la PRO-4X perdió dos cilindros, gana mucho en términos de seguridad, equipamiento, calidad e imagen, mientras mantiene sus capacidades todoterreno y al mismo tiempo reduce un poco el consumo de combustible.

Es por dentro donde más vemos que se trata de una actualización, pues hay muchas piezas que nos recuerdan al modelo anterior y que ahora conviven con otras nuevas y mucho más equipamiento, haciendo que se sienta más moderna.

Volante de nueva generación, cuadro de instrumentos análogo, pantalla del sistema de infoentretenimiento moderna, conexiones para teléfonos inteligentes y hasta climatizador automático, son el estándar en esta versión tope de gama de Frontier. Se siente bien hecha, con calidad y de buenos materiales aunque de acabados un poco espartanos, pero sobretodo es actual y cómoda.

Detalles como la posición de manejo y la visibilidad no cambian en absoluto, pero sí aspectos de seguridad, con más asistentes al manejo, bolsas de aire para todos en esta versión, cámaras 360, Nissan Intelligent Mobility y hasta conectividad inalámbrica a bordo.

Opciones de Fuerza

Una de las cosas que agradecemos no hayan cambiado, esta la oferta de motores. Exceptuando esta versión, el resto de la gama Frontier 2021 puede montar un motor a gasolina o uno diésel, ambos de cuatro cilindros. 2.5 l de desplazamiento, hasta 188 hp y 332 libras-pie. ¿Qué más se puede necesitar? Sí, extrañamos el motor V6, pero opcionalmente también podemos elegir una caja manual de seis o una automática de siete. Para el manejo diario, salidas a carretera, o cargar cualquier cosa en la batea, es más que suficiente.

Pero si queremos más, las versiones tope de gama, y en particular esta PRO-4X, tienen toda la farmacia para hacer de esta pick-up un verdadero todo terreno. Suspensión trasera multi link, excelentes ángulos de entrada y salida, muy buena altura del suelo, neumáticos todo terreno, diferencial trasero de deslizamiento limitado bloqueable, caja reductora conectable en movimiento y eje delantero conectable, lo hacen un real y capaz 4x4.

El motor a gasolina de esta versión no es ninguna maravilla a la hora de acelerar, pues las relaciones de la caja están más enfocadas en entregar un buen par en las ruedas para nunca quedarnos atascados. Si lo que queremos es velocidad, habrá que buscar en otro lado. Sin embargo, ahora contamos con asistentes de manejo como control de descenso en pendientes, control de arranque en pendientes y hasta un monitor 360 especial para 4x4 que nos ayudará llegar a cualquier lugar sin siquiera raspar un rin.

El resto del manejo permanece prácticamente igual. Una dirección un poco lenta pero precisa y robusta; frenos que están a la altura no sólo del peso sino de sus capacidades de carga y arrastre; una suspensión bastante refinada que puede tanto cargar como ser ágil en el todoterreno; y una facilidad y naturaleza de manejo a la que no es difícil acostumbrarse.

Se ve muy bien, es mucho más moderna, equipada y segura, y hasta se actualiza en términos de conectividad, pero no conocíamos antes una PRO-4X con apenas cuatro cilindros, y aún así es algunos miles de pesos más cara que la PRO-4X V6 de la generación D40 que aún está la venta. ¿Es una buena compra?, Sí, definitivamente, y lo mejor es que hay muchas versiones para todos los bolsillos y necesidades, además de que abajo hay aún más versiones más de la NP300 enfocada exclusivamente en trabajo.

Ficha Técnica

Motor

L4, 2.5 l, aspirado / turbo diesel, 166/ 188 hp

Transmisión

Manual de 6 velocidades o AT de siete, tracción trasera o integral conectable

Desempeño

Vel. Máx. N.D.

0-100 km/h: N.D.

Rendimiento

11.0 / 12.6 km/l, tanque: 80 l, autonomía 880 / 1,008 km

Neumáticos

255/65 R17 +AT

Seguridad

Seis bolsas de aire, ABS, EBD, LSD, VDC , HSA, HDC, TSA, AVM, MOD, EB, FCW y DA

Gama de precios

De 10,000 a 546,000 MXN

Unidad probada

PRO-4X: 653,976 MXN