menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Porsche 718 Boxster GTS 4.0: Clásico instantáneo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Porsche 718 Boxster GTS 4.0: Clásico instantáneo

bulletEstamos frente a uno de los Porsche más puristas de la historia. Potencia, mecánica tradicional y sólo el cielo como testigo: la fórmula perfecta.

EISA MULTIMEDIOS / Carlos Sandoval / Sandovalsky
23/02/2021
Porsche 718 Boxster GTS 4.0
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Bajo el hermoso cascarón de una de las más recientes versiones del 718 se esconde uno de los Porsche más puristas a la fecha. No es cualquier 718, pues el bóxer atmosférico más grande de la marca se ubica entre los dos ejes, una caja manual lleva la tracción a las ruedas traseras, mientras que el cielo se abrirá ante nosotros ilimitadamente cuando guardemos la capota de lona.

718 GTS 4.0, como el resto de la línea GTS, está enfocado en los conductores más exigentes, esos que aún disfrutan de la conexión mecánica con el auto, ofreciendo experiencias de manejo únicas.

Así como el resto de la gama GTS, el 718 4.0 está diseñado para los conductores más exigentes
Así como el resto de la gama GTS, el 718 4.0 está diseñado para los conductores más exigentesSandowalsky

Técnicamente, esta versión está basada en la más rara y cara 718 Spyder, el convertible del 718 Cayman GT4, con apenas 20 hp menos que estos. Los GT4 y Spyder llegaron como una producción limitada de este compacto coupé, pero el GTS da continuidad a ese espíritu de manejo, quizá con menos exclusividad, pero con características similares, planteándose como una compra más inteligente.

Por fuera tiene detalles que lo hacen distinto del 718, pero no tan radical como el Spyder, pero al igual que este, se incluyen en opción los frenos carbonocerámicos para complementar el desempeño dinámico.

Cuenta con elementos que lo distinguen de un 718 convencional, aunque no sean tan radicales como en el Spyder
Cuenta con elementos que lo distinguen de un 718 convencional, aunque no sean tan radicales como en el SpyderSandowalsky

En estricta teoría, estamos frente a un roadster (coupé biplaza convertible) de motor central, el motor atmosférico más grande dentro de la gama Porsche y quizá el último gran motor atmosférico de la marca ahora que la electrificación va a toda marcha en grupo VW.

Si lo tuyo es el manejo purista, la vieja escuela de motores que rugen sin asistencias, turbos ni nada que los adorne, este es probablemente el último Porsche que se podrá conseguir con características similares, sobre todo porque a pesar de la superioridad técnica del 911, todas sus versiones son turbo hoy en día.

Por dentro es como cualquier otro 718. Mucha calidad, materiales de primera, ensambles excepcionales y mucha tecnología son el estándar. No obstante, ya se comienza a sentir un poco rezagado respecto al 911 en términos de calidad, no porque 718 sea malo, sino por que la nueva generación de 911 es excepcionalmente buena. Sin embargo, y más allá de equipamiento y materiales, lo mejor del 718 GTS 4.0 es, como deberíamos esperar, el manejo.

Los interiores de este 718 no son malos, pero ya se sienten un poco rezagados en comparación con los del 911
Los interiores de este 718 no son malos, pero ya se sienten un poco rezagados en comparación con los del 911Sandowalsky

Muchos de los elementos que son opcionales en los 718 de entrada a la gama, aquí vienen de serie, y pocas opciones quedan disponibles para equipar, aunque, como siempre en Porsche, todo es personalizable. Más equipo, colores, acabados y alternativas siempre serán posibles.

De serie llega con el diferencial autoblocante mecánico trasero controlado electrónicamente (Porsche Torque Vectoring), la suspensión PASM deportiva de dureza variable rebajada en 20 mm (Porsche Active Suspension Management), los soportes del motor y de la caja de cambios de dureza variable (Porsche Active Drivetrain Mounts), el Paquete Sport Chrono. Si el dueño lo desea, puede pedir que la suspensión sea sólo rebajada en 10 mm.

Frenos de acero con opción a carbonocerámicos hacen que este ligero coupé convertible sea tan rápido para detenernos como para acelerar. A diferencia de la pasada generación de GTS con motor de cuatro cilindros turbo, ahora es considerablemente más potente y rápido, pero apenas un poco por debajo del 718 Spyder, pues comparten motor con un poco de menos potencia.

Se trata de un bóxer de seis cilindros opuestos, 4.0 litros de desplazamiento y aspiración atmosférica, el más grande de su tipo fabricado por Porsche. Muy probablemente se trate del último motor así en la marca, pues en adelante es factible que sólo veamos motores turbo y eléctricos, lo que convierte a este modelo es uno de los que deberían marcar el final en una época en la marca de Stuttgart, algo digno de considerar para una colección.

Al igual que el Spyder, el GTS puede pedirse con una caja manual de siete velocidades, una también de las últimas en su tipo, aunque a diferencia de este, el GTS sí puede pedirse con caja PDK de siete relaciones, aunque si nos preguntan, la manual es la correcta elección aquí, pues termina de darle ese sabor de la vieja escuela.

El manejo de este 718 a nivel de mar nos invitaron a exigirle a este gran motor
El manejo de este 718 a nivel de mar nos invitaron a exigirle a este gran motorSandowalsky

Acelerar a fondo con un motor de estas dimensiones a nivel del mar no tiene comparación, es una delicia para los sentidos, desde a progresividad de la entrega de par desde abajo del tacómetro, hasta estirar las rpm al límite para extraer el máximo desempeño y casi rozar los 300 km/h, poco menos que el Spyder y apenas una décima de segundo detrás en el cero a 100 km/h.

La dirección es más precisa y rápida que el bisturí de Dr. House, los frenos cerámicos son una pasada como desde su primera generación, y mientras más abusamos de ellos, mejor frenan. Además, con el motor al centro, dar vuelta en esta bala es siempre una gozadera, con suspensiones ajustables, soportes de caja y motor dinámicos y la característica puesta a punto de cualquier Porsche.