Mercedes-Benz Clase G: Un lujo imparable
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mercedes-Benz Clase G: Un lujo imparable

COMPARTIR

···

Mercedes-Benz Clase G: Un lujo imparable

La reinterpretación de un clásico, uno de los más capaces 4x4 del mundo, ahora es un vehículo híper moderno, lujoso, de mejor manejo e igual de capaz que siempre.

EISA MULTIMEDIOS | Sandowalsky / Carlos Sandoval
20/09/2019
Con todo y las actualizaciones, sigue siendo un 4x4 con el esquema tradicional de carrocería sobre bastidor, no es un monocasco moderno.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Pusimos las manos sobre uno de los todoterreno más exclusivo del mundo, uno que nos deja claro que las grandes capacidades fuera del asfalto no tienen por qué estar peleadas con la calidad general de producto, y que además derrocha lujo y tecnología en cada esquina.

La primera vez que lo conocimos en el Autoshow de Detroit del año pasado, parecía que no se trataba más que de un facelift, pues las formas generales se mantenían casi imperceptibles respecto a la muy longeva primera generación que estuvo en el mercado de 1979 hasta 2018.

Respecto a su predecesor, es 12 cm más ancho, 5 cm más largo y 6 mm más alto sobre el suelo, pero al mismo tiempo perdió en promedio 170 kg de peso respecto a las versiones equivalentes. No obstante, sigue utilizando el mismo código de modelo, W463, lo que nos habla de un muy profundo midchange más que de una generación 100% nueva.

Sin embargo, el manejo sí que ha mejorado con estos ligeros cambios, haciéndolo más refinado, preciso y cómodo, esto en gran medida por el nuevo esquema de suspensión delantera independiente. Además, la caja reductora es aún más corta en la relación final, lo que lo hace aún más capaz en las situaciones más comprometedoras fuera del asfalto.

Al interior, todo es nuevo, desde los asientos, hasta el hermoso tablero heredado de modelos como el Clase S, con una enorme pantalla superior que integra el cuadro de instrumentos y el centro de infoentretenimiento, y niveles de equipamiento nunca antes disponibles en Classe G, incluido un nuevo sistema de sonido Burmester en el G 500 que manejamos.

Al final, el nuevo Clase G no parece 100% nuevo, pero ha evolucionado tanto que merece ser llamada segunda generación. Quizá esperábamos algo más radical como lo que hizo Land Rover con el nuevo Defender, pero Clase G se sigue manteniendo un escalón arriba en cuanto a lujo y exclusividad, y claro, por casi tres millones de pesos es lo menos que podríamos esperar.

A pesar de que mantiene formas del pasado, el nuevo Clase G es 100% 2019, con LEDs y lo último en iluminación.
A pesar de que mantiene formas del pasado, el nuevo Clase G es 100% 2019, con LEDs y lo último en iluminación.Sandowalsky