KIA Forte GT SN Y HB, pequeños diablillos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

KIA Forte GT SN Y HB, pequeños diablillos

COMPARTIR

···
menu-trigger

KIA Forte GT SN Y HB, pequeños diablillos

bulletLa gama de GT de Kia se puso de lo más interesante este año con la incorporación de las variantes picantes de Forte, tanto en carrocería hatchback como sedán. Los manejamos juntos y no sabemos cuál nos quedaríamos.

EISA MULTIMEDIOS | Por: Carlos Sandoval
13/12/2019
La mayor diferencia entre estos dos hermanos es la capacidad de almacenamiento en la cajuela.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La única diferencia entre estos dos hermanos picantes es el tipo de carrocería, y con ello, la capacidad de almacenamiento en la cajuela.

Temas de transmisión, motorización y otros detalles son iguales en ambos modelos, haciendo que la experiencia de manejo también sea muy similar. La diferencia radica más en gustos personales que en desempeño del vehículo.

El Forte GT, a pesar de portar con honores la más alta insignia de la marca, no es un deportivo del todo, es un auto bien descrito en la introducción y que llega a hacer ruido entre los hatchback compactos y los hothatch de alto rendimiento.

El apellido GT en Kia hace alusión a deportividad o al sabor a ella, y lo manifiestan en sus vehículos con pequeños detallitos como pedales de aluminio, costuras contrastantes, asientos deportivos, detalles rojos en la parrilla y el emblema de las dos iniciales al frente, asientos y parte trasera.

Adicional a esto, las mayores diferencias son: el motor, un 1.6 l turbo de 201 hp. Se trata del mismo motor que montan otros modelos picantes de Kia hace años, pero ahora puede ser emparejado con una caja manual de seis velocidades, o una automática de doble embrague de siete.

Es con la segunda que se obtienen mejores aceleraciones y consumos, pero es con la manual con la que más nos divertimos.

En conjunto puede hacer el 0-100 km/h 7.5 s con una máxima que llega a 215 km/h. Adicional a esto, las suspensiones del Forte GT son un tanto más firmes, sin llegar a ser deportivas e incómodas; es más bajo respecto al suelo, tiene discos delanteros de 305 mm que son muy buenos y difíciles de llevar al límite, y monta un esquema de suspensión trasera independiente muy bien puesto a punto.

El Forte GT HB es más corto que el sedán y “pierde” más de 100 litros de cajuela respecto a este, pero gana en practicidad e imagen, dejando casi el mismo desempeño dinámico para ambas carrocerías.

Al volante es un auto ágil, y gracias a la incorporación de un turbo twin-scroll, prácticamente no hay retraso en la entrega de potencia, aunque aceleremos a fondo desde ceros.

El pequeño 1.6 l funciona de maravilla desde las 1,500 rpm y hasta las 4,500, donde se nota rápidamente la caída en la entrega de par, lo que nos obliga a más cambios de marcha a ritmos rápidos.

Nos imaginamos perfecto un hipotético Forte GT S con el 2.0 l turbo del Stinger GT Line y sus 250 hp, muy al estilo de su primo el Hyundai Veloster N, pero eso sólo vive en nuestros sueños.

La mayor diferencia de estos autos es su motor.
La mayor diferencia de estos autos es su motor. Cortesía