Autos

¿Comprarías una pick-up eléctrica hecha por Amazon?

Rivian, la fabricante de pick-ups y SUV eléctricos, está en negociaciones con el gigante del comercio electrónico para construir camionetas eléctricas.

Las camionetas pick-up enchufables parecen ser la próxima frontera en la incipiente industria de vehículos eléctricos, ya que la startup Rivian Automotive estaría negociando con General Motors y Amazon, aunque el gigante del comercio electrónico lleva la delantera.

Dado que las preferencias de los consumidores se trasladan a los vehículos más grandes y las camionetas son normalmente los modelos más rentables para las fabricantes de automóviles establecidas, analistas señalan que la decisión de producir camionetas eléctricas casi se daba por hecha.

"Las camionetas eléctricas tienen sentido por varias razones", escribió el analista de Morgan Stanley, Adam Jonas. Destacó los beneficios del alto torque para remolcar y transportar, la capacidad de cargar herramientas eléctricas y un punto de precio más alto que permite a las empresas traspasar mayores costos.

Jonas estima que el segmento de camionetas de tamaño completo representa más del 100 por ciento de las ganancias automotrices mundiales para General Motors y Ford, y la mayoría de las ganancias globales de Fiat Chrysler.

GM, Amazon y Rivian no han confirmado las conversaciones, aunque la idea cuenta con respaldo en Wall Street. "Si bien creemos que las camionetas eléctricas no son el futuro a corto plazo para GM (la demanda no está a un precio rentable), sí son su futuro a largo plazo", escribió en una nota el analista de Evercore ISI Arndt Ellinghorst.

Rivian quiere competir con Tesla, que tiene en el horno su primer SUV, el Model Y, y su primera pick-up, que esperamos conocer este verano. La fabricante estadounidense planea lanzar su SUV R1S y su pick-up R1T en Estados Unidos a finales de 2020.

Amazon podría estar interesada en utilizar la plataforma de vehículos eléctricos de Rivian para reforzar sus necesidades logísticas; es decir, actuar como la base para una flota de furgonetas que funcionan con baterías para facilitar las entregas que dependen actualmente de socios tradicionales como UPS.