Buick Encore GX, el 'adulto rejuvenecido' de lujo llega a México
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Buick Encore GX, el 'adulto rejuvenecido' de lujo llega a México

COMPARTIR

···
menu-trigger

Buick Encore GX, el 'adulto rejuvenecido' de lujo llega a México

bulletGeneral Motors apostó en grande con la llegada de su nuevo SUV compacto: el Buick Encore GX, modelo con el que busca competir en el competitivo mercado de los SUVs… pero tiene con qué.

Por Daniel Miranda
17/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La nueva fórmula de Buick está clara: tomar modelos populares de su familia, equiparlos hasta los dientes, y reducir el tamaño de sus motores en búsqueda de mayor eficiencia, agregando un pequeño turbo. Algo de aplaudir, son las nuevas líneas de diseño, sin quitar la esencia de sus modelos.

Antes Buick era casi sinónimo del cliché de señoras que sólo transitaban de su casa al café. Ahora, con una parrilla más agresiva, una figura más atlética, un sutil uso del cromo, rines de aluminio de 18 pulgadas y techo panorámico en todas sus versiones, este crossover seguramente atraerá las miradas de un público más joven y activo.

En cuestiones de equipamiento, a este Buick Encore GX no le falta nada. A nuestro parecer, el diseño del tablero apenas cumple con el estándar de lujo, los materiales están bien ensamblados, pero los plásticos duros no fueron de nuestro total agrado. Podemos encontrar diseños más elaborados por un menor precio, tal como en el Audi Q2 o bien el Mazda CX-30.

Pusimos a prueba la camioneta en situaciones de tránsito pesado, se sintió ágil al recorrer las pequeñas calles del centro histórico de Oaxaca, el tamaño nos ayudó a colarnos entre los coches y poder salir rápido del apuro. Los ingenieros de GM lograron reducir el peso en 87 kilos, y junto con el turbo, podemos decir que los 155 hp y 173 lb-pie de par nos ayudaron a realizar rebases con facilidad en la carretera, tanto en rectas como en zonas de curvas. Cabe recalcar que el lag del turbo resultó mínimo. La velocidad no se sentía a bordo, llegamos a los 150 km/h sin habernos percatado. De vez en cuando hay que echarle un ojo al velocímetro para no circular demasiado rápido.

El cambio era justo y necesario para Buick Encore, le sienta bien el nuevo diseño y de primera instancia la transmisión CVT (una de las mayores preocupaciones) respondió de manera positiva. Esperemos que con el paso de los años no falle ni decepcione a sus dueños. A nosotros nos gustó.