Será año negativo para commodities y petróleo: UBS
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Será año negativo para commodities y petróleo: UBS

COMPARTIR

···
menu-trigger
Archivo

Será año negativo para commodities y petróleo: UBS

bullet

22/01/2014
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
 
Leticia Hernández
 

Las materias primas enfrentarán otro año con precios a la baja, principalmente para el crudo y el oro, el primero impactado por una sobreoferta mundial que arrastrará hasta 10 por ciento su cotización, y el segundo por la perspectiva de mejoría en la economía global que desalienta su compra como inversión-refugio.
 
“El perfil de rendimiento-riesgo de materias primas para el 2014 es bastante negativo, considerando una canasta integrada por energía, metales básicos, preciosos y exposición a materias primas agropecuarias, se prevé una caída de tres por ciento en su precio; mucho depende del sector energético, en donde se espera una contracción de casi 10 por ciento en el precio del petróleo, así como también una depreciación importante en el precio del oro. Aunque para los metales básicos, el perfil mejora con las perspectivas económicas globales, es insuficiente para contrarrestar la caída en los otros sectores”, explicó Dominic Schnider, economista en jefe de UBS en materias primas.
 
En entrevista con EL FINANCIERO, dijo que la sobreproducción es el problema principal dentro del sector energético en este año, “propiciada sobre todo en Estados Unidos con un crecimiento de 0.8 millones de barriles diarios y puede ser aún más, en tanto que a nivel internacional se verá un incremento de 1.7 millones de barriles, lo que es bastante si se toma en cuenta que la demanda crecerá apenas 1.3 millones de barriles diarios”, dijo.
 
En este sentido, aseguró que “se necesita la intervención de la OPEP para estabilizar el precio cercano a los 100 dólares por barril en el crudo Brent como referencia internacional, y para la mezcla mexicana se podría estabilizar en 90 dólares por barril”, recomendó.
 
El especialista agregó que los metales preciosos son algunos de los que se ven más afectados por la disminución del programa de compra de bonos por parte de la Reserva de Estados Unidos, ya que se da por una cuestión de mejoría de la economía, lo que resta interés de los inversionistas por comprar oro como refugio.
 
“Hoy faltan compradores de oro y por eso podría caer su precio a mil 50 dólares en los próximos 12 meses, los interesados en este metal están en Asia, pero piden un descuento para llenar ese vacío que deja el mercado primario”, dijo.
 
Explicó que Latinoamérica, que fue el gran beneficiado del alza en los precios de las materias primas en los últimos años, ahora enfrenta el escenario opuesto, ya que no habrá un aumento en términos reales y el problema más grande es que las inversiones van a caer en el sector minero y la contracción en sus exportaciones se reflejará en la cuenta corriente.
 
“Esto implica un efecto impacto negativo sobre el crecimiento económico de la región porque ha sido su soporte en los últimos años, además, otro es un impacto sobre la cuenta corriente, así que son dos formas en las que afecta negativamente a Latinoamérica, con un menor crecimiento económico y estructural”, comentó Schnider.
 
México retomaría liderazgo
 
Bajo la expectativa de que los precios de las materias primas se mantengan cercanos a los niveles actuales o ligeramente por debajo, México se puede beneficiar de la falta de inversiones al resto de Latinoamérica ya que tiene las condiciones para atraer esos flujos.
 
“Con el tema de las reformas estructurales, los inversionistas empezaran a ver a México como un destino más atractivo de inversión y no tanto al resto de los países de Latinoamérica”, expuso Mónica de la Grange, economista en jefe para banca privada de UBS en México.
 
Aunque habrá países que crecerán más rápido en la región como Perú o Colombia, identificó a México como el que mostrará la aceleración más fuerte de crecimiento del PIB en toda la región.
 
“Comparándolo con Brasil para los próximos cinco años el crecimiento de México será de por lo menos uno a 1.5 puntos por arriba del de Brasil en donde existe una reacción adversa de los inversionistas hacia los activos cariocas con el tema de las alzas en las tasas de interés con el tapering en Estados Unidos, es una economía mucho más vulnerable ante esta subida de tasas y el impacto de la nueva dinámica de política monetaria global”, dijo.
 
Por el lado contrario, destacó el posicionamiento de México con amplias reservas internacionales, expectativas de mejoras de fundamentales, de las perspectivas de crecimiento y el potencial de aumentar el PIB, con las inversiones que traerá la aprobación de las reformas estructurales.
 
En términos de la moneda, De la Grange dijo que el peso se ha convertido en una moneda importante.
 
“Hoy solamente un tercio de las operaciones de compra-venta de pesos se realizan dentro de México, es una moneda completamente internacional, de las cinco más operadas en el mundo y la más operada procedente de mercados emergentes, y esto nos demuestra que va más allá de lo que le pase a México y de los impactos del tapering”, comentó en entrevista.