Nueva burbuja de las puntocom, ¿en puerta?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Nueva burbuja de las puntocom, ¿en puerta?

COMPARTIR

···
menu-trigger
Archivo

Nueva burbuja de las puntocom, ¿en puerta?

bullet

25/01/2014
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
 
New York Times News Service
 

NUEVA YORK.– El año pasado, parecía que Fab.com, un minorista en línea que vende alto diseño asequible, pudiera convertirse en el siguiente Amazon. Sin embargo, apenas unos meses después, pareciera que pudiera llegar a ser el próximo Pets.com.
 
Capitalistas aventureros conocidos, incluida la firma Andreessen Horowitz, invirtieron dinero en la compañía en los últimos años, atraídos por su asombroso ritmo de crecimiento. Después de recaudar unos 170 millones de dólares en financiamiento aventurero, Fab aceptó 150 millones de dólares adicionales en junio, una ronda que valuó a la compañía en mil millones de dólares y la catapultó al club de las empresas incipientes tecnológicas que superaron ese valor e incluyen a Snapchat, Pinterest, Evernote, Spotify y Dropbox.
 
Pero, para finales del verano, Fab había caído de esa élite. En medio de problemas financieros, despidió a cientos d empleados. Un cofundador y director operativo de la compañía la dejó. Su valoración se hundió por debajo de los mil millones de dólares, dejando a algunos inversionistas con una inversión devaluada.
 
El ascenso y tropiezos de Fab demuestran cuan rápidamente puede cambiar la fortuna de las empresas incipientes. En el vertiginoso apogeo de la compañía, también ilustró porqué algunas valoraciones de más de mil millones de dólares han despertado inquietudes sobre una nueva burbuja de empresas puntocom.
 
“Predecir lo que está subvaluado y lo que está sobrevaluado es fabulosamente difícil”, dijo Josh Lerner, profesor de emprendedurismo en la Escuela de Negocios de Harvard. “Es contradictorio ver a una compañía joven y altamente valorada y decir que está mal, pero en ocasiones lo está”.
 
Fab declinó hacer comentarios para este artículo.
 
El crecimiento del club de los mil millones de dólares ha eclipsado a la exuberancia de hace más de una década.
 
En los tres años transcurridos de 2011 a 2013, hubo al menos 34 inversiones que valuaron las compañías en mil millones de dólares o más, según Dow Jones VentureSource, comparado con 16 entre 1998 y 2000.
 
Sin embargo, es más que un frenesí especulativo lo que está impulsando las valoraciones de estas compañías. Varios cambios en los mercados de capital, la industria del capital aventurero y los mercados de capital público han conspirado para facilitar más que nunca que las empresas incipientes no sometidas a prueba sean valoradas en mil millones de dólares o más.
 
Por un lado, los mercados accionario y de fusiones han demostrado que muchas valoraciones de gran altura de compañías están justificadas. Las acciones de Facebook se han elevado después de sus primeros tropiezos. Compañías recientemente públicas como Twitter se están desempeñando bien. E Instagram y Tumblr se vendieron por más de mil millones de dólares cada una, alentando a los capitalistas aventureros.
 
“Varias compañías de alto perfil en el espacio de las redes sociales han sido exitosas”, dijo Lerner. “Está creando un ciclo de retroalimentación”.
 
Otro factor que impulsa las valoraciones es el aumento de 38 por ciento el año pasado en el índice compuesto Nasdaq, el cual incluye a muchas compañías de tecnología. Para los inversionistas aventureros ansiosos de encontrar el próximo gran éxito, el mercado accionario saludable actúa como una luz verde para seguir invirtiendo dinero en compañías privadas que pudieran cotizarse públicamente o venderse.
 
“Siempre se da esta larga y casi irracional exuberancia vinculada al entusiasmo, excitación y crecimiento de una compañía cuando la economía va bien”, dijo Jayshree Ullal, director ejecutivo de Arista Networks, una compañía de relacionamiento en la nube valuada según se dice en cerca de 2 mil 500 millones de dólares.
 
Lo que es más, la disponibilidad de financiamiento barato para las compañías e inversionistas, que ha ayudado a animar al mercado bursátil, está permitiendo que los inversionistas fácilmente financien convenios y presten dinero.
 
Los fondos de pensión y las fundaciones están invirtiendo más dinero en fondos aventureros. En el tercer trimestre, las firmas de capital aventurero recaudaron 4 mil 100 millones de dólares, un aumento de 28 por ciento respecto del trimestre anterior, según la Asociación Nacional de Capital Aventurero.
 
Y con tanto dinero a su disposición, los fondos aventureros están compitiendo entre sí para invertir el dinero, un proceso que a menudo impulsa las valoraciones.
 
Cuando el servicio para compartir traslados Lyft estaba buscando recaudar una nueva ronda de financiamiento el año pasado, muchas firmas, incluida Greylock Partners, estuvieron interesadas en invertir. Pero antes de que pudieran ofrecer algo de efectivo a Lyft, Andreessen Horowitz intervino con una oferta que Lyft no podía rechazar, según personas informadas de la situación.
 
Andreessen Horowitz es conocida en Silicon Valley por esas tácticas, habiendo tenido éxito con compañías como Facebook, Twitter y Skype. Según CB Insights, que da seguimiento a la inversión aventurera, el tamaño promedio de la inversión de la firma fue sustancialmente más alto que el de los rivales New Enterprise Associates y Greylock.
 
Pero Andreessen Horowitz no es el único. En el tercer trimestre de 2013, las firmas de capital aventurero invirtieron 7 mil 800 millones de dólares, un aumento de 12 por ciento respecto del trimestre anterior, según la asociación de capital aventurero y PricewaterhouseCoopers.
 
La competencia es especialmente dura cuando se trata de inversiones en la última etapa en las compañías de tecnología de mil millones de dólares más admiradas, un grupo que incluye a compañías como Square, Box y Uber.
 
Y la pelea se está volviendo más fiera conforme nuevos inversionistas se disponen a competir con los fondos aventureros. La competencia de parte de inversionistas en las últimas etapas como Meritech Capital, Institutional Venture Partners y fondos compensatorios como Tiger Global y Valiant Capital Management ha impulsado al alza las valoraciones.
 
Estos fondos esperan rendimientos más bajos que los capitalistas aventureros, de manera que asumen menos riesgo al invertir en compañías más maduras que son apuestas más seguras.
 
“Si usted tuviera los fondos y necesitara básicamente desplegar porciones bastante grandes del capital, ¿no preferiría invertir en cosas que parecen seguras?”, dijo Aileen Lee, fundadora de Cowboy Ventures. En una publicación de blog ampliamente leída sobre compañías tecnológicas que valen más de mil millones de dólares, Lee llamó al grupo el “Club del Unicornio”.
 
En mayo pasado, Evernote, una compañía que hace una aplicación de productividad, recaudó dinero que elevó significativamente más su valoración. Apenas siete meses después, el interés de Valiant, un fondo compensatorio basado en San Francisco que también invirtió en Dropbox, y la afiliada de AGC Equity Parnters m8 Capital, elevaron la valoración a 2 mil millones de dólares, según se dice.
 
Aquellas firmas aventureras que no pueden invertir en las compañías principales, se inclinan por distribuir sus inversiones entre un conjunto amplio de compañías, muchas de las cuales son derivados.
 
Cuando el sitio de ofertas Groupon estaba prosperando, por ejemplo, grandes inversionistas que incluyeron a Amazon invirtieron dinero en el rival LivingSocial. Por un tiempo, la compañía fue valorada en más de mil 500 millones de dólares. Pero en febrero, LivingSocial recibió 100 millones de dólares en nuevo financiamiento a una valoración menor, un llamado redondeo a la baja.
 
“Estos fondos tienen mucho dinero e invierten en cualquier cosa que parezca atractiva”, dijo Alexander Ljungqvist, profesor de finanzas de la Universidad de Nueva York. “Es como lanzar espagueti a la pared y ver cuál se pega”.
 
Pero muchos inversionistas afirman que las compañías jóvenes algún día justificarán sus valoraciones asombrosas.
 
“Las valoraciones nunca son un reflejo del desempeño de hoy, es un reflejo de la oportunidad a futuro”, dijo Ullal de Arista Networks. “La mayoría de estas compañías alcanzan sus valoraciones con creces y las que no se quedan en el camino”.
 
Y los impulsores de la tecnología señalan que el mercado para las compañías de Internet es más grande que hace 15 años.
 
“En el último ciclo, había apenas 500 millones de personas en línea, y todas estaban en módems de 56k”, dijo David Lee de SV Angel, un inversionista en etapas tempranas. “Para 2015, habrá 5 mil millones de personas con una supercomputadora en sus manos”.
 
Sin embargo, para algunos, Fab y otras compañías que alcanzan valoraciones altas son un signo de que demasiado dinero está a la caza de muy pocas buenas ideas.
 
“Este es un drama que se ha desarrollado muchas veces antes”, dijo Lerner de Harvard. “La música inevitablemente se detiene en algún momento”.