Grupos de autodefensa, en la mira
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Grupos de autodefensa, en la mira

COMPARTIR

···
menu-trigger
Archivo

Grupos de autodefensa, en la mira

bullet

31/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Fernando Ramírez de Aguilar L.
 
 
La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) tiene varias investigaciones de oficio en curso por casos relacionados con los movimientos y grupos de autodefensa que se han comenzado a conformar en los estados de Guerrero, Michoacán y Chiapas, ante los altos niveles de inseguridad.
 
El primer caso que comenzó a indagar la CNDH es por el grupo de autodefensa conformado por diferentes organizaciones ciudadanas de Ayutla de los Libres, San Marcos y Tecoanapa, entre otros municipios del estado de Guerrero.
 
Desde  hace 21 días, “policías  comunitarios” han  tomado el control de la seguridad en esos municipios de la Costa Chica, a través  de retenes con personal armado, toques de queda y suspensión de clases ante el temor de ser víctimas de la delincuencia organizada. El gobernador de Guerrero, Ángel Heladio Aguirre Rivero, no sólo los ha avalado sino que los está apoyando con recursos.
 
La CNDH consideró que la seguridad pública es un derecho humano, constitucional y que está relacionado directamente con el  concepto de estado de derecho y de paz pública.
 
Además, recordó que el artículo 17 de la Constitución establece  que  ninguna  persona  puede hacerse justicia por sí misma ni ejercer violencia para reclamar su derecho.
 
El segundo caso tiene que ver con 13 familias indígenas tzotziles  que fueron desplazadas del Ejido Chigtón, Chiapas, por indicaciones de  las  autoridades comunales, al oponerse a acatar decisiones  arbitrarias, como manifestaciones públicas en diversas vías de comunicación y hacer guardias policíacas.
 
Los integrantes del comisariado ejidal les suspendieron servicios, como el acceso al agua potable, a la clínica de salud, a los apoyos federales, estatales y a las escuelas. Además, los golpearon, los despojaron de sus  parcelas y los expulsaron de su comunidad, por lo  que pusieron en conocimiento de las diversas autoridades  estatales  esos  hechos.
 
El tercer caso que investiga la CNDH, es un expediente de queja con motivo de los hechos violentos que se suscitaron entre comuneros de Santa María Ostula y pequeños propietarios de “La Placita”, pertenecientes al municipio de Aquila, Michoacán.
 
Los quejosos manifestaron que entre el 6 de octubre y el 6 de diciembre de 2011, ocurrieron diversos homicidios y la desaparición de varios ejidatarios, sin que a la fecha se hayan ejercido las acciones penales correspondientes ni se hayan logrado restablecer la paz y el orden públicos.
 
Destacaron, el homicidio del activista indígena Pedro Leyva Domínguez, representante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad  y de José Trinidad de la Cruz Crisóstomo, comunero de Santa María Ostula, al igual que la desaparición de Gerardo Vera Orcino, Javier Martínez Robles y Francisco de Asís Manuel, pertenecientes a esa población.
 
Desde el momento en que se tuvo conocimiento de los hechos sobre la presunta violación a los derechos humanos, la CNDH acudió al municipio y zona en conflicto donde solicitó información a las autoridades federales, estatales y municipales, a fin de conocer los antecedentes del asunto y allegarse de las constancias que permitan conocer la verdad de estos lamentables hechos.
 
Por lo anterior, la CNDH considera urgente que las autoridades, federales  y estatales  impulsen mecanismos que  permitan la  atención  y  protección de la población y garanticen su seguridad a plenitud.
 
La CNDH consideró urgente que las autoridades federales,  estatales  y  municipales, impulsen mecanismos que permitan la atención y protección de las familias afectadas, y en general de la población indígena desplazada del país  para  garantizar  su seguridad.