menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El reto de la banca en Davos

COMPARTIR

···
menu-trigger
Archivo

El reto de la banca en Davos

bullet

24/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 

 
Manuel Arroyo *
 
Davos, Suiza.- La banca ha estado desde hace varios años en el epicentro de las discusiones sobre la crisis y sobre las condiciones para impulsar la recuperación económica mundial, y el Foro de Davos ha vuelto a poner el tema en el escenario.
 
En una de las mesas más relevantes del primer día de sesiones de esta reunión de líderes de todo el orbe, destacados banqueros reconocieron la necesidad de nuevas reglas del juego, pero advirtieron respecto del riesgo de caer en excesos.
 
Por ejemplo, quien se ha caracterizado como uno de los banqueros más influyentes de Estados Unidos, Jamie Dimon, CEO de JP Morgan Chase, puso el acento en la complejidad cada vez mayor del sistema financiero, que hace difícil colocarle controles, pues la propia naturaleza de la actividad financiera rebasa con frecuencia a las reglas que se le ponen.
 
El negocio de los bancos -dijo- es un negocio de riesgo, así que es muy complicado decirle a los banqueros: "no tomen ese riesgo", porque se podría cuestionar la naturaleza misma de la actividad.
 
Sin embargo, no todos piensan igual y hay banqueros que creen que un problema que aún existe es que la información que la banca provee al público inversionista y a los reguladores es todavía demasiado opaca.
 
Así piensa Paul Singer, quien encabeza el fondo Elliot Associates, que ha considerado que los bancos siguen muy apalancados y con información poco transparente.
 
El debate respecto del papel de los bancos y sus reguladores ha sido constante después de la crisis de 2008.
 
Aquí la clave es encontrar los complicados equilibrios que permitan que la actividad financiera siga caracterizada por la creatividad requerida para el manejo de riesgos a través de instrumentos y esquemas innovadores, con la prudencia que exige el manejo de recursos de terceros, que debe ser intrínseca a la actividad bancaria.
 
Será complicado que existan acuerdos acerca de los alcances que debe tener la regulación bancaria, pues para algunos el tema principal son los mayores controles, mientras que para otros el asunto son mejores controles.
 
Así como en los aspectos macroeconómicos México tiene la oportunidad de convertirse en un país de excepción frente a los desequilibrios presentes en el mundo desarrollado, también en materia de la actividad bancaria hay la oportunidad de ofrecer al mundo buenas cuentas.
 
Debido a que tuvimos hace poco más de 3 lustros una grave crisis bancaria, las reglas del juego que se han fijado gradualmente en México permitieron que la crisis financiera global tuviera escaso impacto en los bancos que operan en el país.
 
Así, mientras que al finalizar 2012 en Europa el crédito bancario sigue en terreno negativo y avanza con muchas dificultades en Estados Unidos, los datos más recientes indican que el crédito de la banca al sector privado del país tiene un crecimiento real anual de 8.6%.