Desaparece en enero, subsidio al gas LP
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Desaparece en enero, subsidio al gas LP

COMPARTIR

···
Archivo

Desaparece en enero, subsidio al gas LP

18/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Esther Arzate
 
Desde enero de este año, los consumidores de gas licuado de petróleo (LP) ya no gozan de subsidios al precio de ese combustible.
 
Aunque Petróleos Mexicanos (Pemex) sólo importa 30% del gas LP que consume el país, contabiliza el apoyo o subsidio al precio como si lo comprara todo en el extranjero (costo de oportunidad).
 
El subsidio resultaba de la diferencia entre el precio internacional de referencia y la cotización que se ofrecía a los consumidores finales.
 
Sin embargo, ese apoyo al precio desapareció hace un mes porque el costo al que adquirió el combustible en enero (considerando costos de transporte y la comisión que reciben los distribuidores privados) se ubicó en 9.62 pesos por kilogramo y en México se vendió en 10.25 pesos en promedio (antes del IVA).
 
De hecho, desde julio del año pasado el precio del gas LP que México utiliza de referencia (mercado Mont Belvieu del sur de Estados Unidos) para establecer su cotización interna, muestra una tendencia a la baja y se ubica por debajo de las cotizaciones que prevalecen en el centro de México, donde se ubica más de 40% del consumo nacional.
 
El precio Mont Belvieu se fijó en julio de 2012 en el equivalente a 7.25 pesos por kilogramo, en promedio; ese mismo mes, la molécula se vendió en el centro de México en 7.71 pesos por kilo. Sin embargo, no se puede considerar que el subsidio desapareció porque a ese precio se le deben incluir los costos de transporte y almacenamiento, así como el margen comercial o comisión que reciben los distribuidores.
 
Salvo en septiembre de ese mismo año, desde julio de 2012 el precio de referencia del gas LP muestra una tendencia a la baja, por lo que el presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas (ADG), Francisco Hernández Grijalva, y el director de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas LP y Empresas Conexas (Amexgas), Octavio Pérez, coincidieron en que el gobierno federal debe revisar la política de precios de ese combustible para garantizar su competitividad frente a otras opciones energéticas.
 
En 2003 el gobierno federal publicó un decreto mediante el cual sujetó el precio del gas LP a precios máximos de venta de primera mano y de venta a usuarios finales.
 
Desde ese año, los precios máximos de Ventas de Primera Mano (la primera enajenación del gas que Pemex realiza en territorio nacional a un tercero) se publican mes a mes y la Secretaría de Economía establece los precios máximos de venta de gas LP al usuario final.
 
Desde que se instrumentó el control de precios en 2003 hasta diciembre pasado, el gobierno federal ha incrementado 96% la cotización del combustible que utiliza 70% de las viviendas del país. El gobierno actual ha mantenido la política de aplicar un desliz mensual al energético.
 

[Elaborado por El Financiero]
 
 
Esperan cambios
 
El director de Amexgas, Octavio Pérez, señaló que hasta la fecha el precio internacional del gas LP está a la par de los precios de venta de primera mano nacionales e incluso por debajo, debido al crecimiento en la industria del shale gas en Estados Unidos.
 
El shale gas es extraído de los yacimientos y usualmente se acompaña de líquidos de gas, es decir, butano y propano (los gases que integran el gas LP). Como en Estados Unidos ha crecido la explotación de esos recursos, los precios mantienen una tendencia a la baja, explicó.
 
La Amexgas estima que el precio del gas LP en el mercado de referencia disminuirá al menos 20% en 2013, lo que facilitará al gobierno la toma de decisiones para modificar la política de precios del energético en el mercado nacional. "El discurso del subsidio ya no tiene sustento, así que esperamos un cambio", señaló.
 
Por separado, el presidente de la ADG, Francisco Hernández Grijalva, aseguró que lo más preocupante de que siga el alza del precio nacional del combustible es que las familias continúen migrando a energéticos que dañan la salud, como la leña y el carbón.
 
De acuerdo con la Prospectiva de Gas LP 2012-2026 de la Secretaría de Energía, en las zonas rurales aún existen barreras para el uso del gas LP en el sector residencial, como la ausencia de infraestructura en las viviendas, bajos niveles de ingreso y la preferencia, por razones culturales, del uso de leña.
 
En 2011 el sector residencial consumió 336,600 barriles diarios de gas LP equivalente, de los cuales 186,200 correspondieron a gas LP, 126,900 a leña y sólo 20,400 barriles a gas natural, lo que demuestra que después del gas LP, el combustible más utilizado por las familias mexicanas es la leña.
 
El entrevistado manifestó que uno de los principales factores que inciden en el uso de la leña es que los usuarios carecen de los recursos económicos para comprar gas LP.
 
Hernández Grijalva coincidió con Octavio Pérez en que México sólo importa alrededor de 30% del gas LP que consume, por lo que el monto de los subsidios que contabiliza el gobierno federal debe ser transparentado en función de los costos internos de producción de Pemex y los costos en los que incurre por la compra del combustible en el extranjero.
 
En 2011 el monto de los subsidios al precio del gas LP, con cargo a las finanzas de Pemex, se ubicó en casi 40,000 millones de pesos y en 2012 podría alcanzar los 25,000 millones de pesos, pero ambos insistieron en que se trata de subsidios calculados de manera virtual porque no se importa todo el combustible.
 

[Elaborado por El Financiero]
 
 
En 2011 importó México 82,395 barriles diarios de gas LP, lo que representó una erogación por 2,195 millones de dólares y en 2012 el volumen creció a 85,623 barriles, pero el monto se redujo a 1,762 millones de dólares, debido a la caída en el precio internacional.
 
Octavio Pérez opinó que ante un escenario de baja en los precios internacionales, el gobierno federal tiene la oportunidad de tomar decisiones para liberar los precios y en todo caso aplicar subsidios focalizados que beneficien sólo a los consumidores que más lo necesitan.
 
"Ahora que han bajado los precios, el gobierno tiene una libertad que no tenía la administración pasada, porque las cotizaciones siempre subieron", finalizó.
 
Con información de El Financiero impreso.