Cepal descarta riesgo de crisis financiera en América Latina
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cepal descarta riesgo de crisis financiera en América Latina

COMPARTIR

···
Archivo

Cepal descarta riesgo de crisis financiera en América Latina

20/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Ivette Saldaña
 
El mayor riesgo que vive América Latina no es una crisis financiera, sino la posibilidad de que siga apostando por exportar materias primas y se aprecie el tipo de cambio, y así se promuevan más las importaciones que las exportaciones y se caiga en la "enfermedad holandesa", porque la gran dependencia de la venta de recursos naturales podría llevar a una desindustrialización.
 
Para Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal; Rolando Cordera, coordinador del Centro de Estudios Globales y de Alternativas para el Desarrollo de México de la UNAM, y José Antonio Ocampo, académico de la Universidad de Columbia (Nueva York), no hay riesgo de crisis financiera o de deuda en la región.
 
El problema está, dijeron, en que no se cree una base productiva a partir de la exportación de los recursos naturales.
 
Hace 30 años, recordó Bárcena, el auge de ingresos petroleros generó la crisis, el gran flujo de capitales y la expansión del crédito.
 
A fin de evitar una crisis económica en América Latina se requiere un Estado fuerte, que regule los mercados y evite la autorregulación. Se necesita también mantener altos niveles de reservas internacionales para apuntalar el tipo de cambio y evitar la reprimarización de las economías.
 
Amenazas
 
Los gobiernos de la región deben pensar que "las apreciaciones cambiarias conspiran en cierta medida con modelos productivos exportadores y favorecen más la importación que la exportación", apuntó Bárcena.
 
Cordera explicó que si se aprecia el tipo de cambio sin control en América Latina podría presentarse la enfermedad holandesa -que hace depender a un país de sus ingresos por recursos naturales-, y así se llegaría a una desindustrialización abierta y salvaje.
 
En momentos en que los precios de las materias primas son altos, Ocampo consideró que más que la crisis financiera, la amenaza para la región es que no se sepan utilizar los auges por la venta de productos básicos y no se cree una base productiva, y al contrario se destruya lo que se tiene.
 
Con información de El Financiero diario.