Analizarán a fondo licencia de construcción de Dragon Mart
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Analizarán a fondo licencia de construcción de Dragon Mart

COMPARTIR

···
menu-trigger
Archivo

Analizarán a fondo licencia de construcción de Dragon Mart

bullet

15/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
José Antonio Gurrea C. / Isabel Becerril
 

El debate por el proyecto Dragon Mart sigue subiendo de tono. El lunes 14 de enero, el presidente municipal de Benito Juárez (Cancún), Julián Ricalde Magaña, dijo a este diario que el municipio no va a entregar en cinco días hábiles la licencia de construcción, como en la víspera lo habían previsto los representantes del proyecto.
 
"En cuanto tengamos la solicitud la vamos a analizar con toda seriedad", dijo el presidente municipal, quien agregó que "es imposible que en 5 días hábiles tengamos una respuesta.
 
"Te adelanto que en cuanto nos la hagan llegar, si es que la presentan durante mi administración -que termina en septiembre-, la vemos a ver con lupa. Aquí en Cancún tenemos una sociedad civil muy participativa y no vamos a hacer cosas ilegales. Vamos a estar muy atentos, pues al solicitarla la tendrán que acompañar con todos los planos, con todos los permisos, con los estudios de impacto urbano, de movilidad, obviamente con su manifestación de impacto ambiental. Y en su momento podremos definir si cumple, de acuerdo con la ley, con todos los requisitos."
 
Dijo que aunque el tema tiene muchas aristas "y está confrontando a la sociedad", la autoridad municipal se circunscribe a dar o no la licencia de construcción "que no es un tema menor, es la parte mas importante para ellos".
 
Destacó que, independientemente de la opinión que pueda tener acerca del proyecto, al autorizar o no la licencia de construcción se apegará a derecho.
 
La otra versión
 
Sobre el tema Juan Carlos López, representante del proyecto Dragon Mart, reiteró a EL FINANCIERO que se encuentran terminando la integración de la documentación y confirmó que será durante este mes cuando presenten la solicitud de licencia de construcción.
 
Insistió que, de acuerdo con la ley, la autoridad tiene un plazo de 5 días hábiles para requerir más información, o bien autorizar o rechazar la solicitud: "Vamos a dar oportunidad a que se presente la licencia y que el municipio la pueda evaluar. Estaremos el tanto por si nos piden más información o si hay que hacer alguna adecuación".
 
Agregó que una vez que se obtenga la licencia, la siguiente etapa será la administrativa para hacer concursos de obra e iniciar la construcción que terminará entre 16 o 18 meses, y así entrar en operación.
 
Tras señalar que el desarrollo se va a construir en un terreno "ya impactado, ya deforestado", aseguró que el desarrollo cumple con todas las disposiciones legales. Ejemplificó que ya se cuenta con la manifestación de impacto ambiental, que fue entregada por el Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental de Quintana Roo el 6 de septiembre.
 
Además de que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) inició, desde agosto de 2012, una inspección en materia forestal y de impacto ambiental que terminó a finales de noviembre.
 
López señaló que el resolutivo emitido por la Profepa indica que "la zona ni es un terreno forestal ni se encuentra en un área de ecosistema costero; es por ello que no es de competencia federal sino estatal", dijo.
 
Sobre las declaraciones del secretario de Economía, Ildefonso Gallardo, en el sentido de que el proyecto no cuenta con el permiso municipal del uso del suelo, Juan Carlos López aseguró que Dragon Mart no requiere el uso de cambio de suelo "toda vez que se desarrollará en dos unidades de gestión ambiental que permiten la actividad comercial-turística".
 
Resolución condicionada
 
Juan Pablo Ortega Ceballos, director general del Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental de Quintana Roo, dijo que el proyecto fue evaluado y "cumple con la normatividad ambiental".
 
Y, aunque confirmó que la resolución en materia de impacto ambiental fue autorizada a Dragon Mart, ésta se hizo "de manera condicionada" debido a que se les impusieron varias medidas de mitigación, por ejemplo para el manejo de desechos sólidos para la instalación de los sanitarios y para el cuidado del medio ambiente, "donde tendrán que reforestar 49 hectáreas".
 
Dijo que, aunque el predio tiene más de 500 hectáreas, el proyecto sólo podrá desarrollarse en 141 hectáreas, que es donde se permite la actividad comercial, ya que se trata de un terreno ya impactado. "Si quisieran construir en un área más amplia, tendrían que solicitar al municipio un cambio de uso de suelo, pues ahí hay vegetación".
 
Anticipó que, en caso de que se les otorgue la licencia de construcción, el instituto que encabeza hará un estrecho seguimiento de las obras para que no haya un desmonte superior al autorizado.
 
-Entonces, ¿la empresa si tiene una autorización para hacer desmontes?
-Son bancos de material pétreo. Hay sólo vegetación secundaria, como arbustos.
 
Omisiones
 
Tulio Arroyo, activista de los derechos ambientales, confirmó que en días pasados grupos ecologistas locales interpusieron un recurso de revisión contra la autorización de impacto ambiental otorgada por el gobierno del estado, pues ésta presenta varias omisiones a leyes ambientales, además de que contraviene al programa de reordenamiento ecológico en el porcentaje de desmontes.
 
Arroyo dijo que la Semarnat sí tiene injerencia para la evaluación del proyecto debido a que la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente dice que las obras o actividades que se lleven a cabo en ríos, lagunas, humedales conectados al mar deben ser evaluados por las autoridades federales.
 
"En este caso, es algo evidente que el terreno para dicho proyecto se encuentra sobre ríos subterráneos, y esto se demuestra a través de los trabajos que se llevaron a cabo en extracción de material, ya que el manto está expuesto y generó una laguna que tiene conectividad con el mar".
 

Sector industrial reitera rechazo 
 

El sector industrial reiteró que la llegada de Dragon Mart significará "competencia desleal" para el aparato productivo nacional debido a que los chinos comercializan a precios muy bajos y con costos por debajo del mercado nacional, además de que los empleos que se generen no serán para los mexicanos.
 
Francisco Funtanet Mange, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), insistió en que las pérdidas en contra del aparato productivo nacional significarán -si se cristaliza ese proyecto- unos 200 millones de dólares.
 
Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), comentó que el sector privado estará muy al pendiente de que, en caso de que el gobierno dé luz verde a este proyecto, no se caiga en paraísos tanto fiscales como laborales o de prácticas desleales de comercio en el país.
 
Jorge Dávila Flores, líder de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco), sostuvo que ese megaproyecto atenta contra los ordenamientos legales y la competencia entre diferentes sectores de la industria y abre la puerta a los productos con precios subvaluados, es decir, por debajo de su valor real, y de mala calidad.
 
En las últimas reuniones con empresarios del secretario de Economía (SE), Ildefonso Guajardo Villarreal, la pregunta recurrente ha sido en torno a la posible aprobación al proyecto de Dragon Mart y sobre las posibles implicaciones para la economía en general.
 
La respuesta del titular de Economía primero fue que no podía opinar sobre un proyecto porque en el ámbito federal no existe ninguna solicitud de permisos de liberación para familias provenientes de otros países, de comercio exterior y tampoco de trámites arancelarios.
 
Pero en el 95 aniversario de la Concanaco -realizado el viernes- Guajardo Villarreal les dijo a los empresarios que "el secretario de Economía no se puede expresar sobre un proyecto que formalmente no conoce y que no ha liberado ni siquiera la etapa inicial de permisos locales".
 
Sin embargo, le aclaró a los empresarios que en el momento en que el proyecto llegue a la SE será tratado como cualquier otro plan de inversión privada, "lo que quiere decir: apegado a la legalidad, cumpliendo con toda la reglamentación y el marco jurídico mexicano".
 
Además, expuso que Dragon Mart deberá ser respetuoso de la competencia porque ahí no podrá venderse mercancía que tenga subsidios indebidos, producidos en otras partes del mundo; "así que lo mismo que hacemos para proteger a la manufactura con investigaciones antidumping se le aplicará a cualquiera de los productos que se pretendan traer a territorio mexicano".
 
El secretario de Economía puntualizó que con la ley en la mano se analizará como cualquier proyecto de inversión, pero en este momento éste no ha superado la etapa de las normas locales.
 
Etapas
 
Sobre el tema Juan Carlos López, director general de Dragon Mart, dijo a EL FINANCIERO que no se ha hecho ningún trámite ante la SE porque "no tenemos por qué hacerlo en esta etapa. Eso les corresponderá a los expositores internacionales a los cuales les rentemos los locales comerciales.
 
"Los clientes que contraten un espacio en Dragon Mart, cuando éste abra sus puertas, deberán cumplir con todo lo que marca la legislación para que importen y exporten mercancía, para que den de alta sociedades mercantiles y contraten personal."
 
Añadió que las empresas extranjeras deberán cumplir con lo que dispone la Ley de Inversión Extranjera y la Ley de Sociedades Mercantiles; además, tendrán que estar inscritas en el Padrón de Importadores.
 
López insistió en que el proyecto no es chino sino mayoritariamente mexicano, y puntualizó que no contará con instalaciones para producir, pues el concepto no considera la fabricación ni la producción "porque no es nuestro negocio; además el programa de ordenamiento ecológico local prohíbe la actividad industrial; por ello, sólo se exhibirán productos para venta".