Eva Padrón, una apasionada del musical
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Eva Padrón, una apasionada del musical

COMPARTIR

···
After Office

Eva Padrón, una apasionada del musical

28/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Redacción
 
Más de una década de pisar los escenarios del teatro musical mexicano, suman experiencia, anécdotas pero sobre todo calidad interpretativa en cada uno de los proyectos de la vida de un actor, quien con pasión ejecuta este complejo género teatral en el que la danza, la voz y la actuación se reúnen en el virtuosismo de Eva Padrón, una mujer que descubrió que los musicales eran más que un hobbie y los hizo su forma de vida al grado de que hoy interpreta a Frume Sara, en El Violinista en el Tejado, el clásico de Broadway que cumple temporada en el teatro Nextel de Parque Interlomas.
 
Cuéntanos de tu participación en El Violinista en el Tejado  ¿Cuántas veces la has hecho y en qué papeles?
 
La experiencia de vivir en Anatevka ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Por primera vez la hice en el año 2005, interpreté a Hodel y la representé en 500 ocasiones al lado de mi querido Pedro Armendáriz (Q.E.P.D) y Silvia Mariscal.
 
Tiene una magia especial hacer esta obra. Me fui involucrado tanto con el personaje, que lo fui construyendo de una manera orgánica, flui como nunca. Logré fusionarme y entenderla de una manera muy profunda. Mi contra parte el Actor Beto Torres, quien interpretaba a Perchick, fue una pieza clave para que mi personaje creciera y se} retroalimentara cada día. Me involucré tanto con Hodel que me costó mucho trabajo dejarla ir.
 
Pasó el tiempo y recibí una invitación por parte del ITESM-CEM, mi Alma Mater, para unas funciones de aniversario de la compañía. El Director Ricardo Morell me dijo, -yo creo que podrías hacer Tzitel- y yo le respondí: No lo creo me parece que Frume Sara es la indicada para mí en este momento.
 
Y así fue, yo ya había cerrado mi ciclo como hija de Tevye y ahora quería experimentar algo totalmente opuesto a Hodel. Así que me lancé a la aventura y me encantó.
 
Posteriormente recibí la invitación de Mónica Díaz y Rubén Peralta, que ya habían visto mi trabajo de Frume Sara y con gusto me integré a participar en EL VIOLINISTA EN EL TEJADO 2012.
 
¿Qué representa para ti hacer el papel de Frume Sara en esta nueva puesta de Violinista en el Tejado?
 
Un descubrimiento de otros matices y otras posibilidades de Eva como actriz. Los personajes que había hecho anteriormente eran más de carácter juvenil con tintes de inocencia, bondad y vocalmente muy clásicos.
 
Fume Sara me vino a refrescar, me obligó a lanzarme a cosas que nunca había accesado. Es un personaje con una fuerza vocal complicada no tiene que sonar bonito, tengo que hacerla sonar como un espectro furioso. Así que tengo que entrar con toda
la energía física para que surta efecto. Dura solamente unos minutos, es parte del 7 o'clock number de la obra. En donde se respira un poco del drama y la lleva en otra dirección, para luego regresar con lo que está sucediendo.

Lo que más me ha gustado, es que los niños son mi mejor público. Si ellos se asustan quiere decir que estoy haciéndolo bien. Me han contado muchas anécdotas de niños que se esconden o que cierran los ojitos cuando aparezco; siento feo pero a la vez me
da gusto porque eso quiere decir que el personaje está cumpliendo con su objetivo. Así como gente que me conoce, incluso amigos míos, ni se imaginan que sea yo, hasta que leen el programa de mano.
 
¿Cómo te preparas para este papel?
 
Primero la parte de la caracterización requiere de tiempo. El maquillaje es parte fundamental de mi personaje. Me realizaron un diseño especial para resaltar mis facciones y que el personaje se viera como un espectro no muy agradable. Se tardan
como 20 minutos en maquillarme.

Después tengo que ponerme ropa especial debajo de mi vestuario, para que me pongan el arnés y encima mi vestido que pesa como unos 8 kilos, tiene muchos metros de tela. Posteriormente tengo que ponerme extensiones de cabello negro y blanco para que
resalte el peinado. Unos guantes y accesorios.
 
La parte vocal, comienzo a vocalizar rumbo al teatro. Llego y ya estoy ligeramente caliente. Después que me caracterizo, comienzo a hacer ejercicios vocales especiales para colocar la voz en donde Frume Sara lo requiere.
 
En conjunto preparo a mi cuerpo y mi concentración con ejercicios de respiración para salir a escena.
 
Cuéntanos ahora de ti, ¿Cómo empezó tu carrera de actriz y cantante?
 
Mi carrera profesional comenzó en el año 2001 cuando participé en el musical “Jesucristo Superestrella” producida por Morris Gilbert OCESA. Él me dio mi primera oportunidad de hacerlo de manera profesional.

Anteriormente hice mucho Teatro Amateur en el ITESM-CEM. En esta institución dentro del Departamento de Difusión Cultural bajo la dirección del Lic. Rubén Peralta Armas, me dieron todas las herramientas para poder desarrollarme e involucrarme más con
éste género al grado que se convirtió en mi profesión y no en un hobbie.
 
¿Cuáles son los logros de los que estás más orgullosa en tu trayectoria por los escenarios de México?
 
Definitivamente participar en LOS MISERABLES bajo la producción de OCESA y Cameron Mackintosh fue una experiencia extraordinaria. Además de mi trabajo como ensamble, me asignaron las suplencias de 3 de los personajes principales (Cossete,
Fantine y Eponine). Con el tiempo y las exigencias que implicaba esta obra, llegué a hacer todos estos papeles. Dimos 700 representaciones. Fue una experiencia alucinante y de mucha dificultad histriónica y vocal. En una función me podía tocar
Cossete y en la que seguía Fantine y al día siguiente Eponine y después mi track de ensamble. Necesité mucha concentración y capacidad para poder hacerlo. Crecí mucho como persona y como artista.
Algo que también ha sido muy importante en mi carrera es haber podido trabajar con personas tan profesionales mundialmente reconocidas como Kristen Blodgette, Ken Caswell, Seann Ardleking, Mariano Detry, Arthur Marsella, Peggy Hickey , Richard Stanford y Keith Batten ha sido una delicia y un enorme aprendizaje.
 
¿Algo más que quisieras agregar?
 
El Teatro, es un lugar en donde me siento plena y feliz. Agradezco y admiro a cada una de las personas que hacen posible mi felicidad. Me da mucho gusto, que nuevos productores como BERSTEIN-PERALTA, estén tan comprometidos por hacer Teatro
de buena calidad en México. Necesitamos a gente más emprendedora como ellos, para poder hacer crecer las fuentes de trabajo para todo el talento que existe en nuestro país.