Viajes

Vacaciones de peluches

Algunas personas consideran que sus muñecos de peluche son simples objetos, otras le pagan a una agencia para que se los lleven de viaje y le tomen fotografías en los sitios turísticos de Europa.
Alonso Gordoa | EISA Multimedia
17 agosto 2017 23:1 Última actualización 17 agosto 2017 23:1
Peluche en Barcelona

Barcelona Toy Travel, una agencia de viajes especializada en diversión para muñecos de felpa, en la que los clientes pagan para que le tomen fotografías a sus peluches en los sitios turísticos más relevantes de Europa. Foto: Cortesía de Barcelona Toy Travel

Mientras que para algunas personas sus muñecos de peluche son simples adornos, para muchas otras estos objetos son el amigo que siempre escucha atento sin decir nada, compañero de habitación y protector de pesadillas. Por ello, piensan que también tienen derecho a viajar solos y divertirse más allá de los muros de una recámara.

Bajo este concepto, surge Barcelona Toy Travel, una agencia de viajes especializada en diversión para muñecos de felpa, en la que los clientes pagan para que le tomen fotografías a sus peluches en los sitios turísticos más relevantes de Europa.

Ante esto, Ulrike Bohmler, creador del concepto, comenta que aunque a algunos les parezca una idea fuera de serie, “mis clientes aman a sus ositos y quieren lo mejor para ellos”.

Los recorridos que ofrece esta agencia para los muñecos van desde un tour de seis días por Europa, que incluye 10 fotos y un souvenir, en el que los muñecos podrán degustar comida típica catalana, hasta compartir un día de playa con otros turistas igual de peludos que ellos.

Además, sus dueños estarán seguros de que sus “pequeños amigos” estarán a salvo durante todo el recorrido, ya que en cualquier momento pueden contactarlos vía sms o Facebook, y es que también, la agencia se encarga de abrir un perfil al peluche para que su propietario esté al día de las aventuras de su muñeco, con la opción de poder intercambiar experiencias y fotos con otros compañeros de viaje.

La mayoría de las personas que contratan este servicio proceden de Europa y tienen una edad promedio de entre 25 y 35 años; además de muchos padres que quieren sorprender a sus hijos con fotos de su peluche favorito en otras partes del mundo. Dependiendo del recorrido, los costos van de los 70 y hasta 160 dólares.