Viajes

¿Nadarías con medusas? En este lugar son inofensivas

Nadar entre medusas sin correr riesgos es posible gracias a los caprichos de la naturaleza en un archipiélago cerca de Filipinas.
Nallely Campos
12 julio 2017 20:52 Última actualización 12 julio 2017 21:48
Medusas de la laguna Eil Malk

Las medusas del lago Eil Malk, del archipiélago de Palaos, no tienen el veneno que causa urticaria. Foto: Wikimedia common

La posibilidad de nadar entre miles de medusas y salir ileso podría parecer una idea sólo para amantes del peligro, sin embargo, en Palaos ocurre lo contrario. En este privilegiado rincón de la naturaleza ubicado en Micronesia, cercano a Filipinas, esas especies son inofensivas.

Las medusas del lago Eil Malk, del archipiélago de Palaos, no tienen el veneno que causa urticaria, esto como un resultado evolutivo ya que habitan en un entorno aislado que en el pasado desembocaba al mar, por lo que ahora no necesitan de ese tipo de defensa.

Gracias a esta característica y a su rápida reproducción, los visitantes   pueden jugar con ellas, tocarlas, acariciarlas sin ser dañados; por lo que se convierte en una agradable experiencia difícil de vivir en otro sitio. La única forma de convivir con esta curiosa especie de medusas es con snorkel y visor, teniendo prohibido el scuba diving, ya que las burbujas podrían dañar a estos animales.

1


Archipiélago de Palaos

Además, la profundidad máxima para sumergirse es de tres metros, ya que al superarla existen riesgos de asfixia, debido a que el ambiente a este nivel es carente de oxígeno y altamente tóxico. Si bien, este sitio es famoso por las medusas Dorada y Luna que en él habitan, también se le reconoce por su belleza natural, en la que la tranquilidad transcurre alrededor de su apacible paraíso terrenal de 488 kilómetros cuadrados de extensión, los cuales se reparten en 200 islas de origen volcánico y coralino.

Posee gran diversidad biológica gracias a sus inmensos arrecifes de coral donde es posible ver tiburones, peces de muchos colores e incluso restos de naufragios españoles, sin dejar de mencionar almejas gigantes de hasta 250 kilogramos de peso y sus manglares donde viven cocodrilos marinos.