Guanajuato, un destino para revivir la Independencia
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Guanajuato, un destino para revivir la Independencia

COMPARTIR

···

Guanajuato, un destino para revivir la Independencia

El 15 de septiembre se celebra en Guanajuato con fuegos pirotécnicos, mariachi, pozole, tequila y una ruta histórica para conmemorar el lugar donde nació el movimiento de Independencia de México.

EISA MULTIMEDIOS | Isabel Gordoa
13/09/2018
Ciudad de Guanajuato

La experiencia parte del centro de la ciudad de Guanajuato, donde se compra una nieve con más de 50 años de tradición.

Fresa, vainilla, chocolate, beso de ángel, colibrí, chicharrón y coctel de camarón, son tan sólo algunos de los sabores que se pueden disfrutar en el Jardín de la Independencia, frente a la Parroquia de Dolores.

Después de refrescar el cuerpo con una nieve de coctel de camarón, que incluye nopales y cátsup, la travesía sigue hacia la casa-museo de Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga Mandarte Villaseñor, mejor conocido como el cura Hidalgo, quien ocupó este sitio como vivienda de 1804 a 1810.

En ese lugar es posible observar el árbol genealógico del cura, donde se reconoce a la familia Vázquez Mendoza, como la última generación de la sangre de don Miguel Hidalgo, además de algunas fotografías de las esposas de Hidalgo.

La caminata continúa hacia la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, cuya edificación inició el 2 de febrero de 1712, terminándose 66 años después. Su estilo arquitectónico es de estilo barroco estípite, caracterizado por poseer columnas invertidas, la fachada de cantera rosa escenifica la Pasión de Cristo.

Esa parroquia es un elemento clave en la Independencia de nuestro país. Desde el pórtico del Curato, Miguel Hidalgo pronuncia el discurso en el que invita a la población a seguir su movimiento de lucha.

En su interior es posible observar el retablo de la Virgen de Guadalupe, cubierto por oro, y del otro lado, el de San José. Ambos fueron construidos de madera de anacahuite, al igual que el piso y las bancas.

En el Altar Mayor se encuentra la imagen de la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de los Dolores. Después del recorrido por la iglesia, los viajeros son llevados a la cárcel, sin poner alguna resistencia.

Y es que fue en ese edificio construido por el benefactor Miguel González, a mediados del siglo XVIII, donde Hidalgo solicitó a punta de pistola, al alcalde Feliciano, que entregara las llaves del penal y liberara a los prisioneros.

175 años después de ese acontecimiento, el ex presidente Miguel de la Madrid Hurtado ordenó que el edificio fuera acondicionado como museo y hoy en día, se exhibe a lo largo de siete salas la liberación de los presos, antecedentes y precursores de la Independencia.

Asimismo, la gesta heroica, batalla de granaditas, abolición de la esclavitud, juicio a Hidalgo, consumación de la Independencia y símbolos patrios.

Placeholder block

Visita al Llanito

Otro de los sitios que guardan parte del legado de Miguel Hidalgo, es “El llanito”, comunidad de origen otomí que estuvo bajo su jurisdicción, por lo que periódicamente, el cura debía trasladarse desde Dolores, con el fin de dar misa y cuidar la devoción de los habitantes del poblado.

Conserva una capilla virreinal terminada en 1779, para venerar al señor San Salvador Consuelo de los Afligidos, imagen donada en 1559 por el Mariscal de Castilla, dueño de la Hacienda de la Erré.

En las bóvedas de sus portales atriales es posible apreciar pinturas bíblicas al temple del artista Antonio Martínez de Pocasangre y en sus anexos se visitan el Salón de las Letanías y el Museo del Exvoto.

Los nativos de esa ranchería ayudaron al Cura de Dolores a tejer hondas de ixtle para la guerra de la Independencia.

Se dice que en ese lugar era necesario establecer una iglesia, pues los habitantes del Llanito practicaban brujería, ahora a las afueras de la iglesia, los paseantes pueden hacerse una limpia otomí antes de pasar.

Después de la caminata, el momento de probar la gastronomía que posee Dolores Hidalgo llegó, siendo la vitualla el platillo elegido.

Se trata de un guiso a base de garbanzo, zanahoria y col, sazonado con jitomate y cebolla. Cuentan los habitantes de la zona que es el plato típico que se sirve en bodas y festejos familiares.

Lo mejor es combinarlo con la barbacoa de hoyo, hecha a base de carne de borrego en pencas de maguey y de postre la nieve de colibrí, elaborada con frutas de la zona.

Después de la comida un ligero descanso en el Jardín de la Independencia es la opción, quienes después de conocer parte de la historia de la independencia, regalan un pequeño grito de ¡Viva México!