Viajes

Espectáculo natural en la Amazonia Peruana 

Nos aventuramos a través de la selva Amazónica del Perú, un espacio para la observación de flora y fauna donde también se integran la relajación y el lujo.
Nallely Campos | EISA Multimedios
19 julio 2017 21:53 Última actualización 19 julio 2017 21:56
Amazonas peruano

Travesía por el río Tambopata, localizado al sur del Río Madre de Dios. Foto: Cortesía de Alejandra Pérez


El sol comienza a salir en la Amazonia Peruana, marcando así el momento de iniciar una excursión por las entrañas de la selva tropical, mejor conocida como “el filtro ecológico del planeta”.

Un desayuno con fruta fresca y especialidades gastronómicas de la región en el Hotel Inkaterra es la mejor opción para recargar energías e iniciar una travesía por el río Tambopata, localizado al sur del Río Madre de Dios.

Será necesario llegar a más tardar a las seis de la mañana para poder apreciar el primer espectáculo de esta maravilla natural; y es que esta zona es famosa por poseer las “collpas” (barrancos en el río de formación arcillosa), desde las que pueden ser observados guacamayos, loros y periquillos, que realizan una especie de “ceremonia de revoloteo”.

Después de este curioso pasatiempo, las aves inician el “colpeo”, que consiste en ingerir arcilla del barranco del río, retirarse luego de 25 a 30 minutos, y volver al día siguiente. 

Aún no se sabe la razón precisa de este comportamiento; sin embargo, se cree que se debe a que la arcilla tomada del barranco contiene sales vitales y minerales utilizados en la dieta de las aves, útiles para desintoxicar su dieta de frutas.

1


Gallito de las rocas

A través de una caminata de aproximadamente tres kilómetros por la zona boscosa del Amazonia, se llega al Lago Sandoval. Allí, un guía espera a bordo de una pequeña canoa de madera, desde la que se realizará observación de nutrias gigantes y aves exóticas, como el Hoatzin, la Aningha y el gallito de las rocas. Además, el guía mostrará las pirañas que habitan en este lago, capturando una, sin usar anzuelos, para después dejarla ir sin ser lastimada.

Al llegar la noche, los sonidos de algunas criaturas nocturnas ambientan el espacio. El cielo despejado y estrellado brinda una sensación de paz; a lo lejos, un bote espera para el traslado al hotel.

1
Purificación Amazónica


Relajación en el Hotel Inkaterra

Después de largas caminatas de estar bajo el sol durante algunas horas y de nadar en zonas permitidas y hasta hacer rafting, la mejor alternativa es disfrutar de un tratamiento de Spa, conocido como “purificación amazónica”.

Dicho tratamiento consiste en un masaje de drenaje linfático, el cual se realiza mediante una crema de Uña de Gato, misma que estimula el flujo del sistema sanguíneo. Después, se aplica en todo el cuerpo un gel elaborado con la misma planta, mientras se envuelven las zonas donde fue aplicado durante 20 minutos.

Se dice que este tratamiento es purificante gracias a la uña de gato (Uncaria Tomentosa), una planta medicinal que tiene efectos como limpieza sanguínea, desintoxicación, diurético, antinflamatorio y analgésico.

Terminar el día después de un tratamiento así, ya con el cuerpo relajado y desintoxicado, permite disfrutar aún más de la naturaleza del Amazonia peruano, recostados en una hamaca mientras se toma alguna bebida refrescante.

Para quienes aún tienen energías y tiempo, en las noches existen salidas que permiten recorrer las calles de Puerto Maldonado, conocido anteriormente como Amaru Mayo.

Este poblado se caracteriza por la amabilidad y alegría de su gente. Además, resulta casi imposible no detenerse momentáneamente en El Mirador de la Biodiversidad, el cual se localiza al centro del Puerto. Desde ahí se pude observar cómo se mezclan la selva y los ríos de la zona con el ambiente urbano.