Viajes

El hotel macabro que cautiva a los amantes del teatro en Nueva York

En los últimos años el teatro en Nueva York ha cambiado, ahora no sólo se ve, también se vive. Se trata de una adaptación tétrica de Macbeth en la que los espectadores, cubiertos con máscaras, transitan por los diferentes pisos donde se representa la obra.
Rodrigo Caire | EISA Multimedios 
01 agosto 2017 22:41 Última actualización 02 agosto 2017 21:14
Escena de Sleep No More

Foto: Cortesía de McKittrick Hotel


Macbeth es una historia que ha sido contada muchas veces, pero ninguna en forma vivencial como lo hace el Teatro McKittrick en Manhattan, Nueva York. La evolución de este arte ha llegado a otro nivel al involucrar a los espectadores en la trama de la obra. Emursive y Punchdrunk son los responsables de esta creación, después de que este último incursionara en Londres con “La Duquesa de Malfi” hace algunos años.

El equilibrio y la percepción de profundidad son cruciales para asistir a "Sleep No More”, que lleva a su audiencia en una macabra persecución de los personajes por el escenario de seis pisos en un hotel con iluminación tenue, habitaciones y pasillos llenos de muebles. El equipo creativo tuvo como objetivo meterse en la cabeza del público para hacer sentir la experiencia lo más real posible.

La obra transcurre en gran parte sin palabras, mientras, bailarines representan los caminos condenados de Macbeth. Los espectadores, quienes están obligados a usar máscaras blancas estilo antifaz veneciano, luchan entre ellos para conseguir una mejor vista de la violencia y la lujuria.

1


Sleep no More, McKittrick Hotel

También se pide a los asistentes que guarden silencio durante las dos horas y media que se les da para seguir a sus personajes favoritos, quienes corren de cuarto en cuarto. Pero se les invita a meterse en las esquinas, tocar y explorar cada rincón posible, jugar con la utilería, así como acercarse a los habitantes de cuerpo esbelto de esta elegante casa de fantasmas. Sólo se advierte no tocarlos pues podrían regresar el gesto.

La idea es que una vez recorrido alguno de los pisos, se siga a un personaje por el resto de la obra, aunque siempre es posible cambiar de artista. Ellos corren, bailan y dan volteretas por todo el lugar. Cambian de vestimentas dignas de un baile real, a lencería. Se pueden encontrar en dormitorios, baños, salones de baile, habitaciones de hospital y guarderías, bailando el foxtrot (baile de pareja que se puso de moda en los años veinte), matándose unos a otros o lavando la sangre.

1
Experiencia vivencial


Sleep No More

La música se adecúa en todos los cuartos dependiendo de lo que esté sucediendo en ese momento. Se pueden escuchar tanto melodías clásicas como electrónicas, todo cambia de acuerdo con los personajes y el sentimiento de la escena.

“Sleep No More” es, en pocas palabras, el deleite de cualquier amante de la contemplación que disfruta de todos los placeres que da este performance, pero sin llegar al voyerismo. Puede hacer sentir un poco incómodos a los espectadores, viendo a otros miembros de la audiencia hurgar en una maleta que Lady Macbeth ha dejado en una cama o leyendo una carta sobre el escritorio en la sala de Duncan. Eso no significa que no sigas sus pistas una vez que han pasado por
alguna habitación.


Viajero informado


Se tiene el registro de una obra similar llamada Tamara en 1987. No se llevó a cabo en un teatro profesional sino en el Park Avenue Armory que fue transformado en la villa de Gabriele D’Annunzio.

Se puede tomar una copa en el bar con estilo de los años 30’s mientras se espera el turno para entrar en la obra.

El costo va de los 89.50 dólares hasta los 255 incluyendo una mesa con champaña.