Universidades

Un tercio de los puentes carreteros del país necesitan rehabilitación: Gómez 

Aproximadamente el 30 por ciento de los puentes carreteros del país necesita rehabilitación ya que normalmente hay estructuras en condiciones deficientes y no se atienden por la falta de prespupuesto, dijo la doctora de la UAM, Consuelo Gómez.
Redacción 
23 julio 2015 17:51 Última actualización 23 julio 2015 19:9
puente

La construcción de obras en la zona de Tierra Caliente es casi imposible. (Cuartoscuro)

Alrededor de 30 por ciento de los puentes carreteros del país necesita una rehabilitación de menor o mayor medida, debido principalmente a la falta de presupuesto para darles mantenimiento, señaló la doctora Consuelo Gómez Soberón, profesora-investigadora de la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Al término de su participación en el Simposio de Mampostería y Puentes, en el que presentó la ponencia Selección probabilística del encamisado de pilas dañadas de puentes carreteros, dijo que el principal problema con respecto al mantenimiento es que “no siempre hay los recursos suficientes para atender estas necesidades”.

La importancia de calcular curvas de fragilidad radica en que “nos pueden indicar qué elementos están en peores o mejores condiciones”; por lo tanto, son herramientas que permiten decidir a dónde se deben canalizar los recursos, ya que normalmente hay muchas estructuras en condiciones deficientes, pero no es posible atender todas al mismo tiempo y por tanto es necesario tomar una decisión de cuáles necesitan una rehabilitación antes de que se produzca un colapso.

El reto es muy grande para la ingeniería civil enfocada a este tipo de estructuras, dijo la doctora Gómez Soberón, porque se carece de un reglamento nacional propio y la mayor parte de los puentes se construye con normas de los Estados Unidos y con la experiencia de los diseñadores y consultores.

El primer reto en ese sentido es tener un reglamento propio, y el segundo es contar con las condiciones para el mantenimiento, porque se trata de estructuras de 100 o 120 años de vida útil y es difícil tener un proceso de mantenimiento continuo porque dependen de los presupuestos que se generan anualmente.

“Pero si tenemos un buen proceso de mantenimiento en las estructuras se podría prever el daño y se podrían reparar antes de que éste suceda, porque una vez que se presenta, el costo de reparación puede ser muy alto”.

La investigadora del Área de Estructuras, del Departamento de Materiales, señaló que entre las principales causas que se han reportado y que propician daño estructural, está la socavación (el suelo de sustento de la pila se desplaza por la presencia de agua), la corrosión por filtración de agua que genera daño al degradar el acero de refuerzo; el tercer caso “es tal vez el uso de la carpeta, y en menor medida “aunque sí es importante”, condiciones de sismo y de viento.