Universidades

Los perros podrían iluminar tu casa  

Egresados de Universidad del Medio Ambiente desarrollaron un sistema que transforma la heces de los perros en energía eléctrica, lo cual podría darle utilidad a las 700 toneladas de desechos producidas por los más de 2 millones de canes defeños a diario.
Redacción 
21 agosto 2015 18:7 Última actualización 21 agosto 2015 18:16
Composcan

Los clientes de Composcan serían instituciones de gobierno, como delegaciones, o asociaciones de colonos. (Foto tomada de Conacytprensa.mx)

Tres emprendedores ambientales desarrollaron Composcan, un proyecto que busca ser un sistema de manejo de las heces caninas al utilizarlas para producir energía eléctrica a través de un biodigestor.

Biodigestor
De acuerdo a la empresa Biogamex, un biodigestor es una fosa herméticamente cerrada, donde los desechos orgánicos fermentan por medio de bacterias y microrganismos anaerobios transformándolos en biogás y abono.


“Pensamos en cómo desarrollar un sistema que resolviera este problema, a tal punto que se convirtiera en un beneficio para la sociedad”, dijo el biólogo y cofundador del proyecto, Fernando Leyva Hernández en entrevista con el Conacyt.

“En la operación, Composcan se haría cargo de la recolección de los desechos que se hayan depositado en los contenedores durante el transcurso del día”, dijo Leyva Hernández.

Este sistema cerrará el ciclo completo, “desde que los residuos se depositan en los contenedores de Composcan hasta convertir el abono en energía eléctrica funcional”, aseveró Cuesta Godoy, cofundador del proyecto. .

Los residuos tienen la característica que al fermentarse producen gas metano. ”En especial, las heces caninas se descomponen rápidamente y pueden producir una gran cantidad de gas metano. Para hacerlo más eficiente, utilizaríamos un residuo vegetal para crear una especie de mezcla, con el fin de que la energía sea más abundante”, agregó Olivares Guevara.

1
 

 

composcan


La energía que se podría llegar a producir con las heces caninas beneficiaría a gran parte de la ciudad de México. Con solo dos toneladas de heces se puede generar electricidad para más de cien casas diariamente, además de producir una gran cantidad de fertilizantes, detallaron.

"En la Ciudad de México radican aproximadamente dos millones de perros que generan alrededor de 700 toneladas diarias de heces. Es un problema de magnitudes enormes”, recalcó el cofundador de Composcan, Cuesta Godoy.

El proyecto está en fase de pruebas y esperan que pronto puedan implementar el sistema en un espacio físico de la ciudad.

Los fundadores de Composcan son egresados de la maestría en Administración de Empresas Socioambientales en la Universidad del Medio Ambiente (UMA). Por ello, el biólogo Leyva Hernández, el maestro Alfredo Cuesta Godoy y el diseñador industrial Eduardo Olivares Guevara decidieron trabajar en este emprendimiento ya que detectaron una importante área de oportunidad en las heces de los perros.